La vi­da en vilo

Un pla­ne­ta que se ca­lien­ta ame­na­za las es­pe­cies de las Ga­lá­pa­gos, que ins­pi­ra­ron la teo­ría de la selección na­tu­ral de Dar­win.

National Geographic en Español (México) - - Cómo Ayudar - Por Ch­ris­top­her So­lo­mon Fo­to­gra­fías de Tho­mas P. Pes­chak

Jon Wit­man ve­ri­fi­ca su ma­nó­me­tro, ajus­ta sus ale­tas y se lan­za al Pa­cí­fi­co. Cer­ca, el océano cho­ca con­tra la is­la Bea­gle, una de las más de 100 ro­cas, pi­nácu­los e is­las que con­for­man el ar­chi­pié­la­go de las Ga­lá­pa­gos, pro­vin­cia de Ecua­dor que se ex­tien­de a am­bos la­dos de la lí­nea ecua­to­rial. En una sa­lien­te por arri­ba de la es­pu­ma, pi­que­ros pa­tas azu­les dan­zan con tor­pe­za. De­ba­jo de ellos, en las ro­cas, sur­ge una dispu­ta en­tre dos leo­nes ma­ri­nos de las Ga­lá­pa­gos.

De pron­to, Wit­man sale a la su­per­fi­cie. “Es­tá em­pe­zan­do”, di­ce con una mue­ca. To­ma su vi­deo­cá­ma­ra y des­apa­re­ce otra vez. Me zam­bu­llo tras él. Cin­co me­tros aba­jo, Wit­man me se­ña­la un co­ral lo­bu­la­do, Po­ri­tes lo­ba­ta. Aun­que de­be­ría pa­re­cer una pa­go­da ver­de mos­ta­za, res­plan­de­ce blan­que­cino con­tra los to­nos ro­sa­dos y ver­des del fon­do. Es­te co­ral se de­co­lo­ra, una reac­ción al agua ex­ce­si­va­men­te cá­li­da. Pron­to mo­ri­rá.

En lu­ga­res co­mo la is­la Bea­gle, Wit­man y su tri­pu­la­ción es­tán pen­dien­tes. Le to­man la tem­pe­ra­tu­ra –li­te­ral y fi­gu­ra­ti­va­men­te– a es­ta co­mu­ni­dad del fon­do ma­rino. Du­ran­te El Ni­ño de 2016, el even­to cli­má­ti­co más in­ten­so aquí en dos dé­ca­das, las tem­pe­ra­tu­ras en sus si­tios de bu­ceo ha­bi­tua­les al­can­za­ron una má­xi­ma de 31 °C (en ge­ne­ral, en la re­gión de las Ga­lá­pa­gos la tem­pe­ra­tu­ra del agua se in­cre­men­tó más de 2 °C arri­ba de su pro­me­dio en el lar­go pla­zo). Wit­man te­me que es­te co­ral pá­li­do au­gu­re una ex­plo­sión de de­co­lo­ra­ción –así co­mo otros cambios drás­ti­cos en el me­dio am­bien­te del ar­chi­pié­la­go– en los pró­xi­mos años. las ga­lá­pa­gos abar­can 13 is­las prin­ci­pa­les, adon­de Dar­win lle­gó en 1835 pa­ra ha­cer ob­ser­va­cio­nes que a la lar­ga le mos­tra­rían a él y a no­so­tros có­mo evo­lu­cio­na la vi­da en la Tie­rra. Su obra El ori­gen de las es­pe­cies pre­sen­ta­ría “ca­si to­dos los com­po­nen­tes del sis­te­ma de creen­cias del hom­bre mo­derno”, es­cri­bió el bió­lo­go evo­lu­ti­vo Ernst Mayr.

Por ais­la­das que pa­rez­can, las Ga­lá­pa­gos no son in­mu­nes a los efec­tos de la vi­da mo­der­na: el cam­bio cli­má­ti­co es­tá lle­gan­do. Es­pe­cies icó­ni­cas, co­mo las tor­tu­gas gi­gan­tes, los pin­zo­nes, los pi­que­ros y las igua­nas ma­ri­nas, po­drían pa­de­cer­lo. Los fa­mo­sos eco­sis­te­mas que le en­se­ña­ron al mun­do so­bre la se­lec­ción na­tu­ral aho­ra pue­den en­se­ñar otra vez una lec­ción y ofre­cer co­no­ci­mien­tos va­lio­sos so­bre lo que es­tá por su­ce­der en otra par­te. Las Ga­lá­pa­gos, di­ce Wit­man, “son un la­bo­ra­to­rio fa­bu­lo­so pa­ra estudiar las res­pues­tas de las es­pe­cies al cam­bio cli­má­ti­co”.

