Ellos son quie­nes sem­bra­ron te­rror en el Va­lle de Mé­xi­co

La investigadora de la UNAM, Feggy Os­trosky, des­ta­ca que es­tas per­so­nas na­cen con es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas, pe­ro tam­bién la vio­len­cia se apren­de

Noticias del Sol de la Laguna - - Nacional - AL­BER­TO JI­MÉ­NEZ Y JO­SÉ MELTON/

Tal pa­re­cie­ra que los ase­si­nos seriales son só­lo per­so­na­jes de las pe­lí­cu­las de cien­cia fic­ción, pe­ro no es así, al­re­de­dor del mun­do son va­rios los hom­bres y mu­je­res que por la frial­dad de sus crímenes han pa­sa­do a la his­to­ria.

Nom­bres co­mo El Cha­le­que­ro, Go­yo Cár­de­nas, El Pe­lón, Las Po­quian­chis, La Ma­ta­vie­ji­tas, El Ca­ni­bal de la Gue­rre­ro, El Co­que­to, el Ma­ta­no­vias, y el más re­cien­te, el Mons­truo de Eca­ta­pec, han sem­bra­do el te­rror en di­ver­sas épo­cas del país, pe­ro no to­do es vio­len­cia, pues de­trás de ellos se en­cuen­tran pro­ble­mas psi­co­ló­gi­cos.

De acuer­do con la di­rec­to­ra del La­bo­ra­to­rio de Neu­ro­psi­co­lo­gía y Psi­co­fi­sio­lo­gía de la Fa­cul­tad de Psi­co­lo­gía de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal Au­tó­no­ma de Mé­xi­co (UANM), Feggy Os­trosky, los ase­si­nos seriales su­fren tras­tor­nos de per­so­na­li­dad.

En un ar­tícu­lo pu­bli­ca­do en la Ga­ce­ta UNAM, Otrosky se­ña­ló que la men­te del ase­sino se­rial se or­ga­ni­za de manera di­fe­ren­te, por lo que con­clu­ye que el psi­có­pa­ta na­ce y se ha­ce.

Es­ta in­ves­ti­ga­ción la sus­ten­ta en un es­tu­dio rea­li­za­do a 370 in­ter­nos de al­ta pe­li­gro­si­dad; des­de la par­te ge­né­ti­ca, es­tos re­gu­lan la pro­duc­ción de en­zi­mas que a su vez re­gu­lan la can­ti­dad de neu­ro­tras­mi­so­res ce­re­bra­les.

En la in­ves­ti­ga­ción, Feggy Os­trosky en­con­tró que, si bien son los neu­ro­trans­mi­so­res ce­re­bra­les co­mo la do­pa­mi­na, se­ro­to­ni­na y no­ra­de­na­li­na se pue­den mo­di­fi­car y al­te­rar có­mo se res­pon­de al me­dio am­bien­te y reac­cio­nar de manera vio­len­ta an­te es­tí­mu­los no ame­na­zan­tes, la vio­len­cia se apren­de.

De ahí que mu­chos de es­tos ase­si­nos seriales des­car­guen en sus víc­ti­mas si­tua­cio­nes que cons­ti­tu­ye­ron un epi­so­dio trau­má­ti­co en al­gu­na par­te de sus vi­das, co­mo en el ca­so de la Ma­ta­vie­ji­tas, quien cui­da­ba y pro­te­gía a una, pe­ro ul­ti­mó al me­nos a 18.

FRAN­CIS­CO GUE­RRE­RO, EL CHA­LE­QUE­RO

Uno de los pri­me­ros re­gis­tros que se tie­ne en Mé­xi­co de ase­si­nos seriales es el de El Cha­le­que­ro, quien ase­si­nó a 20 se­xo­ser­vi­do­ras en­tre los años de 1880 y 1888; Fran­cis­co Gue­rre­ro, de ex­trac­ción hu­mil­de, co­me­tió crímenes atro­ces du­ran­te ocho años.

