Con­quis­tan­do a la nin­fa Et­na

EL VOL­CÁN AC­TI­VO MÁS GRAN­DE DE EU­RO­PA TE ES­PE­RA PA­RA VI­VIR, LI­TE­RAL­MEN­TE, LA AVEN­TU­RA MÁS AR­DIEN­TE DE TU VI­DA.

National Geographic Traveler (México) - - VIAJERO ILUSTRADO - Tex­to y fo­tos: JES­SI­CA MO­RENO

SE­GÚN LA MI­TO­LO­GÍA GRIE­GA, Et­na fue una nin­fa que ayu­dó al pue­blo de Si­ci­lia a que­dar­se con la is­la y res­guar­dó de la gue­rra a es­te lu­gar don­de los ra­yos de Zeus se fa­bri­ca­ban. Hoy un vol­cán lle­va su nom­bre. El gi­gan­te que no ha de­ja­do de tra­ba­jar des­de ha­ce 500 mil años, to­mó su for­ma ac­tual ha­ce unos 30 mil con erup­cio­nes cons­tan­tes de di­ver­sas in­ten­si­da­des, sien­do la más re­cien­te en 2012. Pe­ro no te asus­tes, Et­na es más no­ble y me­nos pe­li­gro­sa de lo que pa­re­ce, aun­que cla­ro, hay que te­ner­le res­pe­to.

Los vul­ca­nó­lo­gos tie­nen bien con­tro­la­do su com­por­ta­mien­to ha­cien­do que sea fá­cil re­co­rrer sus crá­te­res, sí, crá­te­res, en plu­ral, pues su fuer­za es tal, que ne­ce­si­ta más de uno pa­ra li­be­rar ga­ses y la­va, hay va­rios la­te­ra­les a lo largo de la mon­ta­ña.

Día y no­che se al­can­zan a ver fu­ma­ro­las en la ci­ma del vol­cán; si el hu­mo es blan­co, es se­ñal de que es­tá tran­qui­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.