Que­bec ba­jo ce­ro

ES­CA­LAR TAM­BIÉN SE PUE­DE HA­CER SO­BRE HIE­LO.

National Geographic Traveler (México) - - VIAJERO ILUSTRADO - Por NANCY HER­NÁN­DEZ YÁ­ÑEZ

QUE­BEC VI­VE ca­da año uno de los in­vier­nos más fríos y lar­gos de Ca­na­dá con­vir­tién­do­se, de di­ciem­bre a fe­bre­ro, en el es­pa­cio ideal pa­ra la prác­ti­ca de ac­ti­vi­da­des in­ver­na­les re­crea­ti­vas y de­por­ti­vas. Es­quí, snow­board, y pa­seos en tri­neo sue­nan muy su­ges­ti­vas, pe­ro sin du­da, la más emo­cio­nan­te y desafian­te es la es­ca­la­da en hie­lo.

La ciu­dad de Que­bec cuen­ta con her­mo­sas cons­truc­cio­nes que da­tan del si­glo XVII y un cen­tro his­tó­ri­co de­cla­ra­do Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad por la Unes­co pe­ro, cuan­do de es­ca­lar en hie­lo se tra­ta, po­dría de­cla­rar­se co­mo el más pro­lí­fi­co y her­mo­so de los es­ce­na­rios pa­ra la prác­ti­ca de es­te de­por­te ya que es ho­gar de in­nu­me­ra­bles pa­re­des y cas­ca­das con­ge­la­das que van des­de los 20 has­ta los 400 me­tros de al­tu­ra. En­tre las más fa­mo­sas: Les Pa­li­sa­des, La Pom­me d’Or, cas­ca­das Mont­mo­rency –30 me­tros más al­tas que las del Niá­ga­ra– a só­lo cin­co mi­nu­tos de la ciu­dad de Que­bec y los pi­la­res so­li­ta­rios de 40 me­tros de Pont Rou­ge que de­jan sin alien­to y que son an­fi­trio­nes del fes­ti­val anual de es­ca­la­da en hie­lo.

El ni­vel de di­fi­cul­tad de la es­ca­la­da en hie­lo de­pen­de de la in­cli­na­ción de la pa­red y el es­ta­do de du­re­za de la nieve –des­de blan­da has­ta hie­lo pu­ro– pe­ro nin­gún ni­vel es fá­cil. Pa­ra es­ca­lar en hie­lo no se va­le de­cir “me voy a pro­bar con mis cuates” a me­nos que, co­mo en mi ca­so, tu cua­te sea el que­be­quen­se Fran­co­is-Guy Thi­vie­re, es­ca­la­dor y guía des­de 1989 quien, ade­más de sus múl­ti­ples ex­pe­di­cio­nes, en­tre ellas una a la An­tár­ti­da que cul­mi­nó con el as­cen­so del Mon­te Vin­son –una de las mon­ta­ñas más frías del mun­do– es ins­truc­tor de es­ca­la­da en ro­ca y hie­lo y, si tu plan es re­mon­tar una ca­sca­da, es ne­ce­sa­rio ob­te­ner ins­truc­ción de ex­per­tos co­mo él, quie­nes po­drán alec­cio­nar­te en el uso del equi­po co­mo bo­tas rí­gi­das, ar­nés, cram­po­nes y pio­lets. Es­tas dos úl­ti­mas herramientas, de­be­rás apren­der a do­mi­nar­las ya que son, ade­más de tu apo­yo pa­ra as­cen­der, pie­zas que po­drán ayu­dar­te en ca­so de des­li­za­mien­to.

El via­je ha­cia la es­ca­la­da en Que­bec es más que as­cen­der so­bre el hie­lo, si vas acom­pa­ña­do de un guía, po­drás vi­si­tar in­creí­bles lu­ga­res a los que, pa­ra ac­ce­der, ha­brá que ha­cer lar­gas ca­mi­na­tas, en­con­tran­do hue­llas de ani­ma­les, es­cu­chan­do le­yen­das so­bre duen­des que vi­ven tras las cas­ca­das y has­ta prac­ti­car la ro­da­da cues­ta aba­jo so­bre nieve, ac­ti­vi­dad in­vo­lun­ta­ria que te ayu­da­rá a aven­ta­jar al res­to del gru­po que só­lo ca­mi­na y que es ex­clu­si­va pa­ra inex­per­tos –co­mo yo–.

En Que­bec en­con­tra­rás la aven­tu­ra de res­pi­rar el ai­re he­la­do, re­mon­tar so­bre una su­per­fi­cie in­cli­na­da y res­ba­la­di­za y lo­grar que ma­nos y pies res­pon­dan pa­ra se­guir as­cen­dien­do mien­tras es­tás cla­va­do en el hie­lo. Se­rá to­do un desafío. ¿ADE­MÁS DE

QUE­BEC?

Los pio­lets hoy en día son cur­vos fa­ci­li­tan­do con ello el gol­pe y el gan­cheo en cas­ca­das ver­ti­ca­les o des­plo­ma­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.