Do­cu­men­tos his­tó­ri­cos se­ña­lan que El Cha­le­que­ro ad­qui­rió su mo­te por la for­ma de ves­tir, pan­ta­lo­nes en­ta­lla­dos y un cha­le­co; la manera edu­ca­da con la que ga­na­ba la con­fian­za de sus víc­ti­mas fue su se­llo.

Fran­cis­co Gue­rre­ro fue de­te­ni­do en fe­bre­ro de 1888, lue­go de la de­nun­cia de los ve­ci­nos de una de sus víc­ti­mas; acu­sa­do de va­rios ho­mi­ci­dios en con­di­cio­nes si­mi­la­res, las au­to­ri­da­des de esa épo­ca úni­ca­men­te pu­die­ron com­pro­bar uno.

Gue­rre­ro re­ci­bió la sen­ten­cia de muer­te, pe­ro quien fue­ra pre­si­den­te de Mé­xi­co en ese en­ton­ces, Por­fi­rio Díaz, re­vo­có el man­da­to ju­di­cial e im­pu­so una pe­na de 20 años, pe­ro un error lo sa­có de la cár­cel fal­tan­do cua­tro años pa­ra cum­plir su sen­ten­cia.

Al sa­lir, lo hi­zo pa­ra ase­si­nar una vez más. El Cha­le­que­ro fue vuel­to a de­te­ner en 1908, a la edad de 68 años e in­gre­sa­do al Pa­la­cio Ne­gro de Le­cum­be­rri, don­de años más tar­de se­ría sen­ten­cia­do a muer­te.

GRE­GO­RIO GO­YO CÁR­DE­NAS

Gre­go­rio Cár­de­nas, oriun­do de la Ciu­dad de Mé­xi­co, tuvo una cor­ta ca­rre­ra cri­mi­nal, sin em­bar­go, ha si­do ca­ta­lo­ga­do his­tó­ri­ca­men­te co­mo un ase­sino se­rial de­bi­do a sus múl­ti­ples víc­ti­mas en tan só­lo un par de se­ma­nas.

La ma­la re­la­ción que tuvo Cár­de­nas con su ma­dre, Vi­cen­ta Her­nán­dez, du­ran­te su in­fan­cia, au­na­do a la en­ce­fa­li­tis que su­frió en sus pri­me­ros años de vi­da, cau­sa­ron un da­ño psi­co­ló­gi­co irre­ver­si­ble, que ma­ni­fes­tó al tor­tu­rar ani­ma­les.

El mo­do de ope­rar de Go­yo en 1942 era sen­ci­llo, abor­da­ba a sus víc­ti­mas, pros­ti­tu­tas, y tras sos­te­ner re­la­cio­nes se­xua­les con ellas, buscaba el mo­men­to pa­ra es­tran­gu­lar­las con un cor­dón y pos­te­rior­men­te en­te­rrar el ca­dá­ver en su pa­tio.

Así su­ce­dió con tres de sus víc­ti­mas. La cuar­ta fue una es­tu­dian­tes de la UNAM; la da­ma es­pe­ró a Cár­de­nas pa­ra que la lle­va­ra a su ca­sa, pe­ro al lle­gar, in­ten­tó be­sar­la a la fuer­za y tras ser re­cha­za­do, arre­me­tió a golpes con­tra ella has­ta que la ma­tó, ho­ras des­pués, tam­bién fue en­te­rra­da en el pa­tio jun­to con las otras tres víc­ti­mas.

El ase­sino se­rial so­li­ci­tó a su ma­dre que lo in­gre­sa­ra a un hos­pi­tal psi­quiá­tri­co, don­de las au­to­ri­da­des lo in­te­rro­ga­ron; fue in­gre­sa­do a Le­cum­be­rri, don­de es­tu­dió dos ca­rre­ras e in­dul­ta­do en la dé­ca­da de los 70s; fa­lle­ció en 1999.

LA MA­TA­VIE­JI­TAS

Al me­nos 17 ase­si­na­tos y 12 robos se le impu­taron a Jua­na Ba­rra­za Sam­pe­rio, La

Ma­ta­vie­ji­tas -de­te­ni­da en 2006- y quien fin­gie­ra ser en­fer­me­ra pa­ra ac­ce­der a las ca­sas de per­so­nas de la ter­ce­ra edad, pa­ra des­pués arre­ba­tar­les la vi­da.

