En el mar, Síd­ney es más sa­bro­sa

SEIS KI­LÓ­ME­TROS DE COS­TA PA­RA CHI­COS Y GRAN­DES.

National Geographic Traveler (México) - - VIAJERO ILUSTRADO - Tex­to y fo­tos: MARCK GUTT­MAN

UNO DE LOS EN­CAN­TOS de la ciu­dad más gran­de de Aus­tra­lia es su cer­ca­nía con el mar. En Síd­ney, los ras­ca­cie­los, mu­seos de ar­te con­tem­po­rá­neo y cen­tros co­mer­cia­les dig­nos de una gran me­tró­po­li, no es­tán pe­lea­dos con la pla­ya y sus ai­res re­la­ja­dos. No im­por­ta en qué par­te de la ciu­dad te en­cuen­tres, un via­je de cuan­do mu­cho me­dia ho­ra bas­ta pa­ra cam­biar el rui­do del cla­xon por el del rom­per de las olas. Una de las fran­jas cos­te­ras más po­pu­la­res de Síd­ney es Bon­di-Coo­gee, al es­te de la ciu­dad. Ma­le­co­nes pa­ra an­dar en bi­ci, pis­ci­nas de olas na­tu­ra­les, es­cue­las de surf y can­chas pú­bli­cas de voleibol son al­gu­nos de los atrac­ti­vos que acom­pa­ñan a las cin­co pla­yas del co­rre­dor.

Coo­gee, al sur, es una de las fa­vo­ri­tas pa­ra fa­mi­lias. Su olea­je es mo­de­ra­do, la cos­ta­ne­ra sir­ve co­mo ci­clo­pis­ta y el ba­rran­co que cus­to­dia la bahía es un par­que es­cul­tó­ri­co que gri­ta pic­nic. La pla­ya cuen­ta con pis­ci­nas na­tu­ra­les for­ma­das por ro­cas y asa­do­res que cual­quie­ra pue­de usar. Ade­más, co­mo se pue­de lle­gar en trans­por­te pú­bli­co, hay res­tau­ran­tes y tien­das cer­ca y no ha­ce fal­ta ca­mi­nar más de cin­co mi­nu­tos si deseas cam­biar el pa­vi­men­to por are­na, Coo­gee es per­fec­ta pa­ra fa­mi­lias con ni­ños chi­cos. La si­guien­te pla­ya en di­rec­ción al nor­te es Clo­velly, una bahía tan es­tre­cha que con­vier­te al mar en una es­pe­cie de la­gu­na de agua sa­la­da. Aun­que la pla­ya tie­ne ape­nas 60 me­tros de lon­gi­tud es ideal pa­ra prac­ti­car es­nór­quel, dis­fru­tar de un mar po­co tem­pe­ra­men­tal y cons­truir cas­ti­llos de are­na.

El trío de pla­yas que fal­ta es el pa­raí­so de los sur­fers. Bron­te Beach, ade­más de olas re­ta­do­ras, tie­ne un par de pis­ci­nas de agua sa­la­da, res­tau­ran­tes y un par­que con jue­gos in­fan­ti­les. Ta­ma­ra­ma es con­si­de­ra­ble­men­te más chi­ca, pe­ro tam­bién gla­mo­ro­sa. La pla­ya no es tan con­cu­rri­da co­mo las otras y eso, pa­ra un sur­fer primerizo, es per­fec­to. El co­rre­dor ter­mi­na en Bon­di, la pla­ya más fa­mo­sa de Síd­ney. Es­ta bahía cuen­ta con dos clu­bes de surf, un ki­ló­me­tro de pla­ya, áreas verdes y un com­ple­jo de ba­ños de agua sa­la­da que tie­ne pis­ci­na pa­ra ni­ños. Ade­más del cen­te­nar de ca­fe­ci­tos, he­la­de­rías y tien­das que ta­pi­zan la cos­ta­ne­ra Camp­bell Pa­ra­de, los fi­nes de se­ma­na se po­ne un mer­ca­do iti­ne­ran­te a dos cua­dras de la pla­ya. Con ni­ños chi­qui­tos lo ideal es ele­gir una pla­ya fi­ja pa­ra pa­sar el día sin aje­treos, mien­tras que con ni­ños más gran­des el en­can­to es­tá en re­co­rrer las pa­sa­re­las que lle­van de una pla­ya a otra. Quién sa­be; en una de esas, el mar sor­pren­de con del­fi­nes o ba­lle­nas a la vis­ta.

Surf, voleibol y al­ber­cas na­tu­ra­les de agua sa­la­da en la pla­ya Coo­gee.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.