ES­TA­DO DE DUE­LO

Mien­tras Fi­li­pi­nas vi­ve una vio­len­ta gue­rra con­tra las dro­gas, los ri­tua­les de la muerte se han con­ver­ti­do en par­te de la vi­da co­ti­dia­na.

National Geographic en Español (México) - - Cómo Ayudar - POR AU­RO­RA AL­MEN­DRAL FO­TO­GRA­FÍAS DE ADAM DEAN

En cuan­to Rick Me­di­na vio aquel cuer­po des­plo­ma­do so­bre la ace­ra en las no­ti­cias de la tar­de, en no­viem­bre pa­sa­do, su­po que era el de su hi­jo Eri­car­do, de 23 años. La víc­ti­ma –aban­do­na­da en una tran­qui­la ave­ni­da de Ma­ni­la, la ca­pi­tal fi­li­pi­na– pu­do ha­ber si­do cual­quie­ra: es­ta­ba de es­pal­das fren­te a las cá­ma­ras de la te­le­vi­sión, pe­ro un pa­dre sa­be.

A la mañana si­guien­te, su hi­ja Jhoy, de 26 años, vi­si­tó la mor­gue. Ha­bía ocho cuer­pos ali­nea­dos en el sue­lo. To­dos ha­bían muer­to de la mis­ma ma­ne­ra: las ca­be­zas cu­bier­tas con cin­ta ad­he­si­va, los pe­chos y cue­llos apu­ña­la­dos re­pe­ti­da­men­te con un pi­cahie­los. Un le­tre­ro de car­tón jun­to al cuer­po de Eri­car­do lo se­ña­la­ba co­mo tra­fi­can­te de dro­gas. Se­gún su pa­dre, Eri­car­do nun­ca pro­bó las dro­gas; Jhoy di­ce que sí. De cual­quier for­ma, sus ase­si­nos le in­fli­gie­ron aquel cas­ti­go fi­nal sin un de­bi­do pro­ce­so.

El do­lor de la fa­mi­lia Me­di­na se ha re­pe­ti­do mi­les de ve­ces du­ran­te los úl­ti­mos me­ses en Fi­li­pi­nas,

don­de Ro­dri­go Du­ter­te se mon­tó en una ola de frus­tra­ción po­pu­lis­ta has­ta al­can­zar la vic­to­ria pre­si­den­cial en ma­yo de 2016, por pro­me­ter, en­tre otras co­sas, ma­tar a los tra­fi­can­tes de dro­gas y pa­rar el cri­men. De acuer­do con da­tos de la po­li­cía, en los pri­me­ros seis me­ses de su go­bierno fue­ron ase­si­na­das al me­nos 2 000 per­so­nas a ma­nos de la po­li­cía y otras 4000 por agre­so­res des­co­no­ci­dos, tal vez jus­ti­cie­ros. Du­ter­te pro­me­tió no pa­rar “has­ta ex­ter­mi­nar por com­ple­to al úl­ti­mo tra­fi­can­te [de dro­gas] en las ca­lles”.

Con­for­me au­men­ta el nú­me­ro de cuer­pos, los ri­tua­les de la muerte se han vuel­to una par­te ca­da vez más co­mún de la vi­da dia­ria en Fi­li­pi­nas. Los ri­tua­les tie­nen co­mo fin con­so­lar a la fa­mi­lia y for­ta­le­cer los víncu­los co­mu­ni­ta­rios. Pe­ro tam­bién han co­men­za­do a ser­vir pa­ra otro pro­pó­si­to: re­em­pla­zan la jus­ti­cia en un mo­men­to en que mu­chos con­si­de­ran que los ase­si­na­tos se co­me­ten con asom­bro­sa im­pu­ni­dad. Los ri­tua­les de la muerte re­ba­san en nú­me­ro tan­to las ce­re­mo­nias por na­ci­mien­tos co­mo las bo­das, di­ce el an­tro­pó­lo­go Nés­tor Cas­tro, de la Uni­ver­si­dad de Fi­li­pi­nas en Di­li­man.

Du­ran­te el ve­lo­rio, que du­ra en­tre sie­te y 10 días, el cuer­po del di­fun­to nun­ca se que­da so­lo. Se po­nen po­llos so­bre el ataúd –pa­ra que pi­co­teen sim­bó­li­ca­men­te la con­cien­cia al ase­sino–. Se quie­bra una olla de ba­rro pa­ra rom­per el ci­clo de muerte y evi­tar que a es­ta le si­gan más. Se co­lo­can ar­tícu­los per­so­na­les en el fé­re­tro pa­ra la otra vi­da. Cuan­do el ataúd sale de la ca­sa, se le da vuelta tres ve­ces y se avien­tan mo­ne­das a lo lar­go del ca­mino de la pro­ce­sión pa­ra pa­gar el via­je al más allá.

Los fa­mi­lia­res a ve­ces tam­bién es­pe­ran que ocu­rra un pa­ram­dam, es de­cir, una vi­si­ta del es­pí­ri­tu del di­fun­to.

La no­che an­te­rior al fu­ne­ral de Eri­car­do, su her­ma­na ase­gu­ró que la ha­bía vi­si­ta­do en un sue­ño. “Es­ta­ba son­rien­do”, di­jo. A Jhoy la con­so­ló sa­ber que no es­ta­ba enoja­do, que su es­pí­ri­tu no deam­bu­la­ba por es­te mun­do exi­gien­do ven­gan­za.

Pe­ro hay otro sue­ño que Jhoy es­pe­ra con an­sias. “Quie­ro so­ñar con la no­che en que lo ma­ta­ron –se­ña­ló–. Quie­ro apu­ña­lar a la per­so­na que lo apu­ña­ló, pa­ra por fin po­der de­fen­der­lo”.

Un sue­ño de ven­gan­za po­dría ser lo más cer­cano a cier­ta for­ma de jus­ti­cia, a la que Jhoy y otros pue­den as­pi­rar. Son po­cos los ase­si­nos que han si­do cap­tu­ra­dos.

In­ves­ti­ga­do­res fo­ren­ses en Ma­ni­la re­cu­pe­ran un cuer­po y reúnen evi­den­cia de una eje­cu­ción. La víc­ti­ma, An­ge­li­to Lu­ciano, de 41años, era vo­lun­ta­rio de la­co­mu­ni­dad que ayu­da­ba a la po­li­cía en sus es­fuer­zos con­tra las dro­gas.

Ja­de Va­len­zue­la se con­sue­la con un oso de pe­lu­che mien­tras cui­da el fé­re­tro de Ar­man Re­jano, de 28 años. En los ve­lo­rios fi­li­pi­nos se acos­tum­bra ase­gu­rar­se de que el di­fun­to nun­ca es­té des­aten­di­do, que siem­pre hay al­guien des­pier­to a su la­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.