Sa­lud, te­ma prio­ri­ta­rio El 19 de fe­bre­ro,

Noticias del Sol de la Laguna - - Análisis - Jor­ge Ga­vi­ño Ca­ta­li­na No­rie­ga ca­ta­li­[email protected]­mail.com @ca­ta­li­nanq

una no­ti­cia pro­vo­có un gran es­cán­da­lo. En un hos­pi­tal de Mag­da­le­na de Kino (So­no­ra), un bo­te­llón de agua va­cío sus­ti­tuía a una in­cu­ba­do­ra, ba­jo el que es­ta­ba un re­cién na­ci­do. A fal­ta de equi­po, ima­gi­na­ción.

Se ar­mó la gor­da y la go­ber­na­do­ra Pa­vlo­vich re­nun­ció a la di­rec­to­ra de la uni­dad mé­di­ca, Re­be­ca Vi­lla Mo­ra­les. La co­mu­ni­dad que vis­te de blan­co se in­dig­nó con el des­pi­do e in­clu­so el Se­cre­ta­rio de Sa­lud es­ta­tal, En­ri­que Claus­sen, lo re­pro­bó. ¿Por qué? Hay que co­no­cer las cir­cuns­tan­cias en las que tra­ba­jan mi­les de mé­di­cos, an­tes de juz­gar el que usen su “crea­ti­vi­dad” pa­ra apo­yar a un pa­cien­te.

Acor­de a la bru­tal de­si­gual­dad que vi­vi­mos, hay dos cas­tas de ga­le­nos. Una es la mer­can­ti­lis­ta, que co­la­bo­ra en los hos­pi­ta­les de “cin­co es­tre­llas”, en los que, una es­tan­cia de cin­co días, de­bi­da a una ci­ru­gía, le cos­tó a una co­no­ci­da la frio­le­ra de un mi­llón 400 mil pe­sos (Y no es­tu­vo en te­ra­pia in­ten­si­va).

Doc­to­res que co­bran por una con­sul­ta, has­ta más de cin­co mil pe­sos y por una mi­ni in­ter­ven­ción, 60 mil. Con­sul­to­rios de lu­jo a los que, só­lo un seg­men­to ín­fi­mo de la po­bla­ción pue­de ac­ce­der. Es­pe­cia­lis­tas lle­nos de tí­tu­los del ex­tran­je­ro, mu­chos de ellos con gran­des co­no­ci­mien­tos y ca­pa­ces de sa­car a un en­fer­mo de las peo­res com­pli­ca­cio­nes. El pro­ble­ma es que só­lo es­tán al al­can­ce de una éli­te.

Hay otra le­gión de sus pa­res, que su­fren la go­ta gor­da. Una ca­rre­ra lar­ga –por lo tan­to ca­ra-, di­fi­cul­ta­des pa­ra ha­cer la es­pe­cia­li­za­ción que se quie­re; re­si­den­cia en re­gio­nes re­cón­di­tas el país, en lu­ga­res pe­li­gro­sos; con­tra­to tem­po­ral en al­gún ins­ti­tu­to de sa­lud pú­bli­ca, gri­lla de los je­fes, en­vi­dias de com­pa­ñe­ros, ba­jo suel­do. Pa­ra su­bir en el es­ca­la­fón, ho­ra­rios lar­gos, la aten­ción de cien­tos de pa­cien­tes dia­rios, ca­ren­cia de los su­mi­nis­tros esen­cia­les pa­ra desa­rro­llar su ta­rea y mil obs­tácu­los. Una tra­yec­to­ria du­ra, aun­que ha­ya la fir­me vo­ca­ción y la en­tre­ga a quie­nes los ne­ce­si­tan.

Pu­bli­có El Uni­ver­sal un In­for­me de la Cofepris (2017), en el que se da­ba cuen­ta de las ano­ma­lías en ma­te­ria sa­ni­ta­ria, de hos­pi­ta­les y clí­ni­cas. En 122 ins­ta­la­cio­nes mé­di­cas del país, ha­bía se­rias ano­ma­lías.

Se re­gis­tró ca­ren­cia de in­su­mos de hi-

Acor­de

a la bru­tal de­si­gual­dad que vi­vi­mos, hay dos cas­tas de ga­le­nos. Una es la mer­can­ti­lis­ta, que co­la­bo­ra en los hos­pi­ta­les de “cin­co es­tre­llas”. Hay otra le­gión que su­fren la go­ta gor­da.

gie­ne, en la pre­pa­ra­ción de ali­men­tos y en las so­lu­cio­nes de uso mé­di­co. El per­so­nal, in­su­fi­cien­te, sin tí­tu­lo ni cé­du­la pro­fe­sio­nal; me­di­ca­men­tos ca­du­cos, fal­ta de lim­pie­za, ex­ce­so de pol­vo; equi­po no es­te­ri­li­za­do y des­abas­to de me­di­ci­nas.

Ope­ra­ron a una ami­ga en un hos­pi­tal de Pe­mex –los que eran la jo­ya de la corona de los ser­vi­cios de sa­lud-. Des­de que in­gre­só, a sus fa­mi­lia­res les en­tre­ga­ron re­ce­tas de sus me­di­ca­men­tos, por­que ellos no los te­nían. El des­abas­to, pa­re­ce que lle­va años, en es­te sec­tor. Hay quien di­ce que es a cau­sa de los ro­bos del pro­pio per­so­nal, aun­que la reali­dad es que es­ta ca­ren­cia se ha vuel­to una cons­tan­te del sec­tor.

Los se­gu­ros par­ti­cu­la­res al al­za, se vuel­ven im­pa­ga­bles pa­ra la cla­se me­dia Ca­da día son más las per­so­nas que echan mano del Se­gu­ro So­cial, el ISSTE o cual­quie­ra de los hos­pi­ta­les de la Se­cre­ta­ría de Sa­lud, sa­tu­ran­do unos ser­vi­cios, que de por sí no se da­ban abas­to.

El re­lu­cien­te Se­cre­ta­rio del ra­mo, Jor­ge Al­co­cer Va­re­la, no ha da­do co­lor. Co­mo en el res­to de las de­pen­den­cias, lle­gó a co­rrer a to­dos los que te­nían el tu­fo del pa­sa­do re­cien­te. Ni se le ha vis­to una de­cla­ra­ción opor­tu­na, ni un pro­gra­ma ade­cua­do a las nue­vas cir­cuns­tan­cias –en las que hu­bo el com­pro­mi­so de ga­ran­ti­zar la sa­lud de to­dos-.

Mien­tras la le­gión de mé­di­cos, com­pro­me­ti­dos, éti­cos, lu­chan a bra­zo par­ti­do por dar el cui­da­do esen­cial, sin me­di­ci­nas, equi­pos ni tan­tos oros in­su­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.