Fue ape­nas es­ta pri­ma­ve­ra

QUE SU­PE DE LA EXIS­TEN­CIA DE VA­RIOS CE­NO­TES EN LA SEL­VA DE SO­TU­TA, A UNOS 75 KI­LÓ­ME­TROS AL SU­RO­RIEN­TE DE MÉ­RI­DA, YU­CA­TÁN.

National Geographic Traveler (México) - - VIAJERO ILUSTRADO -

Ya ha­bía vi­si­ta­do los de las re­gio­nes de Dzi­bil­chal­tún, Cu­za­má, Ho­mún y Va­lla­do­lid −los más co­no­ci­dos en­tre yu­ca­te­cos y tu­ris­tas y cu­yas fo­to­gra­fías inun­dan la red y las re­vis­tas de via­jes. De in­me­dia­to me dis­pu­se a la aven­tu­ra, emo­cio­na­da por co­no­cer la pe­que­ña po­bla­ción don­de ha­bía na­ci­do mi ma­dre, por aza­res del des­tino, e in­ter­nar­me en la sel­va tu­pi­da de Yu­ca­tán.

MA­RI­PO­SAS AZU­LES

“¿Pe­dis­te per­mi­so?”, pre­gun­tó Quet­zal mien­tras na­dá­ba­mos en el ce­no­te “Ma­ri­po­sa Azul”, el primero de nues­tro re­co­rri­do en el Ran­cho San Ge­ró­ni­mo, a unos cuan­tos ki­ló­me­tros de So­tu­ta, un po­bla­do pe­que­ño en el cen­tro geo­grá­fi­co de Yu­ca­tán, don­de co­mien­za la sel­va me­dia­na. “No. ¿Tú sí?” “Sí, siem­pre; y cuan­do sa­les le das las gra­cias”. Lo ha­bía ol­vi­da­do. Me preo­cu­pé un po­co por­que siem­pre tra­to de hon­rar los si­tios con­si­de­ra­dos sa­gra­dos, de res­pe­tar su es­pa­cio y asi­mi­lar­me a su at­mós­fe­ra fue­ra del tiem­po. “Cuan­do sal­gas das las gra­cias y ya”, me di­jo, al no­tar mi an­sie­dad in­ci­pien­te: no era pa­ra me­nos, las his­to­rias de bu­zos y na­da­do­res aho­ga­dos son co­mu­nes en Yu­ca­tán. Ya sa­bía es­to, pe­ro le pre­gun­té, “¿Qué se su­po­ne que ocu­rre si no lo ha­ces?”. Me res­pon­dió: “Es una cues­tión de res­pe­to, al­gu­nos di­cen que pue­des ya no sa­lir des­pués, pe­ro no te preo­cu­pes”.

Ha­bía­mos des­cen­di­do por una es­ca­le­ra rús­ti­ca de ma­de­ra. Arri­ba de no­so­tros, la luz del sol, ve­la­da por nu­bes mo­men­tá­neas, caía ca­si ver­ti­cal, pe­ro era pre­ci­so na­dar vi­go­ro­sa­men­te pa­ra en­trar en ca­lor. El agua olía a tie­rra re­mo­vi­da y a raí­ces, a los pe­que­ños fru­tos y ho­jas que ha­bían caí­do de los ár­bo­les que ro­dea­ban la bo­ca del dzo­not, su nom­bre ori­gi­nal en ma­ya que sig­ni­fi­ca ho­yo o pozo. Me afe­rré a unas raí­ces que des­cen­dían al agua pa­ra des­can­sar un po­co –esos ár­bo­les ha­bían cre­ci­do ma­jes­tuo­sa­men­te, be­bien­do de las pro­fun­di­da­des la re­sis­ten­cia al sol ca­si de pe­der­nal que caía so­bre ellos− y sen­tí en las pier­nas el cos­qui­lleo de unos pe­que­ños box­ka­yo’ob (ba­gres ne­gros), su­pues­ta­men­te cie­gos, comestibles, que ha­bi­tan los ce­no­tes y al­gu­nos po­zos de la Pe­nín­su­la.