An­tes de ser las Ga­lá­pa­gos fue­ron Las En­can­ta­das, is­las ve­rru­go­sas ador­na­das con es­pu­ma, la­va lí­qui­da y ani­ma­les ex­tra­ños. “Hom­bres y lo­bos las re­pu­dian por igual –es­cri­bió Her­man Mel­vi­lle en el si­glo xix–. El prin­ci­pal so­ni­do de la vi­da aquí es un si­seo”.

Los ba­lle­ne­ros lan­za­ban esas tor­tu­gas gi­gan­tes que si­sea­ban a las bo­de­gas de sus bar­cos pa­ra co­mer­las, lle­na­ban sus to­ne­les de agua y se­guían na­ve­gan­do. Te­nían ra­zón so­bre su ra­re­za: se­pa­ra­das del con­ti­nen­te por al­re­de­dor de 1000 ki­ló­me­tros de agua, ahí la na­tu­ra­le­za no tu­vo lí­mi­tes. De los ani­ma­les que via­ja­ron has­ta las is­las des­de la zo­na con­ti­nen­tal, po­cos so­bre­vi­vie­ron. Los que lo hi­cie­ron evo­lu­cio­na­ron en for­mas di­fe­ren­tes pa­ra adap­tar­se a las con­di­cio­nes de ca­da is­la.

Pe­ro hay otros cambios que ocu­rren en es­te lu­gar, no so­lo de ti­po evo­lu­ti­vo. Po­cos lu­ga­res en la Tie­rra pro­por­cio­nan a los cien­tí­fi­cos asien­tos en primera fi­la pa­ra ver có­mo se pier­den tan drás­ti­ca­men­te los eco­sis­te­mas, a ve­ces de ma­ne­ra re­pe­ti­da, en muy po­co tiem­po.

An­tes de ser las Ga­lá­pa­gos fue­ron Las En­can­ta­das, is­las ve­rru­go­sas ador­na­das con es­pu­ma, la­va lí­qui­da y ani­ma­les ex­tra­ños.

Aho­ra, mien­tras el mun­do se ca­lien­ta, Wit­man y otros cien­tí­fi­cos tra­tan de en­ten­der qué as­pec­to ten­drá aquí el fu­tu­ro. Tal vez en nin­gu­na otra par­te de la Tie­rra el ci­clo de la vi­da y la muerte es­té im­pul­sa­do tan dra­má­ti­ca­men­te por los even­tos cli­má­ti­cos co­no­ci­dos co­mo El Ni­ño y La Ni­ña, cuan­do los cambios en la tem­pe­ra­tu­ra, la pre­ci­pi­ta­ción plu­vial y las co­rrien­tes oceá­ni­cas im­po­nen fluc­tua­cio­nes no­ta­bles en las con­di­cio­nes me­teo­ro­ló­gi­cas y la dis­po­ni­bi­li­dad ali­men­ta­ria, tan­to en tie­rra co­mo en el mar. Se pre­di­ce que la in­fluen­cia del cam­bio cli­má­ti­co in­cre­men­ta­rá la ta­sa de even­tos de El Ni­ño con pre­ci­pi­ta­ción in­ten­sa, de al­re­de­dor de uno ca­da 20 años a uno ca­da dé­ca­da.

Se­gún An­drew Wit­ten­berg, cien­tí­fi­co fí­si­co de la Ad­mi­nis­tra­ción Na­cio­nal Oceá­ni­ca y At­mos­fé­ri­ca de Es­ta­dos Uni­dos, los mo­de­los tam­bién mues­tran que, cer­ca del ecua­dor, el océano se ca­len­ta­rá li­ge­ra­men­te más rá­pi­do que en el res­to del Pa­cí­fi­co tro­pi­cal. A su vez, los cien­tí­fi­cos creen que el ca­len­ta­mien­to del agua du­ran­te la es­ta­ción fría po­dría re­du­cir la ga­rúa, la den­sa nie­bla que ha cu­bier­to las tie­rras al­tas sel­vá­ti­cas de las Ga­lá­pa­gos du­ran­te unos 48000 años. Es­to po­dría ser ca­tas­tró­fi­co pa­ra la vi­da que de­pen­de de la hu­me­dad de la nie­bla. Asi­mis­mo, mien­tras los ma­res del mun­do si­gan ab­sor­bien­do el bi­óxi­do de car­bono pro­du­ci­do por los hu­ma­nos, las Ga­lá­pa­gos se con­si­de­ra­rán un pun­to cru­cial pa­ra la aci­di­fi­ca­ción del océano, la cual pue­de di­sol­ver los es­que­le­tos de car­bo­na­to de co­ra­les y mo­lus­cos, y cam­biar, qui­zá por com­ple­to, la red ali­men­ta­ria del mar.

