Mu­chas han afir­ma­do ser Anas­ta­sia. To­das han si­do frau­des.

National Geographic en Español (México) - - Explora -

Fue un cri­men ho­rren­do: en 1918, los re­vo­lu­cio­na­rios bol­che­vi­ques eje­cu­ta­ron al zar Ni­co­lás II, a la em­pe­ra­triz y a sus cin­co hi­jos. Pe­ro ¿es­ca­pó Anas­ta­sia, la más jo­ven? Va­rios im­pos­to­res han ex­plo­ta­do es­ta es­pe­ran­za. La más fa­mo­sa fue An­na An­der­son, mu­jer pa­re­ci­da a Anas­ta­sia que pre­sen­tó una de­man­da sin éxi­to, en 1938, pa­ra tra­tar de de­mos­trar su iden­ti­dad y re­cla­mar la he­ren­cia. An­der­son, quien te­nía sim­pa­ti­zan­tes y de­trac­to­res, mu­rió en 1984. Un aná­li­sis pós­tu­mo de ADN en­con­tró que no es­ta­ba re­la­cio­na­da con los Ro­ma­nov y con­fir­mó que se tra­ta­ba de una obre­ra po­la­ca de nom­bre Fran­zis­ka Schanz­kows­ka.

OTRAS MEN­TI­RAS FA­MO­SAS

joan lo­well: “Cual­quier idio­ta pue­de ser exac­to... y abu­rri­do”. Lo­well fa­bri­có exi­to­sa­men­te sus me­mo­rias de 1929, The Crad­le of the Deep, so­bre sus aven­tu­ras de la in­fan­cia a bor­do de una go­le­ta con su pa­dre, el ca­pi­tán. han van mee­ge­ren: “Fue un tra­ba­jo muy du­ro”. El mo­de­ra­da­men­te ta­len­to­so ar­tis­ta ho­lan­dés del si­glo xx se em­bol­só mi­llo­nes de dó­la­res por sus pin­tu­ras fal­sas de Ver­meer, las cua­les hor­neó pa­ra que la pin­tu­ra fres­ca pa­re­cie­ra te­ner si­glos de an­ti­güe­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.