Po­día que­dar­me flo­tan­do en la su­per­fi­cie, ob­ser­van­do las ra­mas de los ár­bo­les y las nu­bes, es­cu­chan­do las re­ver­be­ra­cio­nes sub­te­rrá­neas. No lle­ga­ba nin­gu­na voz ni rui­do de mo­to­res, me­lo­días, na­da. Cuan­do me sen­té en la ori­lla, ima­gi­né por qué lo ha­bían nom­bra­do “Ma­ri­po­sa Azul”: la po­si­ción del sol, el mo­vi­mien­to de las nu­bes y el fo­lla­je crea­ban ma­ti­ces de azul que, ima­gino, no po­dría­mos en­con­trar en un pan­to­ne y evo­ca­ban la sen­sa­ción de re­vo­lo­teo en el agua quie­ta. Vi las bur­bu­jas que los box-ka­yo’ob ha­cían al acer­car­se a la su­per­fi­cie y a los ca­ba­lli­tos del dia­blo, igual de azu­les que la co­la pen­du­lar del pá­ja­ro Toh.

“AQUÍ MU­RIÓ AL­GUIEN”

Des­pués de pe­dir per­mi­so, des­cen­di­mos al ce­no­te “Vir­gen”. Aun­que só­lo dis­ta­ba unos cuan­tos me­tros del an­te­rior, la ex­pe­rien­cia fue muy di­fe­ren­te. Era un ce­no­te ce­rra­do, tu­vi­mos que acos­tum­brar­nos a la os­cu­ri­dad pa­ra se­guir des­cen­dien­do por la es­ca­le­ri­lla. Des­pués, Quet­zal en­cen­dió una lin­ter­na y pu­de ver la bó­ve­da de es­ta­lac­ti­tas, las pa­re­des hú­me­das de pie­dra ca­li­za: blan­cas, gri­ses, co­lor pa­ja; for­ma­cio­nes que pa­re­cían cera de ve­la por su tex­tu­ra y abi­ga­rra­mien­to. Él me ex­pli­có que tu­vie­ra cui­da­do de no to­car las es­ta­lac­ti­tas en for­ma­ción ya que la gra­sa de las ma­nos in­ter­fe­ría con el pro­ce­so na­tu­ral de so­li­di­fi­ca­ción de los mi­ne­ra­les. El am­bien­te era hú­me­do y si­len­cio­so, es­cu­chá­ba­mos nues­tros pa­sos y na­da más. Tu­ve un pen­sa­mien­to es­pon­tá­neo “Aquí mu­rió al­guien”, pen­sé que tal vez me su­ges­tio­na­ba por el mis­ti­cis­mo del lu­gar, la me­mo­ria co­lec­ti­va, y me eché al agua, con­fia­da es­ta vez de unos flo­ta­do­res.

Mi en­tu­sias­mo ex­plo­ra­dor me lle­vó a ro­dear el ce­no­te a na­do pa­ra ob­ser­var de cer­ca las ro­cas y las for­ma­cio­nes. To­do era ri­sas y fe­li­ci­dad has­ta que… en un ni­cho na­tu­ral en la ro­ca que só­lo po­día ser apre­cia­do de fren­te vi ¡una ca­la­ve­ra! Era pe­que­ña, pro­ba­ble­men­te de un ni­ño o un ado­les­cen­te, ca­si a ras del agua, ahí, de­te­ni­da en la ro­ca. Des­pués de to­do, el pen­sa­mien­to del prin­ci­pio pa­re­cía no ha­ber si­do una ocu­rren­cia cual­quie­ra. Es muy sa­bi­do en­tre los yu­ca­te­cos que los an­ti­guos ma­yas ti­ra­ban cuer­pos sa­cri­fi­ca­dos a los ce­no­tes, con­sa­gra­dos al dios de la lluvia Chaac, des­pués de ha­ber­les prac­ti­ca­do la ex­trac­ción ri­tual del co­ra­zón; sin em­bar­go, aho­ra la his­to­ria se es­ca­pa­ba de los li­bros o de esa abs­trac­ción lla­ma­da “tra­di­ción oral” pa­ra ins­ta­lar­se jus­to ahí, en dos cuen­cas va­cías que pa­re­cían mi­rar­nos des­de un pa­sa­do sal­va­je.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.