Ex­plo­ra­dor: di­no­sau­rio me­xi­cano

Dos ca­be­zas pien­san co­mo tres

National Geographic Traveler (México) - - VIAJERO ILUSTRADO - por clau­dia muz­zi fo­to­gra­fías de mau­ri­cio ra­mos

S iem­pre me han lla­ma­do la aten­ción las du­plas crea­ti­vas, esas que con­si­guen un re­sul­ta­do ma­yor que la me­ra su­ma de sus par­tes. No se tra­ta de que ca­da uno sea ge­nial, sino de una suer­te de ter­ce­ra iden­ti­dad res­pon­sa­ble de la crea­ción. En las ar­tes so­bran ejem­plos: los her­ma­nos Cohen; Pe­ter Fis­chli y Da­vid Weiss; Dol­ce & Gab­ba­na; Her­zog y De Meu­ron, por men­cio­nar al­gu­nos.

Sin te­ner cer­te­za, me pa­re­ce que, tras pa­sar mu­cho tiem­po jun­tos, dos per­so­nas que com­par­ten afi­ni­da­des y ob­se­sio­nes co­mien­zan a ten­der hi­los pa­ra te­jer una red que fun­cio­na co­mo una es­pe­cie de mente col­me­na, la cual ya no pien­sa co­mo nin­guno de los dos en par­ti­cu­lar. En la cien­cia, es­to ocu­rre to­do el tiem­po. La acu­mu­la­ción del co­no­ci­mien­to ha­ce las ve­ces del sus­tra­to del que se ges­tan nue­vas ideas (de he­cho, no es inusual que dos científicos, en lugares di­fe­ren­tes y sin con­tac­to en­tre sí, lle­guen a una idea muy si­mi­lar ca­si al mis­mo tiem­po).

En Mé­xi­co, una pa­re­ja de pa­leon­tó­lo­gos en­gar­za sus men­tes y lo­gra ha­llaz­gos es­pec­ta­cu­la­res. Ha­ce dos años con­tac­té a Ru­bén Guz­mán pa­ra un ar­tícu­lo so­bre di­no­sau­rios me­xi­ca­nos, pa­ra Na­tio­nal Geo­grap­hic en es­pa­ñol. En un pri­mer via­je de

scou­ting a Sal­ti­llo co­no­cí a su co­le­ga, Héc­tor Ri­ve­ra, en­car­ga­do del de­par­ta­men­to de pa­leon­to­lo­gía en el Museo del De­sier­to. Se co­no­cían de tiem­po atrás. Así, tu­vi­mos la suer­te de que nos acom­pa­ña­ran a al­gu­nos de los si­tios pa­leon­to­ló­gi­cos más im­por­tan­tes de la re­gión: Las Águi­las, don­de se en­con­tra­ron hue­llas fo­si­li­za­das de di­no­sau­rios, y el rancho Quin­ta­ni­lla, en el que ha­bía tra­ba­jos de ex­ca­va­ción.

Fue en es­te úl­ti­mo, mien­tras sor­teá­ba­mos las plan­tas es­pi­no­sas que cu­brían el te­rreno pa­ra to­mar fo­to­gra­fías, don­de les pe­di­mos que po­sa­ran con sus ins­tru­men­tos so­bre un mon­tícu­lo, co­mo si des­en­te­rra­ran un fó­sil. Así lo hi­cie­ron, pe­ro la se­sión fo­to­grá­fi­ca pron­to se con­vir­tió en otra co­sa. Las pie­dras, al pa­re­cer, eran fó­si­les. No­so­tros, los de afue­ra, de­ja­mos de exis­tir. Sin de­cir na­da, tan­tea­ban, ba­rrían y aca­ri­cia­ban lo que se re­ve­la­ría co­mo un enor­me fó­sil que re­que­ri­ría ma­qui­na­ria pe­sa­da pa­ra des­en­te­rra­se. En ese tiem­po no in­ter­cam­bia­ron pa­la­bra, pe­ro sus ges­tos pa­re­cían en­sa­ya­dos, ca­si co­reo­gra­fia­dos; sa­bían cuán­do ex­ca­var, cuán­do pa­rar. Al fi­nal del tran­ce, di­je­ron al uní­sono: “un ce­ra­tóp­si­do”.

Héc­tor y Ru­bén se co­no­cie­ron en no­viem­bre de 2005, du­ran­te la X Se­ma­na Na­cio­nal de Pa­leon­to­lo­gía que or­ga­ni­zó el Museo del De­sier­to y el Cen­tro INAH –Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de An­tro­po­lo­gía e His­to­ria–, en Coahui­la. Ru­bén ya ha­bía con­tac­ta­do al museo pa­ra so­li­ci­tar in­for­mes del even­to y fue Héc­tor Ri­ve­ra quien le con­tes­tó el co­rreo y le hi­zo lle­gar la in­for­ma­ción. Ahí tu­vie­ron la opor­tu­ni­dad de co­no­cer­se y acor­da­ron lle­var a ca­bo tra­ba­jos en con­jun­to.

Am­bos se in­te­gra­ron al pro­yec­to “Di­no­sau­rios de la Re­gión De­sier­to de Coahui­la”, que Héc­tor ha­bía ini­cia­do un año an­tes, con una tem­po­ra­da de cam­po en el nor­te de es­te es­ta­do y la re­gión de Al­ta­res, en Chihuahua. Su pri­mer tra­ba­jo en co­la­bo­ra­ción fue el pri­mer re­gis­tro del di­no­sau­rio Ala­mo­sau­rus, el cual con­fir­mó la pre­sen­cia de es­te sau­ró­po­do –“cue­llo largo”– en Mé­xi­co, en 2006.