Se pre­su­me que los crímenes fue­ron co­me­ti­dos des­de 1990, 16 años an­te­rio­res a su de­ten­ción; y por los cua­les re­ci­bió una con­de­na de 700 años y 59 días en re­clu­sión al in­te­rior del Cen­tro de Rein­ser­ción So­cial San­ta Mart­ha Aca­titla.

En su ju­ven­tud, Ba­rra­za Sam­pe­rio –de 1.70 me­tros de es­ta­tu­ra y más de 90 ki­los de pe­so- se de­di­có a la lu­cha li­bre pro­fe­sio­nal ba­jo el apo­do de “La Da­ma del Si­len­cio”.

Fue has­ta enero de 2006 –al mo­men­to que ase­si­na­ba a la se­ño­ra Ana Ma­ría de los Re­yes Al­fa­ro- La Ma­ta­vie­ji­tas fue sor­pren­di­da por un tes­ti­go. Lue­go de la de­nun­cia, Ba­rra­za Sam­pe­rio fue de­te­ni­da por la po­li­cía ca­pi­ta­li­na; al mo­men­to de su cap­tu­ra ves­tía un sué­ter co­lor ro­jo, ca­rac­te­rís­ti­ca que la aso­ció con los de­más ho­mi­ci­dios.

EL CANÍBAL DE LA GUE­RRE­RO

Jo­sé Luis Cal­va Ze­pe­da bau­ti­za­do co­mo El

Caníbal de la Gue­rre­ro pro­ta­go­ni­zó lo que al pa­re­cer fue el pri­mer ca­so de an­tro­po­fa­gia en la Ciu­dad de Mé­xi­co; ade­más se le re­la­cio­nó con al me­nos tres fe­mi­ni­ci­dios, co­me­ti­dos en con­tra de su no­via, una ex no­via y una se­xo­ser­vi­do­ra del Cen­tro His­tó­ri­co.

En oc­tu­bre de 2007, tras una de­nun­cia por la des­apa­ri­ción de Ale­jan­dra Galeana, pa­re­ja del ho­mi­ci­da, po­li­cías in­gre­sa­ron al do­mi­ci­lio de Cal­va Ze­pe­da –en la ca­lle de Mos­que­ta, co­lo­nia Gue­rre­ro-.

Al in­gre­sar al in­mue­ble, los uni­for­ma­dos lo­ca­li­za­ron res­tos hu­ma­nos al in­te­rior de un cló­set y un re­fri­ge­ra­dor; in­clu­so en­con­tra­ron car­ne hu­ma­na co­ci­nán­do­se en sar­te­nes y ollas.

Tres me­ses des­pués de su cap­tu­ra, Cal­va Ze­pe­da fue ha­lla­do sin vi­da al in­te­rior de su cel­da Re­clu­so­rio Pre­ven­ti­vo Va­ro­nil Orien­te, con un cin­tu­rón al­re­de­dor de su cue­llo. Dos ver­sio­nes se ma­ne­ja­ron en torno a su muer­te: un su­pues­to sui­ci­dio, o una or­den des­de el in­te­rior del pe­nal pa­ra ase­si­nar­lo.

EL CO­QUE­TO

El fe­mi­ni­ci­da Cé­sar Ar­man­do Li­bra­do Le­go­rre­ta fue sen­ten­cia­do a 240 años de pri­sión por el ase­si­na­to de seis jó­ve­nes mu­je­res; aun­que el agre­sor con­fe­só ha­ber co­me­ti­do sie­te crímenes.

Los ilí­ci­tos eran co­me­ti­dos al in­te­rior de su ca­mión de pa­sa­je­ros –en las ru­tas que van del Me­tro Cha­pul­te­pec a Va­lle Do­ra­do-. Li­bra­do Le­go­rre­ta con­fe­só que nin­gún ho­mi­ci­dio fue pla­nea­do, sino que apro­ve­cha­ba la opor­tu­ni­dad pa­ra ata­car a las fé­mi­nas.

