Nos­tál­gi­co fes­te­jo

GLO­RIAS DEL DE­POR­TE DE NUE­VO SE HERMANARON EN SIN­GU­LAR CE­LE­BRA­CIÓN OLÍM­PI­CA DE MÉ­XI­CO ��

Noticias del Sol de la Laguna - - Deportes - POR HÉC­TOR RE­YES FO­TOS: MOI­SÉS RO­SAS

El ale­tear de las pa­lo­mas se con­vir­tió en un eco del pa­sa­do, la gri­te­ría de un pú­bli­co en­tu­sias­ta so­la­men­te era un re­cuer­do pa­ra más de 600 per­so­na­li­da­des que por se­gun­da vez des­fi­la­ron en el Es­ta­dio Uni­ver­si­ta­rio, los ac­to­res de uno de los acon­te­ci­mien­tos más im­por­tan­tes en la his­to­ria del si­glo XX por las con­di­cio­nes po­lí­ti­cas y so­cia­les en to­do el mun­do.

Fe­li­pe “El Ti­bio” Mu­ñoz no de­jó de emo­cio­nar­se, so­bre to­do que es el em­ba­ja­dor del cin­cuen­te­na­rio aniver­sa­rio me­xi­cano, el re­en­cuen­tro de dos épo­cas y los mis­mos ac­to­res que hi­cie­ron vi­brar con sus mar­cas olím­pi­cas en el atle­tis­mo, la na­ta­ción, el ciclismo o las pe­sas, a los jó­ve­nes que se en­tre­ga­ron esos años a la com­pe­ten­cia y gra­cias a sus éxi­tos son re­cor­da­dos.

Ede­ca­nes, or­ga­ni­za­do­res, jueces, en­tre­na­do­res y atle­tas des­fi­la­ron jun­tos, otro mo­men­to irre­pe­ti­ble de la vi­da y el vol­ver­lo a ha­cer fue muy sig­ni­fi­ca­ti­vo. El ob­je­ti­vo era en­cen­der el pe­be­te­ro exac­ta­men­te a la mis­ma ho­ra que ha­ce 50 años, a las 12:50 ho­ras de aquel día:

“Na­die di­jo na­da, to­dos aplau­di­mos, na­die se atre­vió a ha­blar”, co­men­tó Mu­ñoz Ka­pa­mas en el cri­sol de la fes­ti­vi­dad.

En­ri­que­ta Ba­si­lio subió al pe­be­te­ro con su en­te­re­za, no se pres­tó al au­xi­lio, des­de el mo­men­to que re­ci­bió la an­tor­cha de ma­nos de Ho­ra­cio de la Ve­ga, y él a su vez de la olím­pi­ca de re­mo, Ke­nia Le­chu­ga, lue­go del re­co­rri­do que hi­cie­ra por la Ciu­dad de Mé­xi­co, la tra­di­cio­nal ca­rre­ra de re­le­vos con de­por­tis­tas de al­to ren­di­mien­to y per­so­na­li­da­des pa­ra la oca­sión.

El Fue­go Con­me­mo­ra­ti­vo se en­cen­dió en el cal­de­ro tla­te­lol­ca en las ins­ta­la­cio­nes del CDOM, se pro­di­ga­ron al­gu­nas pa­la­bras de sus di­ri­gen­tes y arri­bó al es­ta­dio olím­pi­co a las 12:43 ho­ras y en su an­dar un

En­con­trar­te con tus com­pa­ñe­ros, al­gu­nos de ellos te­nía 50 años de no ver­los, y re­cor­dar to­dos esos mo­men­tos tan ma­ra­vi­llo­sos que vi­vi­mos no se ol­vi­dan” MA­RÍA TE­RE­SA RA­MÍ­REZ ME­DA­LLIS­TA DE BRON­CE

cha­rro a ca­ba­llo en las in­me­dia­cio­nes de Ciu­dad Uni­ver­si­ta­ria anun­cia­ba el an­sia­do e his­tó­ri­co mo­men­to.

Los charros abrie­ron el pro­gra­ma de la sen­ci­lla ce­re­mo­nia, en la que fal­tó el ca­lor del pú­bli­co me­xi­cano, y có­mo lle­nar ese vol­cán que ayer tuvo al­gu­nos es­ter­to­res, en­tre ellos las go­yas uni­ver­si­ta­rias an­te la pren­sa na­cio­nal y ex­tran­je­ra, fa­mi­lia­res, y uno que otro afi­cio­na­do de aque­llos me­mo­ra­bles años se­sen­ta.

