48 ho­ras: Co­lo­nia

La pe­que­ña gran ur­be ale­ma­na

National Geographic Traveler (México) - - VIAJERO ILUSTRADO - tex­to y fo­tos: marck guttman

Co­lo­nia es una ciu­dad que se en­tien­de bien con los ca­fés in­de­pen­dien­tes, las mues­tras irre­ve­ren­tes de ar­te y las tem­pe­ra­tu­ras me­nos frías del país, tí­tu­lo que en te­rri­to­rio ger­mano no de­be to­mar­se a la li­ge­ra. La es­té­ti­ca ar­qui­tec­tó­ni­ca, acos­tum­bra­da a mo­de­los ecléc­ti­cos, in­clu­ye ade­más sen­de­ros cu­bier­tos de ca­ta­ri­nas y pe­que­ños vi­ñe­dos a ori­llas del Rin. Re­li­quias mágicas, bos­ques ol­vi­da­dos y cer­ve­za ar­te­sa­nal son al­gu­nos de los se­cre­tos que guar­da la cuar­ta ciu­dad más gran­de de Ale­ma­nia y, sin du­da, la más per­fu­ma­da.

Co­mo sue­le su­ce­der en las ciu­da­des eu­ro­peas, per­der­se en el cen­tro es más emo­cio­nan­te que pro­ble­má­ti­co. La ma­yo­ría de los íco­nos his­tó­ri­cos de Co­lo­nia se en­cuen­tra en la par­te nor­te del ba­rrio vie­jo, co­no­ci­do co­mo Al­ts­tadt Nord. Re­co­rrer sus ca­lles, a me­nu­do en­re­da­das, es un buen pun­to de par­ti­da pa­ra des­cu­brir con­tras­tes ar­qui­tec­tó­ni­cos, cer­ve­ce­rías tra­di­cio­na­les y un par de edi­fi­cios que so­bre­vi­vie­ron –a me­dias– los bom­bar­deos du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Al­gu­nos de es­tos, co­mo el ayun­ta­mien­to y el museo de ar­te sa­cro Ko­lum­ba

(ko­lum­ba.com), in­te­gran di­se­ños con­tem­po­rá­neos con ves­ti­gios gó­ti­cos y ro­má­ni­cos de las cons­truc­cio­nes ori­gi­na­les.

¿Al­gu­na vez se pre­gun­ta­ron por qué a las lo­cio­nes se les co­no­ce co­mo “agua de co­lo­nia” o “co­lo­nia”? La res­pues­ta es­tá en es­te rin­cón de Ale­ma­nia, en un lo­cal que, des­de ha­ce un par de si­glos, pro­du­ce la esen­cia que re­vo­lu­cio­nó la in­dus­tria de la per­fu­me­ría. Cuen­ta la le­yen­da que, du­ran­te los pri­me­ros años del si­glo xviii, Gio­van­ni Maria Fa­ri­na, un in­mi­gran­te ita­liano, desa­rro­lló su fra­gan­cia es­tre­lla. En honor a la ciu­dad que lo co­bi­jó, Fa­ri­na nom­bró a su crea­ción eau de Co­log­ne. El per­fu­me de Fa­ri­na (fa­ri­na1709.com), una mez­cla de al­cohol pu­ro con ingredientes na­tu­ra­les co­mo vio­le­ta, ber­ga­mo­ta y sán­da­lo, to­da­vía se pro­du­ce de for­ma ar­te­sa­nal. Y la re­ce­ta,

más o me­nos se­cre­ta, si­gue en manos de su fa­mi­lia, que ha ad­mi­nis­tra­do la com­pa­ñía por ocho ge­ne­ra­cio­nes. Otra fra­gan­cia em­ble­má­ti­ca que no pue­des de­jar de oler es 4711 (4711.com), que se pro­du­ce des­de ha­ce más de 200 años con la mis­ma fór­mu­la. Las dos tien­das, se­pa­ra­das por 400 me­tros, pue­den vi­si­tar­se en Al­ts­tadt Nord.

En es­te mis­mo sec­tor de la ciu­dad se en­cuen­tra uno de los mu­seos más im­por­tan­tes de ar­te mo­derno y con­tem­po­rá­neo: el Lud­wig (mseum-lud­wig.de). Na­ci­do en la dé­ca­da de los se­ten­ta, di­fun­de el ar­te de los si­glos xx y xxi. La co­lec­ción per­ma­nen­te in­clu­ye fo­to­gra­fías, pin­tu­ras, es­cul­tu­ras, ins­ta­la­cio­nes so­no­ras, vi­deoar­te y per­for­man­ce. Tie­ne una de las co­lec­cio­nes de ex­pre­sio­nis­mo más sus­tan­cio­sas de Eu­ro­pa y la ter­ce­ra co­lec­ción de Pi­cas­so más gran­de del mun­do. Car­tier Bres­son, Lich­tens­tein, Ba­se­litz, Moholy-Nagy, Po­llock, Roth­ko, Sierra y Ste­lla son al­gu­nos de los nom­bres que pro­ta­go­ni­zan las obras del Lud­wig, sin con­tar las ex­hi­bi­cio­nes tem­po­ra­les.