Lue­go de su de­ten­ción, el va­rón de 29 años lo­gró es­ca­par de las ofi­ci­nas de la Sub­pro­cu­ra­du­ría de Jus­ti­cia de Tlal­ne­pantla Ba­rrien­tos.

Pos­te­rior­men­te, fue re­cap­tu­ra­do de nue­vo en la Ciu­dad de Mé­xi­co gra­cias a la de­cla­ra­ción de su pa­dre. Fue in­gre­sa­do al pe­nal de Ba­rrien­tos y lue­go tras­la­da­do al pe­nal de má­xi­ma se­gu­ri­dad en To­po Chi­co, lu­gar en don­de en­fren­ta una sen­ten­cia acu­mu­la­da de 240 años.

EL MA­TA­NO­VIAS

Dos mu­je­res per­die­ron la vi­da ba­jo las ma­nos de Jor­ge Hum­ber­to Mar­tí­nez Cor­tés alias El Ma­ta­no­vias, quien tra­ba­ja­ba en ba­res de la Con­de­sa y Zo­na Ro­sa. Las mu­je­res fue­ron enamo­ra­das y en­ga­ña­das por el fe­mi­ni­ci­da, quien las es­tran­gu­ló y aban­do­nó sus cuer­pos.

Tras 10 me­ses de bús­que­da, El Ma­tano

vias fue en­con­tra­do y cap­tu­ra­do por agen­tes de la In­ter­pol en el mu­ni­ci­pio de Li­vings­ton, Gua­te­ma­la.

El ase­sino se­rial fue tras­la­da­do a la Ciu­dad de Mé­xi­co e in­gre­sa­do al Re­clu­so­rio Pre­ven­ti­vo Va­ro­nil Nor­te, en don­de es­pe­ra a que un juez de con­trol le im­pon­ga sen­ten­cia por los dos fe­mi­ni­ci­dios.

MONS­TRUO DE ECA­TE­PEC

Juan Car­los “N” fue de­te­ni­do jun­to con su pa­re­ja afue­ra de su do­mi­ci­lio, al mo­men­to que trans­por­ta­ban res­tos hu­ma­nos pa­ra en­te­rrar­los en un te­rreno bal­dío. Tras su de­ten­ción, acep­tó ha­ber ma­ta­do y des­cuar­ti­za­do a 20 mu­je­res, aun­que las au­to­ri­da­des me­xi­quen­ses su­po­nen que pu­die­ron ha­ber si­do mu­chas más.

“Si yo no pue­do ser fe­liz, na­die lo va a ser (…) si me de­jan li­bre, voy a se­guir ma­tan­do mu­je­res”, afir­mó el lla­ma­do Mons

truo de Eca­te­pec du­ran­te una en­tre­vis­ta con un mé­di­co le­gis­ta.

Al que po­dría ser el ma­yor ase­sino se­rial en la his­to­ria de Mé­xi­co y su pa­re­ja sen­ti­men­tal, se le atri­bu­yen múl­ti­ples fe­mi­ni­ci­dios co­me­ti­dos en con­tra de jó­ve­nes mu­je­res ha­bi­tan­tes del mu­ni­ci­pio de Eca­te­pec.

Las víc­ti­mas es­ta­ble­cían con­tac­to con los fe­mi­ni­ci­das a tra­vés de re­des so­cia­les, al mo­men­to que bus­ca­ban ro­pa de se­gun­da mano a pre­cios ac­ce­si­bles. Pa­tri­cia “N” se en­car­ga­ba de es­ta­ble­cer un am­bien­te de con­fian­za pa­ra que las mu­je­res fue­ran has­ta su do­mi­ci­lio.

Una vez den­tro de su ho­gar, El Mons

truo de Eca­te­pec las ama­ga­ba y ase­si­na­ba con ar­mas blan­cas es­pe­cial­men­te di­se­ña­das pa­ra aca­bar con la vi­da de las mu­je­res. Lue­go de con­su­mar los ho­mi­ci­dios, Juan Car­los y Pa­tri­cia cor­ta­ban en pe­da­zos a las víc­ti­mas y des­pués aban­do­na­ban los res­tos en un lo­te bal­dío.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.