Los charros pre­sen­ta­ron al­gu­nas suer­tes en el ini­cio de la fies­ta so­bre la rec­ta de los 100 me­tros pla­nos. El reloj mar­có las 11:45 ho­ras. Diez mi­nu­tos des­pués, se pre­sen­tó un vi­deo alu­si­vo a Mé­xi­co 68 y el an­fi­trión, Fe­li­pe Mu­ñoz, ha­bló de lo que sig­ni­fi­ca­ron los Jue­gos de la XIX Olim­pia­da pa­ra el mun­do.

A las 12:00 ho­ras co­men­zó el des­fi­le de quie­nes hi­cie­ron los Jue­gos una reali­dad ves­ti­dos con pla­ye­ras de los co­lo­res olím­pi­cos. Una pro­ce­sión que abar­có los 20 de­por­tes del pro­gra­ma de­por­ti­vo, dos de ellos de ex­hi­bi­ción y a su pa­so men­cio­na­ron al­gu­nas de las fi­gu­ras in­vi­ta­das.

Mien­tras que los de­por­tis­tas se iban aco­mo­dan­do y for­ma­ban los aros olím­pi­cos en el cen­tro de la can­cha de fut­bol de los Pu­mas. A las 12:15 ho­ras seis me­da­llis­tas olím­pi­cos me­xi­ca­nos por­ta­ron el es­tan­dar­te del 50 aniver­sa­rio de Mé­xi­co 68.

A las 12:30 ho­ras, por el so­ni­do lo­cal anun­cia­ron que se acer­ca­ba la fla­ma y 13 mi­nu­tos des­pués el rec­tor uni­ver­si­ta­rio, En­ri­que Graue Wie­chers, el an­fi­trión del evento re­ci­bió la lla­ma en la puer­ta de ma­ra­tón, se su­ce­die­ron los re­le­vos con la ci­clis­ta Ya­re­li Sa­la­zar, la es­pe­cia­lis­ta en re­mo Fa­bio­la Nú­ñez, el pa­ra­lím­pi­co Eduar­do Ven­tu­ra y la olím­pi­ca Ke­nia Le­chu­ga fue el úl­ti­mo re­le­vo.

Que­ta Ba­si­lio emer­gió ves­ti­da de blan­co, có­mo ha­ce 50 años y a pe­sar de su en­fer­me­dad se sos­tu­vo so­bre el ba­ran­dal, re­tó al vér­ti­go de la al­tu­ra una vez más, se di­ri­gió a los cua­tro vien­tos y el fue­go se fun­dió en el fir­ma­men­to de un ac­to nos­tál­gi­co, un si­len­cio in­vo­lun­ta­rio, pe­ro lle­nó de sen­ti­mien­to. Rom­pie­ron fi­las los con­vi­da­dos a la ce­re­mo­nia, ha­cía ca­lor y la hu­me­dad de la can­cha den­tro de la ce­re­mo­nia que tuvo una du­ra­ción de una ho­ra em­pe­za­ba a ha­cer efec­to, pe­ro no mi­nó su áni­mo. Lue­go se fue­ron a co­mer y pre­sen­cia­ron un des­fi­le de mo­das con ves­ti­dos que usa­ron las ede­ca­nes de 68. Era el tiem­po de com­par­tir anéc­do­tas y re­en­cuen­tros, con­vi­ven­cia que qui­zá vol­ve­re­mos a ver. Ma­ría Te­re­sa Ra­mí­rez, la ni­ña que con­qu­si­tó la pri­me­ra me­da­lla en la na­ta­ción pa­ra Mé­xi­co. fi­gu­ras de la ta­lla de Bea­mon, Fos­bury, Me­yer, Wen­den, Bur­ton, Be­lo­va, Keino, Se­bas­tiao de Oli­vei­ra. Di­bia­si y Sea­gren vol­vie­ron a sen­tir el ca­lor hu­mano de los an­fi­trio­nes me­xi­ca­nos.

FO­TO: AFP

Que­ta Ba­si­lio ja­más se ima­gi­nó que vol­ve­ría a en­cen­der el pe­be­te­ro olím­pi­co 50 años des­pués. /

Me­da­llis­tas olím­pi­cos me­xi­ca­nos fue­ron re­co­no­ci­dos con aplau­sos.

FO­TO: REUTERS

Los áros olím­pi­cos fue­ron re­cor­da­dos en el cen­tro de la can­cha del es­ta­dio olím­pi­co de CU./

FO­TO: UNAM

El Rec­tor En­ri­que Graue fue el an­fi­trión de la con­me­mo­ra­ción en CU. /

Da­niel Ace­ves en­cen­dió el fue­go con­me­mo­ra­ti­vo de Mé­xi­co 68.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.