RUM­BO AL EM­PA­RRI­LLA­DO

LA PRE­PA­RA­CIÓN Y EL CA­LEN­DA­RIO DE TRA­BA­JO DE LOS JU­GA­DO­RES DE LA NFL, DES­DE QUE FI­NA­LI­ZA EL SU­PER BOWL, HAS­TA QUE INI­CIA LA PRE TEM­PO­RA­DA

NFL Record - - News - ALAN OSOR­NIO

Tras el Su­per Bowl, los días se vuel­ven lar­gos; los afi­cio­na­dos an­he­lan el ini­cio de una nue­va cam­pa­ña y los equi­pos co­mien­zan a pre­pa­rar­se de di­fe­ren­tes for­mas has­ta lle­gar al día mar­ca­do. En apa­rien­cia, el ovoi­de se de­tie­ne y los ju­ga­do­res sa­len de es­ce­na, sin em­bar­go, la la­bor de las fran­qui­cias se du­pli­ca para pre­pa­rar la nue­va tem­po­ra­da.

El ca­mino ini­cia a me­dia­dos de fe­bre­ro, con el ‘Scou­ting Com­bi­ne’, even­to en el que más de 300 pros­pec­tos para la NFL son so­me­ti­dos a prue­bas fí­si­cas, mé­di­cas, psi­co­ló­gi­cas y cog­ni­ti­vas.

Las prue­bas fí­si­cas rea­li­za­das por los ju­ga­do­res son seis: ca­rre­ra de 40 yar­das en el me­nor tiem­po po­si­ble; bench press, don­de se mi­de la fuer­za al le­van­tar, la ma­yor can­ti­dad de ve­ces po­si­ble y sin des­can­so, 102 ki­lo­gra­mos en press de ban­ca; drill de tres co­nos, para cal­cu­lar la ca­pa­ci­dad de reac­ción, equi­li­brio y ex­plo­si­vi­dad; shuttle run o tam­bién co­no­ci­da co­mo 5-10-5, don­de el ju­ga­dor rea­li­za re­co­rri­dos a ve­lo­ci­dad en es­pa­cios re­du­ci­dos; y sal­to de lon­gi­tud y ver­ti­cal para me­dir la ca­pa­ci­dad de al­can­ce y po­ten­cia.

Un mes más tar­de, los equi­pos re­fuer­zan sus fi­las a tra­vés de las contrataci­ones du­ran­te la agen­cia li­bre y en los días pos­te­rio­res se rea­li­za la reunión anual de la NFL, en la que se dis­cu­ten asun­tos re­gla­men­ta­rios y lo­gís­ti­cos res­pec­to a la tem­po­ra­da en­tran­te; en ma­yo, el mer­ca­do de trans­fe­ren­cias se sa­cu­de con el Draft. Tres días lle­nos de sor­pre­sas y elec­cio­nes de­ter­mi­nan­tes para las fran­qui­cias.

Las se­ña­les de vi­da van in­cre­men­tan­do en abril, con el ini­cio de la tem­po­ra­da ba­ja, la cual cons­ta de tres fa­ses: en la pri­me­ra, de dos semanas de duración, se rea­li­zan

tra­ba­jos de fuer­za, acon­di­cio­na­mien­to y ejer­ci­cios de reha­bi­li­ta­ción, to­do con los no­va­tos del equi­po. Los en­tre­na­do­res tie­nen prohi­bi­do in­ter­ac­tuar y los ju­ga­do­res no pue­den uti­li­zar ba­lo­nes si se en­cuen­tran en el cam­po de jue­go.

Du­ran­te la se­gun­da eta­pa, de tres semanas de duración, se re­por­tan los ju­ga­do­res ve­te­ra­nos. Se pue­den su­mar ejer­ci­cios in­di­vi­dua­les y prác­ti­cas, aun­que sin con­tac­to di­rec­to en­tre ofen­si­va y de­fen­si­va. Los en­tre­na­do­res pue­den in­gre­sar al te­rreno y el tra­ba­jo con ba­lón es­tá per­mi­ti­do, siem­pre y cuan­do las ju­ga­das ofen­si­vas y de­fen­si­vas se eje­cu­ten sin al­guien del otro la­do de la lí­nea de gol­peo.

Por úl­ti­mo, en la ter­ce­ra fa­se, de cua­tro semanas de duración, se in­clu­yen los mi­ni­cam­pa­men­tos, ya sean obli­ga­to­rios o vo­lun­ta­rios, y las ac­ti­vi­da­des or­ga­ni­za­das por el equi­po (OTA), siem­pre de ca­rác­ter vo­lun­ta­rias.

Du­ran­te las ‘OTAs’, los ju­ga­do­res rea­li­zan ejer­ci­cios sin in­ter­ac­ción di­rec­ta en­tre ofen­si­va y de­fen­si­va, con una duración má­xi­ma de dos ho­ras en el cam­po de jue­go y sin uti­li­zar el equi­pa­mien­to com­ple­to. Es allí don­de los en­tre­na­do­res co­mien­zan a ana­li­zar el desem­pe­ño in­di­vi­dual y las nue­vas ca­ras em­pie­zan a co­no­cer no só­lo a sus com­pa­ñe­ros, sino los es­que­mas y li­bros de ju­ga­das de su nue­vo equi­po.