Mien­tras tan­to, Wit­man y su equi­po pien­san que la de­co­lo­ra­ción de los co­ra­les al­re­de­dor de las is­las au­men­ta­rá co­mo re­sul­ta­do del agua ex­tre­ma­da­men­te cá­li­da cau­sa­da por los fe­nó­me­nos de El Ni­ño. Con al­gu­nos de sus ho­ga­res per­di­dos, los pe­ces y otras for­mas de vi­da ma­ri­na que de­pen­den de los co­ra­les tie­nen me­nos re­fu­gios y lu­ga­res pa­ra co­mer. Un eco­sis­te­ma ri­co se em­po­bre­ce y, en con­se­cuen­cia, tam­po­co so­por­ta­rá bien las per­tur­ba­cio­nes cli­má­ti­cas. Pa­ra em­peo­rar las co­sas, las is­las es­tán ba­jo la pre­sión de una po­bla­ción ca­da vez ma­yor: unos 25 000 re­si­den­tes, más una mul­ti­tud de 220 000 tu­ris­tas al año.

Has­ta aho­ra, los ani­ma­les y las plan­tas de las Ga­lá­pa­gos se las han arre­gla­do pa­ra so­bre­vi­vir en es­te pre­ca­rio equi­li­brio. Pe­ro los agra­vios po­drían lle­gar de­ma­sia­do rá­pi­do y des­de de­ma­sia­dos lu­ga­res co­mo pa­ra que se pue­dan adap­tar. an­cla­dos en una ca­le­ta, Wit­man es­ti­ra un tra­je de neo­preno raí­do so­bre sus shorts ra­ya­dos pa­ra surf. Wit­man con­du­ce de re­gre­so al fon­do ma­rino a su tri­pu­la­ción de tres bu­zos. Uno de ellos lle­va un su­je­ta­pa­pe­les a prue­ba de agua y es­cu­dri­ña en­tre las hen­di­du­ras, co­mo un em­pa­dro­na­dor muy apa­sio­na­do, en bus­ca de eri­zos pun­ta de lá­piz. Ro­bert Lamb, es­tu­dian­te de doc­to­ra­do de Wit­man, recupera las cá­ma­ras de vi­deo que ha­bían de­ja­do pa­ra do­cu­men­tar el com­por­ta­mien­to de los re­si­den­tes de paso, co­mo pe­ta­cas ban­de­ri­ta y pe­ces vie­ja me­xi­ca­nos. Wit­man se mue­ve a lo lar­go del fon­do y fil­ma me­tó­di­ca­men­te. Unos leo­nes ma­ri­nos ju­gue­to­nes muer­den la cin­ta de­mar­ca­do­ra de los bu­zos co­mo si fue­ra hi­lo den­tal.

Du­ran­te los pa­sa­dos 18 años, Wit­man ha vi­si­ta­do la mis­ma do­ce­na de lu­ga­res dos ve­ces al año pa­ra estudiar có­mo in­ter­ac­túan las co­mu­ni­da­des –de es­pon­jas, co­ra­les, ci­rrípe­dos y pe­ces– que vi­ven en el le­cho ma­rino y sus al­re­de­do­res. Las Ga­lá­pa­gos in­clu­yen al­gu­nos de los sis­te­mas ma­ri­nos tro­pi­ca­les más sa­lu­da­bles del pla­ne­ta. “Es co­mo un ar­bus­to en tie­rra”, di­ce Wit­man. Pe­ro en lu­gar de aves, los co­ra­les al­ber­gan can­gre­jos y ca­ra­co­les sim­bió­ti­cos, así co­mo pe­ces.