Ru­bén y Héc­tor lo­gra­ron una si­ner­gia po­si­ti­va al tra­ba­jar jun­tos, lo que, en pa­la­bras de Ru­bén, les per­mi­te lle­gar más le­jos de lo que po­drían al­can­zar de ma­ne­ra in­de­pen­dien­te: “Héc­tor es pru­den­te y re­ser­va­do en cuan­to a di­vul­gar re­sul­ta­dos o ha­cer pre­dic­cio­nes, es me­tó­di­co y con­cen­tra­do; uno de los pa­leon­tó­lo­gos más pro­duc­ti­vos y con ma­yor téc­ni­ca, nun­ca pier­de de vis­ta un ob­je­ti­vo. Yo, por otro la­do, soy un apa­sio­na­do, to­mo ries­gos que nos han per­mi­ti­do al­can­zar lo­gros; ca­si to­dos los días ge­ne­ro ideas que po­dría con­ver­tir en pro­yec­tos con una bue­na do­sis de crea­ti­vi­dad”.

De es­ta for­ma han rea­li­za­do nue­vos re­gis­tros pa­ra Mé­xi­co del di­no­sau­rio aco­ra­za­do, del gru­po de los an­qui­lo­sáu­ri­dos no­do­sáu­ri­dos, del gé­ne­ro Ed­mon­to­nia, y del cro­co­di­liano ali­ga­tó­ri­do gi­gan­te Dei­no­su­chus; tam­bién re­por­ta­ron evi­den­cia de la de­pre­da­ción de es­te ali­ga­tó­ri­do gi­gan­te a tra­vés de una vér­te­bra de ha­dro­sáu­ri­do y des­cu­brie­ron un ce­men­te­rio de es­te úl­ti­mo. Su tra­ba­jo ha si­do pu­bli­ca­do por la Uni­ver­si­dad de In­dia­na y pre­sen­ta­do en con­gre­sos de pa­leon­to­lo­gía na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les.

Pe­ro qui­zá sea en su tra­ba­jo más re­cien­te en el que cua­jan tan­tos años de co­la­bo­ra­ción e in­ves­ti­ga­ción. En la por­ta­da de di­ciem­bre de 2016 de Na­tio­nal Geo­grap­hic en es­pa­ñol, apa­re­ció la ilustración del “Di­no­sau­rio X”, nom­bre pro­vi­sio­nal del ce­ra­tóp­si­do coahuilense que des­cu­brie­ron Héc­tor y Ru­bén. Es­te ar­tícu­lo fue re­sul­ta­do del pri­mer acer­ca­mien­to que tu­ve con Ru­bén, ha­ce dos años. La in­ves­ti­ga­ción, sin em­bar­go, se re­mon­ta­ba mu­cho tiem­po atrás: “aun­que fue un pro­ce­so largo, ha si­do muy gra­ti­fi­can­te in­vo­lu­crar­nos en ca­si to­das las fa­ses del tra­ba­jo, des­de los ha­llaz­gos en cam­po has­ta el re­co­no­ci­mien­to de un or­ga­nis­mo nue­vo pa­ra la cien­cia y la re­dac­ción del ar­tícu­lo for­mal”.

Has­ta el cie­rre de esa edi­ción fal­ta­ba una pieza más, la ce­re­za del pas­tel: el nom­bre de es­te di­no­sau­rio de una es­pe­cie y un gé­ne­ro nue­vos. Hoy, con gran sa­tis­fac­ción, pre­sen­ta­mos al nue­vo ce­ra­tóp­si­do: Yehue­cauh­ce­ra­tops mu­dei.

Pe­ro es­te lo­gro no es el fi­nal del ca­mino, sino un ali­cien­te pa­ra que es­ta du­pla crea­ti­va con­ti­núe su tra­ba­jo. Uno de los pro­yec­tos en puer­ta se­rá en Bo­li­via: “va­mos a es­tu­diar lo­ca­li­da­des que pre­sen­tan hue­llas de di­no­sau­rio; se in­ves­ti­ga­rán con es­cá­ner pa­ra ob­te­ner una im­pre­sión en 3D y po­der in­ter­pre­tar có­mo se for­ma­ron los me­ga­ya­ci­mien­tos de hue­llas (me­ga­track­si­tes)”, di­ce Ru­bén. Más allá de las hue­llas de di­no­sau­rio, hay que se­guir las de es­te par de ge­nios de la pa­leon­to­lo­gía. No ca­be du­da de que sor­pren­de­rán de nue­vo a la cien­cia.

Los pa­leon­tó­lo­gos ha­cen tra­ba­jo de cam­po en va­rios si­tios, uno de ellos es el rancho Quin­ta­ni­lla.

Los pa­leon­tó­lo­gos ana­li­zan el hue­so, cla­ve y eje de la in­ves­ti­ga­ción, en el Museo del De­sier­to.

El hue­so fo­si­li­za­do mues­tra el te­ji­do tra­be­cu­lar –o es­pon­jo­so–, de lo que al­gu­na vez fue un di­no­sau­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.