A fi­na­les de ju­nio se rea­li­za el ‘Roo­kie Sym­po­sium’, plá­ti­cas don­de se orien­ta a los nue­vos ju­ga­do­res de la NFL y se les ex­pli­ca có­mo com­por­tar­se en la li­ga, con­se­jos y re­co­men­da­cio­nes para que en­tien­dan el mundo del fut­bol ame­ri­cano pro­fe­sio­nal.

La si­guien­te fa­se, lle­va­da a ca­bo en ju­lio, es de las más im­por­tan­tes: el ini­cio de los campos de en­tre­na­mien­to. Los en­tre­na­do­res che­can ca­da de­ta­lle de los ju­ga­do­res, in­clui­do su es­ta­do fí­si­co y el pe­so con el que re­por­tan. Los más exi­gi­dos en cues­tio­nes de bás­cu­la son los li­nie­ros de- fen­si­vos y ofen­si­vos, quie­nes re­por­tan con un pe­so ma­yor a los 140 ki­lo­gra­mos e in­clu­so al­can­zan los 170 ki­lo­gra­mos, co­mo Mi­chael Jas­per, ju­ga­dor de las Pan­te­ras de Ca­ro­li­na.

La exi­gen­cia an­te­rior se ha con­ver­ti­do en una ten­den­cia den­tro de la NFL en los úl­ti­mos años, ya que los en­tre­na­do­res mo­ti­van a sus ju­ga­do­res a su­bir de pe­so para in­ti­mi­dar más a los ri­va­les, de­jan­do a un la­do la ca­li­dad de vi­da de los ju­ga­do­res. Un es­tu­dio re­cien­te pu­bli­ca­do en la Re­vis­ta de la Aso­cia­ción Mé­di­ca Es­ta­dou­ni­den­se (JAMA), re­por­tó que el 56 por cien­to de los ju­ga­do­res de la li­ga pa­de­cen obesidad. Al mar­gen de ello, la com­pe­ten­cia por la ti­tu­la­ri­dad y la in­ten­si­dad de los en­tre­na­mien­tos con­ti­núan, has­ta ha­cer el re­cor­te ofi­cial de 75 a 53 ju­ga­do­res.

Lle­ga agos­to y los afi­cio­na­dos aca­ban el ayuno con el tra­di­cio­nal ‘Jue­go del Sa­lón de la Fa­ma’, que da ini­cio de ma­ne­ra ofi­cial a una pre­tem­po­ra­da más. Los en­cuen­tros de pre­pa­ra­ción con­ti­núan en las si­guien­tes cua­tro semanas, con la in­ten­ción de to­mar rit­mo de cara al ini­cio de cam­pa­ña; en sep­tiem­bre, ovoi­de y ju­ga­do­res vuel­ven a atraer los re­flec­to­res.

La otra cara del ovoi­de No to­do es pre­pa­ra­ción en el cam­po du­ran­te el re­ce­so de la tem­po­ra­da. Un pu­ña­do de ju­ga­do­res apro­ve­cha el des­can­so para ge­ne­rar ga­nan­cias a tra­vés de la pu­bli­ci­dad y acuer­dos co­mer­cia­les. El ejemplo más cla­ro es Pey­ton Man­ning, el ele­men­to más me­diá­ti­co de la NFL. El año pa­sa­do, los in­gre­sos del ju­ga­dor de los Bron­cos ron­da­ron los 12 mi­llo­nes de dó­la­res, el de­por­tis­ta nú­me­ro 21 den­tro de la lis­ta de me­jo­res pa­ga­dos; por otra par­te, De­rrick Co­le­man, ju­ga­dor de los Hal­co­nes Ma­ri­nos, in­cur­sio­nó en los pa­tro­ci­nios a ini­cios de este año, al ser la ima­gen de una re­co­no­ci­da mar­ca de pi­las.

Fi­nal­men­te, co­mo as­pec­to ne­ga­ti­vo, des­ta­can ele­men­tos co­mo Josh Gor­don, de Cle­ve­land; Ray Ri­ce, de Bal­ti­mo­re; o Al­don Smith, de San Fran­cis­co, que re­cien­te­men­te apro­ve­cha­ron el pa­ro de ac­ti­vi­da­des para liar­se en pro­ble­mas le­ga­les, ya sea por con­du­cir en es­ta­do de ebrie­dad, con­su­mir sus­tan­cias ile­ga­les o por vio­len­cia do­més­ti­ca.

LÁS ÁGUI­LAS DE FI­LA­DEL­FIA du­ran­te su ca­len­ta­mien­to pre­vio ya equi­pa­dos en su cam­po de en­tre­na­mien­to en el es­ta­dio Lin­coln Fi­nan­cial Field.

KHA­LIL MACK, li­ne­bac­ker se­lec­cio­na­do en la pri­me­ra ron­da, quin­to glo­bal, por Buf­fa­lo.

PO­PE (17) y Troy Ni­klas (87), de Car­de­na­les.

RAY RI­CE du­ran­te una prác­ti­ca en el M&T Bank Sta­dium con los Cuer­vos de Bal­ti­mo­re.

STEP­HEN GOST­KOWS­KI (3) y Ryan Allen (6) de Pa­trio­tas, tra­ba­jan con el coach Scott O’Brien.

KA’DEEM CA­REY, se­lec­cio­na­do por los Osos en la cuar­ta ron­da, du­ran­te el scou­ting com­bi­ne.

LA NFL or­ga­ni­za plá­ti­cas para los ju­ga­do­res no­va­tos, don­de se les orien­ta para ju­gar en la NFL.

PEY­TON MAN­NING para un co­mer­cial de TV.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.