Por la se­gu­ri­dad de to­dos Tris­te­men­te, to­do

Noticias del Sol de la Laguna - - Análisis - Luis Wert­man Zas­lav Ex­per­to en te­mas de se­gu­ri­dad y re­cosn­truc­ción del te­ji­do so­cial.

el cri­men es­tá or­ga­ni­za­do; y mu­cho me­jor de lo que la so­cie­dad lo es­tá. Eso quie­re de­cir que los de­li­tos no ocu­rren por ca­sua­li­dad, sor­pre­sa o ge­ne­ra­ción es­pon­tá­nea; son ac­tos pla­nea­dos, en­tre­na­dos, y que cuen­tan con la pro­tec­ción que pro­vo­ca la co­rrup­ción y la im­pu­ni­dad.

Vi­vi­mos en un cam­bio de épo­ca en Mé­xi­co, y cual­quier cam­bio de es­ta na­tu­ra­le­za, pro­vo­ca lo que se lla­ma la “Ley del Pén­du­lo”, es de­cir, pa­sa­mos de un ex­tre­mo a otro pa­ra tra­tar de adap­tar­nos a nue­vas cir­cuns­tan­cias.

Si bien es im­por­tan­te erra­di­car vi­cios y erro­res que nos cos­ta­ron de­ma­sia­do en el pa­sa­do, no es tan con­ve­nien­te eli­mi­nar la co­la­bo­ra­ción y la co­mu­ni­ca­ción ciu­da­da­na que se ha cons­trui­do en mu­chas so­cie­da­des de nues­tra Re­pú­bli­ca.

Y es­to em­pie­za con la co­la­bo­ra­ción ca­lle por ca­lle. La re­cu­pe­ra­ción del es­pa­cio pú­bli­co, aun­que es una ta­rea del mu­ni­ci­pio o del go­bierno del es­ta­do, es tam­bién una obli­ga­ción de no­so­tros en cuan­to a su pre­ser­va­ción y su man­te­ni­mien­to.

Exis­ten mu­chos ejem­plos de ciu­da­des que son mo­de­lo de lim­pie­za, por­que ha­ce vein­te años ini­cia­ron cam­pa­ñas in­ten­si­vas de con­cien­ti­za­ción que mo­di­fi­ca­ron el há­bi­to no­ci­vo de ti­rar ba­su­ra en las ca­lles. Aun­que pa­rez­ca in­creí­ble, una de las pri­me­ras se­ña­les que bus­ca el de­lin­cuen­te que ro­ba a un tran­seún­te es pre­ci­sa­men­te que el en­torno es­té su­cio y des­cui­da­do, por el sim­ple he­cho de que la ló­gi­ca más ele­men­tal ase­gu­ra que es un si­tio sin pa­tru­lla­je, la ma­yo­ría de las ve­ces sin bue­na ilu­mi­na­ción, y en don­de se­rá di­fí­cil ser re­co­no­ci­do, a pe­sar de que ha­ya cá­ma­ras de vi­gi­lan­cia de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción.

Por ello, un par­que, una pla­za, un es­pa­cio de con­vi­ven­cia pa­ra ha­cer una car­ne asa­da, se vuel­ven cru­cia­les pa­ra re­ple­gar a la de­lin­cuen­cia, aún aque­lla pro­te­gi­da por la co­rrup­ción. Ga­ran­ti­zo que no hay tal co­sa co­mo de­lin­cuen­tes con ra­yos X y tam­po­co con po­de­res ul­tra­sen­so­ria­les que les per­mi­tan leer la men­te de sus víc­ti­mas pa­ra sa­ber qué traen en la bol­sa de mano o en la car­te­ra.

En es­te es­pa­cio, com­par­ti­ré ca­sos de éxi­to que he po­di­do ates­ti­guar en to­do el país y que su­ce­den gra­cias a la co­la­bo­ra­ción más sen­ci­lla, pe­ro cons­tan­te y bien or­ga­ni­za­da, de los mis­mos ciu­da­da­nos

que vi­vían ate­rro­ri­za­dos, has­ta que de­ci­die­ron par­ti­ci­par pa­ra re­gre­sar a una vi­da nor­mal pa­ra ellos y pa­ra sus fa­mi­lias.

Y ade­lan­to que lo que me­nos se ne­ce­si­ta es di­ne­ro. Nos han he­cho creer que la se­gu­ri­dad es una gue­rra in­ter­mi­na­ble de po­li­cías y la­dro­nes, en la que so­lo cuen­tan las pa­tru­llas y las pis­to­las. Fal­so.

El de­li­to es una ac­ti­vi­dad ile­gal, pe­ro bien es­truc­tu­ra­da, que se ha vuel­to una de nues­tras peo­res in­dus­trias. El nú­me­ro de per­so­nas in­vo­lu­cra­das, las ga­nan­cias que se ge­ne­ran, la de­bi­li­dad del sis­te­ma de san­cio­nes y, so­bre to­do, la im­pu­ni­dad que tie­nen los cri­mi­na­les, lo ha­ce uno de los ne­go­cios más lu­cra­ti­vos que exis­ten en Mé­xi­co.

No obs­tan­te, co­mo cual­quier ne­go­cio, tam­bién pue­de que­brar si no re­ci­be lo in­cen­ti­vos, tie­ne las con­di­cio­nes, o lo­gra las me­tas eco­nó­mi­cas que le per­mi­tan so­bre­vi­vir. Un país que du­ran­te dé­ca­das ha blo­quea­do la crea­ción de nue­vos ne­go­cios y no ha fo­men­ta­do a los em­pren­de­do­res le­ga­les, sa­be de es­to.

Se tra­ta de apli­car esa mis­ma re­ce­ta a la in­dus­tria del cri­men. Igual que se ha he­cho en otras na­cio­nes que han su­fri­do lo que no­so­tros, mien­tras se pro­te­ge a quien lle­va una for­ma de vi­da ho­nes­ta. Ni más, pe­ro tam­po­co me­nos.

Com­par­ti­ré ca­sos

de éxi­to que he po­di­do ates­ti­guar en to­do el país y que su­ce­den gra­cias a la co­la­bo­ra­ción más sen­ci­lla, pe­ro cons­tan­te y bien or­ga­ni­za­da, de los mis­mos ciu­da­da­nos que vi­vían ate­rro­ri­za­dos, has­ta que de­ci­die­ron par­ti­ci­par pa­ra re­gre­sar a una vi­da nor­mal pa­ra ellos y pa­ra sus fa­mi­lias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.