Eh­ren­feld, otro ba­rrio im­per­di­ble, es­tá a so­lo cua­tro ki­ló­me­tros del cen­tro; es fa­mo­so por sus ba­res lo­ca­les, tien­das de di­se­ño in­de­pen­dien­te y ar­te ca­lle­je­ro po­co re­ca­ta­do. Dos pa­ra­das de tren, que se tra­du­cen en un via­je de 10 mi­nu­tos, bas­tan pa­ra cam­biar los de­li­rios de gran­de­za del Al­ts­tadt por los ai­res re­la­ja­dos de es­ta zo­na. Los ha­bi­tan­tes de Eh­ren­feld lo han he­cho fa­mo­so, en­tre otras co­sas, por su adic­ción a la ca­feí­na. Van Dyck Rös­te­rei (vandyck­kaf­fee.de), en la ca­lle Kör­ner, es un lo­cal pe­que­ño don­de la tos­ta­do­ra de ca­fé, la ba­rra co­mu­nal y la má­qui­na de ex­pre­so con­vi­ven sin fron­te­ras. Las op­cio­nes de in­fu­sión in­clu­yen ae­ro­press, mok­ka y pren­sa fran­ce­sa.

Scha­mong (kaf­fee­roes­ter.de), en la ca­lle Ven­loer, es otra de las jo­yas ca­fe­te­ras de la ciu­dad. Aun­que en tér­mi­nos de in­terio­ris­mo el lo­cal no es pre­ci­sa­men­te me­mo­ra­ble, la ca­fe­te­ría pre­su­me la tos­ta­do­ra co­lo­ne­sa más an­ti­gua, ade­más de cur­sos de cer­ti­fi­ca­ción co­mo ba­ris­ta ava­la­dos por la Spe­cialty Coffee As­so­cia­tion of Eu­ro­pe.

A 40 ki­ló­me­tros al sur de la ciu­dad se en­cuen­tra Kö­nigs­win­ter, aldea que, du­ran­te la épo­ca de las dos Ale­ma­nias, sir­vió co­mo si­tio va­ca­cio­nal pa­ra las fa­mi­lias de abo­len­go; hoy es un pue­blo tran­qui­lo. El en­can­to del lu­gar es su jar­dín: es­tá cus­to­dia­do por el río Rin y las Sie­te Mon­ta­ñas, una co­lec­ción de co­li­nas ta­pi­za­das de bos­que vir­gen. Ki­ló­me­tros de sen­de­ros se­ña­li­za­dos y abier­tos al pú­bli­co, co­nec­tan los pue­blos de la re­gión en la que los vi­ñe­dos artesanales, mi­ra­do­res ocul­tos y cas­ti­llos en rui­nas son los pro­ta­go­nis­tas.

Fren­te a la estación cen­tral de Co­lo­nia se en­cuen­tra el le­gen­da­rio Hohen­zo­llern, un puen­te de ace­ro que atra­vie­sa el Rin. Ade­más de ser una vía fé­rrea, tam­bién se pue­de cru­zar ca­mi­nan­do o en bi­ci­cle­ta. Co­mo mu­chos otros puen­tes, no se

ha sal­va­do de la pla­ga de can­da­dos –en la creen­cia po­pu­lar, las pa­re­jas los co­lo­can pa­ra ju­rar­se amor– que se es­par­ce por el Vie­jo Mun­do. Sin em­bar­go, es­to no es lo más ro­mán­ti­co que ofre­ce el si­tio: los atar­de­ce­res vis­tos des­de aquí les lle­van la de­lan­te­ra a las pro­me­sas de amor eterno que lo ador­nan, pues a es­ta ho­ra del día, Co­lo­nia pre­su­me sus me­jo­res postales, o qui­zá las se­gun­das me­jo­res. Del otro la­do del Hohen­zo­llern se en­cuen­tra Köln­trian­gle (koeln­trian­gle­pa­no­ra­ma.de), uno de sus ras­ca­cie­los más em­ble­má­ti­cos. Aun­que el edi­fi­cio no es el más al­to de Co­lo­nia, su te­rra­za sir­ve co­mo mi­ra­dor pa­no­rá­mi­co. Cien me­tros so­bre el sue­lo bas­tan pa­ra ver los vie­jos em­pe­dra­dos del cen­tro y la mí­ti­ca ca­te­dral, don­de, di­cen, se en­cuen­tran los res­tos de los Re­yes Ma­gos.

Por unos 60 dó­la­res es po­si­ble ob­te­ner un per­fu­me Fa­ri­na de 200 ml (izq.). Las sa­las de ex­hi­bi­ción del museo Lud­wig mues­tran crea­cio­nes de au­to­res con­tem­po­rá­neos (arri­ba). El stree­tart es­tá pre­sen­te en ca­lles, pa­re­des, puer­tas e in­clu­so el sue­lo de...

Co­no­cer dis­tin­tos pun­tos de la ciu­dad y sus al­re­de­do­res es fá­cil en el sis­te­ma de trans­por­te pú­bli­co.

La ca­te­dral de Co­lo­nia es uno de los po­cos edi­fi­cios que so­bre­vi­vie­ron a la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial.

En el sen­ti­do de las ma­ne­ci­llas del re­loj: exis­ten ca­fe­te­rías ex­ce­len­tes en la me­tró­po­li. Al igual que en los puen­tes de Pa­rís, en es­ta ciu­dad ale­ma­na hay pla­ga de can­da­dos. Kö­nigs­win­ter es una aldea tran­qui­la pa­ra ve­ra­near jun­to al Rin.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.