Una ra­zón por la que las Ga­lá­pa­gos son úni­cas y tan di­ver­sas es que cua­tro co­rrien­tes oceá­ni­cas prin­ci­pa­les, de tem­pe­ra­tu­ras va­ria­bles, ba­ñan las is­las. La pro­fun­da y fría co­rrien­te de Crom­well, que via­ja apro­xi­ma­da­men­te 13 000 ki­ló­me­tros por el Pa­cí­fi­co, se es­tre­lla con­tra las is­las, pro­vo­ca sur­gen­cias y se arre­mo­li­na a su al­re­de­dor, lle­van­do a la su­per­fi­cie nu­trien­tes pa­ra el fi­to­planc­ton. Es­te, a su vez, avi­va la red ali­men­ta­ria ma­ri­na. To­do se ba­sa en es­ta cin­ta trans­por­ta­do­ra.

Du­ran­te El Ni­ño, dis­mi­nu­yen los vien­tos ali­sios. Es­to de­bi­li­ta la sur­gen­cia de agua fría y nu­trien­tes de las pro­fun­di­da­des, y tam­bién pro­vo­ca que la re­ser­va de agua cá­li­da del Pa­cí­fi­co oc­ci­den­tal se ex­pan­da ha­cia las Ga­lá­pa­gos. La cin­ta trans­por­ta­do­ra ca­si de­ja de fun­cio­nar. La vi­da ma­ri­na su­fre drás­ti­ca­men­te. Al­gu­nas cria­tu­ras po­drían de­jar de pro­crear; al­gu­nas, in­clu­so, su­frir de ina­ni­ción.

Al­gu­nas po­bla­cio­nes aún no se han re­cu­pe­ra­do del fe­nó­meno ex­tre­mo de El Ni­ño de 1982-1983. Mien­tras, a me­nu­do la suer­te es con­tra­ria en tie­rra, adon­de El Ni­ño por lo ge­ne­ral lle­va lluvias to­rren­cia­les que fer­ti­li­zan las is­las de­sier­tas.

La Ni­ña re­vier­te to­do. La vi­da ma­ri­na pros­pe­ra, mien­tras que la te­rres­tre lan­gui­de­ce. Wit­man equi­pa­ra es­te ci­clo na­tu­ral y re­pe­ti­do con una mon­ta­ña ru­sa. Pri­va­ción. Re­cu­pe­ra­ción. Abun­dan­cia. Re­pe­ti­ción. Du­ran­te la in­ves­ti­ga­ción de Wit­man, las Ga­lá­pa­gos ex­pe­ri­men­ta­ron tres even­tos im­por­tan­tes de El Ni­ño. En 2016, las aguas cá­li­das re­du­je­ron el nú­me­ro de al­gas con las que se ali­men­tan las igua­nas ma­ri­nas más gran­des.

Wit­man se pre­gun­ta: si las aguas aquí, por lo ge­ne­ral, se es­tán ca­len­tan­do y se vuel­ven más fre­cuen­tes los even­tos in­ten­sos de El Ni­ño, ¿los ma­los tiem­pos gol­pea­rán tan fuer­te a las co­mu­ni­da­des del le­cho ma­rino que no po­drán re­cu­pe­rar­se du­ran­te las bue­nas épo­cas? Y, si así su­ce­de, ¿es­tas co­mu­ni­da­des se con­ver­ti­rán en otra co­sa?

Des­pués del bu­ceo, Wit­man me en­se­ñó una fo­to­gra­fía del co­ral. “Nor­mal­men­te se­ría ro­sa­do”, co­men­ta. En cam­bio, pa­re­ce una ca­pa de con­cre­to

mal ver­ti­da. El al­ga co­ra­li­na, que for­ma una cu­bier­ta cru­cial en la que se ba­sa el res­to de la co­mu­ni­dad, ha des­apa­re­ci­do. ¿Por qué? Wit­man sos­pe­cha que los ma­res más cá­li­dos del re­cien­te fe­nó­meno de El Ni­ño es­ti­mu­la­ron el me­ta­bo­lis­mo de los eri­zos pun­ta de lá­piz que pas­tan en las al­gas, así que po­da­ron la ca­pa del le­cho de roca en mu­chos si­tios.

Mien­tras tan­to, el ojón ra­ya­do y el pez grin­go –que an­tes co­mían planc­ton en abun­dan­cia y ser­vían de ali­men­to a de­pre­da­do­res su­pe­rio­res– “se han vuel­to sor­pren­den­te­men­te es­ca­sos du­ran­te es­te fuer­te even­to de El Ni­ño”, apun­ta Lamb.

