Mi Ba­rrio: Bo­lo­nia a tra­vés de sus pór­ti­cos

National Geographic Traveler (México) - - VIAJERO ILUSTRADO - por al­da­na chio­di

S e co­no­ce a es­ta ciu­dad ita­lia­na co­mo “la gor­da, la ro­ja y la doc­ta”. Pe­ro po­dría­mos agre­gar­le “la ciu­dad de los pór­ti­cos”. Los lla­ma­dos “pa­ra­guas del pue­blo” sur­gie­ron du­ran­te la Edad Me­dia por la cos­tum­bre de “alar­gar” ha­cia el ex­te­rior el pi­so de la pri­me­ra plan­ta y am­pliar el es­pa­cio in­te­rior. El sa­lien­te se sos­te­nía con vi­gas de ma­de­ra apo­ya­das en pie­dras. Esos “pa­ra­guas” no so­lo pro­te­gen de la llu­via, sino del sol abra­sa­dor en ve­rano y son una cons­tan­te in­vi­ta­ción a ca­mi­nar por sus más de 40 ki­ló­me­tros en el cas­co his­tó­ri­co.

Par­ti­mos de al­gún pun­to en la 1. VIA CASTIGLIONE, don­de sus pór­ti­cos en to­nos ro­jos, anaran­ja­dos y ama­ri­llos nos brin­dan una som­bra ex­qui­si­ta. A me­di­da que nos acer­ca­mos a la

2. PIAZ­ZA DE­LLA MERCANZIA, las co­lum­nas de la­dri­llos re­em­pla­zan las de co­lo­res y los pór­ti­cos de­jan de la­do el de­gra­dé pin­to­res­co pa­ra im­preg­nar­le al pa­seo un ai­re me­die­val. A unos po­cos me­tros de la Piaz­za de­lla Mercanzia se en­cuen­tran las “Dos To­rres”, sím­bo­lo de la ciu­dad. En­tre los si­glos xii y xiii se cons­tru­ye­ron más de 100 to­rres, pe­ro en la ac­tua­li­dad so­lo que­dan unas 20. De ellas des­ta­can dos: Asi­ne­lli y Ga­ri­sen­da. La pri­me­ra es la más al­ta y tie­ne 498 es­ca­lo­nes. La se­gun­da se ca­rac­te­ri­za por su le­ve in­cli­na­ción.

Des­de am­bas to­rres ca­mi­na­mos por la strada Mag­gio­re, don­de es­tá la 3. CA­SA ISOLANI, uno de los po­cos pór­ti­cos de ma­de­ra que que­dan en la ac­tua­li­dad. Si bien fue res­tau­ra­do

en 1877, con­ser­va su al­tu­ra (nue­ve me­tros) y sus atri­bu­tos ori­gi­na­les. Unos me­tros más ade­lan­te nos sor­pren­de­rá el es­pa­cio­so por­ti­ca­do que pre­sen­ta la 4. BA­SÍ­LI­CA DE SAN­TA MARIA DEI

SER­VI, cons­trui­da en la se­gun­da mi­tad del si­glo xiv. Des­de allí do­bla­mos ha­cia la iz­quier­da por la Via Gue­rraz­zi y lle­ga­mos a San­to Ste­fano, don­de po­dre­mos dis­fru­tar uno de los lugares más lin­dos: la Piaz­za San­to Ste­fano, jun­to con los pa­la­cios que la ro­dean y sus pór­ti­cos; un lu­gar ideal pa­ra des­can­sar y ob­ser­var de­ta­lles co­mo las ca­be­zas ta­lla­das que so­bre­sa­len des­de unos círculos en el por­ti­ca­do del 5. PA­LA­CIO BOLOGNINI AMORINI.

Nue­va­men­te, des­de las dos to­rres, to­ma­mos la Via Zam­bo­ni y do­bla­mos en la Via Mar­sa­la, don­de se en­cuen­tra uno de los

más an­ti­guos de la ciu­dad: el del 6. PA­LA­CIO GRASSI. Con­ti­nua­mos has­ta la 7. CO­MER­CIAL AVE­NI­DA INDEPENDENZA pa­ra ob­ser­var unos pór­ti­cos más es­pa­cio­sos y altos, cons­trui­dos en 1888, cuan­do se abrió el tra­zo de la ave­ni­da.

Se­gui­mos el ca­mino has­ta la 8. PIAZ­ZA MAG­GIO­RE, en la que se en­cuen­tra la igle­sia de San Pe­tro­nio, el cual ve­mos de fren­te pa­ra gi­rar a la de­re­cha y ob­ser­var uno de los pór­ti­cos más co­no­ci­dos y vi­si­ta­dos: el de 9. PAVAGLIONE, con 139 me­tros de largo. Ba­jo es­te se en­cuen­tra el pa­la­cio de Ar­chi­gim­na­sio, don­de fun­cio­nó la pri­me­ra se­de de la Uni­ver­si­dad de Bo­lo­nia. Vale la pe­na en­trar y co­no­cer la co­lec­ción de más de 7 000 bla­so­nes que de­co­ran sus pa­re­des y te­chos. An­tes de con­ti­nuar el pa­seo

po­de­mos per­der­nos en­tre las ca­lle­jue­las del 10. CUA­DRI­LÁ­TE­RO, en el que fun­cio­na­ba el mer­ca­do me­die­val y don­de po­de­mos dis­fru­tar más de 140 pro­duc­tos con de­no­mi­na­ción de ori­gen que ha­cen des­ta­car a la re­gión de Emi­lia-Ro­ma­ña.

Por la 11. VIA FARINI, otra ca­lle co­mer­cial del cen­tro, lla­man la aten­ción los pór­ti­cos con pin­tu­ras de­co­ra­ti­vas en ar­ca­das y te­chos. Es­ta exu­be­ran­te de­co­ra­ción con­tras­ta con los pór­ti­cos más ba­jos y sen­ci­llos que re­co­rren la ca­lle San­ta Ca­te­ri­na y el an­ti­guo ba­rrio ju­dío, cer­ca de la 12. CA­LLE DELL’INFERNO. Bo­lo­nia es “La ciu­dad de los pór­ti­cos”, los cua­les te re­ci­ben co­mo el abra­zo de un ami­go y sim­bo­li­zan el es­pí­ri­tu aco­ge­dor que tie­nen la ciu­dad y sus ha­bi­tan­tes.

Al­gu­nos pór­ti­cos de la ciu­dad han he­cho ré­cords por ser los más lar­gos, an­chos y altos.

La Via Farini es una ca­lle co­mer­cial que vale la pe­na vi­si­tar pa­ra co­no­cer sus pro­duc­tos fres­cos y listos pa­ra de­gus­tar (arri­ba).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.