La red tró­fi­ca de las Ga­lá­pa­gos se es­tá trans­for­ma de­bi­do a una se­rie de fac­to­res, has­ta el pun­to de que al­gu­nos ani­ma­les tie­nen pro­ble­mas pa­ra adap­tar­se. La po­bla­ción de pi­que­ros pa­tas azu­les de las is­las se ha re­du­ci­do a ca­si la mi­tad des­de 1997. Los cien­tí­fi­cos pien­san sa­ber por qué: las sar­di­nas em­pe­za­ron a es­ca­sear apro­xi­ma­da­men­te al mis­mo tiem­po en las die­tas de va­rios de­pre­da­do­res de las Ga­lá­pa­gos (las ra­zo­nes no son cla­ras). Los pi­que­ros, en su ma­yo­ría, co­men­za­ron a co­mer pe­ces vo­la­do­res, más di­fí­ci­les de cap­tu­rar y me­nos nu­tri­ti­vos. Es co­mo pa­sar de co­mer to­do el bis­tec que uno pue­da a con­su­mir ra­cio­nes de pri­sión, di­ce Da­ve An­der­son, pro­fe­sor de bio­lo­gía. Los pi­que­ros pa­tas azu­les que no co­men bien no crían a sus po­llue­los.

¿Po­dría la pér­di­da de di­ver­si­dad de es­pe­cies cau­sar una es­pi­ral eco­ló­gi­ca des­cen­den­te? “Con me­nos es­pe­cies –se­ña­la Wit­man– hay me­nos re­si­lien­cia an­te las ame­na­zas”.

Un día de mar­zo de 2016, el eco­lo­gis­ta Fredy Ca­bre­ra y yo atra­ve­sa­mos un som­brío bos­que de al­tu­ra en la is­la San­ta Cruz, la más po­pu­lo­sa, ho­gar de unas 15 000 per­so­nas. Pa­sa­mos por un pe­ñas­co que emi­te un si­seo re­sig­na­do y re­trae su ca­be­za. Pron­to pa­sa­mos otro y lue­go otro. Las tor­tu­gas gi­gan­tes pa­re­cen es­tar en to­das par­tes.

Más aba­jo, cer­ca de las ári­das tie­rras ba­jas, Ca­bre­ra se des­vía del sen­de­ro, qui­ta una re­ji­lla de alam­bre del sue­lo y em­pie­za a ca­var. Vein­ti­cin­co

cen­tí­me­tros más aba­jo golpea una bo­la blan­ca en­te­rra­da. “Hay un hue­vo ma­lo”, di­ce. Ex­ca­va el ni­do me­ticu­losa­men­te. Una ba­rri­ca­da de alam­bre con­tra los de­pre­da­do­res fue in­su­fi­cien­te pa­ra sal­var es­tos hue­vos. “Seis de ocho es­tán ro­tos”, in­di­ca Ca­bre­ra, in­ves­ti­ga­dor del Ga­lá­pa­gos Tor­toi­se Mo­ve­ment Eco­logy Pro­gram­me. “De­bi­do a es­tas lluvias, no es inusual”. En enero de 2016, po­co des­pués del ini­cio de El Ni­ño, lluvias per­ju­di­cia­les gol­pea­ron con du­re­za el ar­chi­pié­la­go e inun­da­ron es­ta zo­na del bos­que, lo que cau­só que mu­chos hue­vos se pu­drie­ran y que­bra­ran.

Lue­go es­tá la cues­tión de la tem­pe­ra­tu­ra: pa­ra mu­chos rep­ti­les, “si se in­cu­ban a tem­pe­ra­tu­ras re­la­ti­va­men­te frías, tie­nen más pro­ba­bi­li­da­des de ser ma­chos y, si se in­cu­ban a tem­pe­ra­tu­ras re­la­ti­va­men­te al­tas, hay más pro­ba­bi­li­da­des de que sean hem­bras –di­ce Step­hen Black, coor­di­na­dor del pro­gra­ma–. Si el cam­bio cli­má­ti­co por lo ge­ne­ral sig­ni­fi­ca are­na más cá­li­da, es po­si­ble que, de for­ma re­pen­ti­na, la pro­por­ción se­xual se ses­gue drás­ti­ca­men­te ha­cia las hem­bras”. Los cien­tí­fi­cos de va­rios lu­ga­res del mun­do, in­clui­das la Gran Barrera de Co­ral y las is­las de Ca­bo Ver­de, em­pie­zan a no­tar es­te fe­nó­meno en las tor­tu­gas ma­ri­nas.

El fra­ca­so en ali­viar la pre­sión so­bre la flo­ra y fau­na de las Ga­lá­pa­gos po­dría ma­tar al pi­que­ro de los hue­vos de oro: de las sie­te es­pe­cies ani­ma­les que los tu­ris­tas con­si­de­ran más im­por­tan­tes pa­ra su vi­si­ta –tor­tu­gas gi­gan­tes, tor­tu­gas ma­ri­nas, igua­nas ma­ri­nas y te­rres­tres, pin­güi­nos, pi­que­ros pa­tas azu­les y leo­nes ma­ri­nos–, se es­ti­ma que to­das de­cli­nen de­bi­do al cam­bio cli­má­ti­co, se­gún un cálcu­lo de vul­ne­ra­bi­li­dad de 2011 ela­bo­ra­do por Con­ser­va­tion In­ter­na­tio­nal y WWF. du­ran­te otra mañana ca­lu­ro­sa en las tie­rras al­tas, a unos 600 me­tros so­bre el ni­vel del mar, Hein­ke Jä­ger si­gue a un gru­po de tu­ris­tas ha­cia un bos­que­ci­llo de ár­bo­les de Sca­le­sia. Pa­ra los tu­ris­tas, to­do es­tá bien. Jä­ger, sin em­bar­go, ve un mun­do lleno de he­ri­das. Ella es una eco­lo­gis­ta de res­tau­ra­ción de la Fun­da­ción Char­les Dar­win, que su­per­vi­sa es­pe­cies de plan­tas y ani­ma­les te­rres­tres in­va­si­vas. Des­de que las is­las fue­ron des­cu­bier­tas en 1535, los hu­ma­nos han lle­va­do mu­chas es­pe­cies fo­rá­neas, al­gu­nas in­ten­cio­nal­men­te, co­mo ca­bras, cer­dos, ga­tos y plan­tas, tan­to ali­men­ti­cias co­mo or­na­men­ta­les, por ejem­plo. Otras, co­mo roe­do­res, in­sec­tos y hier­ba­jos, se in­tro­du­je­ron de for­ma ac­ci­den­tal. Al­gu­nas de es­tas, co­mo la mo­ra sil­ves­tre, se han vuel­to in­va­si­vas.

En la ac­tua­li­dad, las Ga­lá­pa­gos, ex­pli­ca Jä­ger, al­ber­gan más de 1 430 es­pe­cies in­tro­du­ci­das, que in­clu­yen ca­si 800 plan­tas. Mu­chas no cau­san pro­ble­mas, pe­ro al­gu­nas sí. Las es­pe­cies in­va­si­vas se con­si­de­ran la ma­yor ame­na­za pa­ra las Ga­lá­pa­gos y cons­ti­tu­yen una de las ra­zo­nes por las que la UNESCO en­lis­tó en 2007 es­te lu­gar co­mo “Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad en pe­li­gro”.

Jä­ger se­ña­la unos Cin­cho­na pu­bes­cens, o ár­bo­les de qui­ni­na ro­ja, una de las más de 100 es­pe­cies más in­va­si­vas del mun­do. En la zo­na más al­ta de la is­la San­ta Cruz, los ár­bo­les de Cin­cho­na dan som­bra y eli­mi­nan las plan­tas na­ti­vas; al cam­biar las es­truc­tu­ras de la co­mu­ni­dad de plan­tas, da­ñan a las aves en­dé­mi­cas, co­mo el pe­trel de las Ga­lá­pa­gos, ave ma­ri­na con el há­bi­to po­co co­mún de ca­var ma­dri­gue­ras de has­ta ca­si dos me­tros de pro­fun­di­dad pa­ra ani­dar.

Al ca­mi­nar, Jä­ger ob­ser­va ma­to­rra­les de mo­ras sil­ves­tres in­va­si­vas en el bos­que. Los bos­ques de Sca­le­sia pro­por­cio­nan un ho­gar pa­ra co­mu­ni­da­des en­te­ras de or­quí­deas, mus­gos y aves. En San­ta Cruz, so­lo que­da 1 % de es­tos bos­ques, arra­sa­dos por la agri­cul­tu­ra ha­ce cua­tro dé­ca­das (aho­ra es­tán pro­te­gi­dos). En los lu­ga­res don­de la mo­ra sil­ves­tre ha in­va­di­do los bos­ques res­tan­tes, arrui­na el sue­lo e im­pi­de que las se­mi­llas crez­can y aniden los pin­zo­nes.

Si bien el fu­tu­ro aquí es más hú­me­do, to­da la ve­ge­ta­ción pue­de be­ne­fi­ciar­se, “pe­ro es pro­ba­ble que las es­pe­cies in­va­si­vas real­men­te pros­pe­ren”, ad­vier­te Jä­ger, en par­te por­que son más fle­xi­bles que las plan­tas es­pe­cia­li­za­das pa­ra so­bre­vi­vir la vi­da en las Ga­lá­pa­gos. a tra­vés del ar­chi­pié­la­go, un es­qui­fe se acer­ca a la ori­lla de una re­mo­ta pla­ya de are­na negra en la is­la Isa­be­la, la ma­yor de las Ga­lá­pa­gos. Fran­ces­ca Cun­ning­ha­me pa­sa por en­ci­ma de la os­ci­lan­te bor­da. En sus ma­nos lle­va una ca­ja cu­bier­ta de te­la negra. Su car­ga­men­to: miem­bros de una de las es­pe­cies de aves más ra­ras del mun­do.

Los fa­mo­sos pin­zo­nes de las Ga­lá­pa­gos, o pin­zo­nes de Dar­win –exis­ten 18 es­pe­cies re­co­no­ci­das has­ta hoy–, ocu­pan un lu­gar des­ta­ca­do, aun­que equi­vo­ca­do, en la ima­gi­na­ción po­pu­lar co­mo el ele­men­to prin­ci­pal pa­ra la com­pren­sión de la evo­lu­ción por par­te de Dar­win. En reali­dad, Dar­win no iden­ti­fi­có las is­las don­de co­lec­cio­nó los pin­zo­nes y so­lo se dio cuen­ta de su equi­vo­ca­ción has­ta que re­gre­só a su ho­gar en In­gla­te­rra. Así que los sin­son­tes se agre­ga­ron a su com­pren­sión pos­te­rior de có­mo una es­pe­cie po­dría re­em­pla­zar a otra a par­tir de la se­lec­ción na­tu­ral.

Uno de los pin­zo­nes de Dar­win es el pin­zón de man­glar, que hoy so­lo vi­ve en dos zo­nas ais­la­das (que su­man 30 hec­tá­reas) de bos­que. Los in­va­so­res ya los lo­ca­li­za­ron: las ra­tas co­mu­nes, que se co­men los hue­vos, y las Phi­lor­nis, mos­cas pa­rá­si­tas pa­rien­tes de la mos­ca co­mún, que in­va­den los ni­dos y pro­ba­ble­men­te han con­tri­bui­do a la ex­tin­ción del pin­zón de Dar­win gris en la is­la Flo­rea­na. De acuer­do con un es­tu­dio, las lar­vas de Phi­lor­nis en los ni­dos aumentan en años de al­ta pre­ci­pi­ta­ción plu­vial, lo que po­dría su­ge­rir más pro­ble­mas por ve­nir. Mu­chas aves te­rres­tres de las is­las son un po­co co­mo Ri­ci­tos de Oro: pre­fie­ren ni muy po­ca llu­via ni de­ma­sia­da. Otro es­tu­dio re­cien­te en­con­tró que las lluvias to­rren­cia­les pro­vo­can una dis­mi­nu­ción en la ta­sa de su­per­vi­ven­cia de los po­llue­los. En la ac­tua­li­dad que­dan me­nos de 20 pa­re­jas re­pro­duc­to­ras de pin­zo­nes de man­glar.

Con su pre­cio­sa car­ga, Cun­ning­ha­me ca­mi­na des­cal­za por la are­na ar­dien­te y en­tra en un bos­que de al­tos man­gla­res. Nos in­ter­na­mos más. Apa­re­ce un pe­que­ño avia­rio de ma­de­ra. Se le­van­ta so­bre el sue­lo del bos­que y con­tie­ne tres cá­ma­ras blin­da­das uni­das que no de­jan en­trar a los de­pre­da­do­res. Aden­tro, Cun­ning­ha­me y sus tres asis­ten­tes se po­nen a tra­ba­jar pa­ra dis­po­ner el desa­yuno de las aves. Cierran las puer­tas del avia­rio. Cun­ning­ha­me abre las jau­las y con to­do cui­da­do sa­ca, uno por uno, 15 po­llue­los de so­lo en­tre cua­tro y ocho se­ma­nas de edad, y de co­lor en­ne­gre­ci­do.

En mi­nu­tos, tres po­llue­los se pa­ran en el bor­de de sus pla­tos. Du­ran­te las si­guien­tes seis se­ma­nas, Cun­ning­ha­me y otros per­ma­ne­ce­rán aquí pa­ra li­be­rar­los gra­dual­men­te en la na­tu­ra­le­za y lle­var a ca­bo otra in­ves­ti­ga­ción. Si no hu­bie­ran re­co­lec­ta­do y cui­da­do los pri­me­ros hue­vos y po­llue­los de la tem­po­ra­da, qui­zá to­das las aves es­ta­rían muer­tas, co­men­ta. Du­ran­te los pa­sa­dos cua­tro años, in­ves­ti­ga­do­res de la Fun­da­ción Char­les Dar­win –en aso­cia­ción con la di­rec­ción del Par­que Na­cio­nal Ga­lá­pa­gos y en co­la­bo­ra­ción con San Die­go Zoo Glo­bal y Du­rrel Wild­li­fe Con­ser­va­tion Trust– han tra­ba­ja­do pa­ra in­cre­men­tar la po­bla­ción.

Cun­ning­ha­me si­gue preo­cu­pa­da. “Cual­quier cam­bio o au­men­to en el ni­vel del mar po­dría des­truir es­te bos­que”, se­ña­la. Los pin­zo­nes de man­glar pre­fie­ren ani­dar en man­gla­res blan­cos y ne­gros, que se en­cuen­tran al­go más ale­ja­dos del mar abier­to. No es­tá cla­ro qué tan­to po­drían adap­tar­se si des­apa­re­cie­ran esos bos­ques.

Cun­ning­ha­me se acues­ta en el pi­so del avia­rio y ob­ser­va a los po­llue­los. Se ríe cuan­do las aves se pe­lean y lue­go son­ríe. Una car­ga pe­sa­da pa­re­ce aban­do­nar­la. “Es­tán de re­gre­so don­de de­ben es­tar”, afir­ma.

Hay mu­cho más tra­ba­jo que ha­cer. Sin em­bar­go, du­ran­te unos po­cos mi­nu­tos, Cun­ning­ha­me es­cu­cha las pe­que­ñas aves. Por un mo­men­to, es el so­ni­do de la vic­to­ria.

Los agra­vios a las plan­tas y los ani­ma­les de las Ga­lá­pa­gos po­drían lle­gar muy rá­pi­do y des­de de­ma­sia­dos lu­ga­res co­mo pa­ra que se pue­dan adap­tar.

Dos igua­nas ma­ri­nas no pa­re­cen in­mu­tar­se fren­te a uno de sus her­ma­nos mo­mi­fi­ca­dos, pro­ba­ble­men­te muer­to de ina­ni­ción, en la is­la Fer­nan­di­na. En­dé­mi­cas de las Ga­lá­pa­gos, bus­can al­gas pa­ra ali­men­tar­se en la cos­ta; los ma­chos más gran­des bu­cean. Las al­gas que co­men mue­ren en el agua cá­li­da, por lo que es­tas la­gar­ti­jas son sus­cep­ti­bles al cam­bio cli­má­ti­co.

Al­gu­nos de los pin­zo­nes de Dar­win ya­cen en or­den al­re­de­dor de un sur­ti­do de se­mi­llas lo­ca­les en la Es­ta­ción Cien­tí­fi­ca Char­les Dar­win, en la is­la San­ta Cruz. Los ex­tre­mos cli­má­ti­cos son la nor­ma en las Ga­lá­pa­gos. Las aves que pros­pe­ran aquí tie­nen pi­cos adap­ta­dos pa­ra ex­plo­tar las se­mi­llas dis­po­ni­bles pa­ra co­mer.

Los pin­zo­nes de la re­mo­ta is­la Wolf pa­san ma­yo­res di­fi­cul­ta­des pa­ra con­se­guir ali­men­to que las aves te­rres­tres de otros lu­ga­res. Cuan­do ca­si se ago­tan las ya es­ca­sas ra­cio­nes de se­mi­llas e in­sec­tos, los pin­zo­nes te­rres­tres de pi­co afi­la­do se con­vier­ten en vam­pi­ros; pi­can la ba­se de las plu­mas de vue­lo de los pi­que­ros y les chu­pan la san­gre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.