El cris­tal con­su­me a jó­ve­nes la­gu­ne­ros

El Cen­tro de In­te­gra­ción Ju­ve­nil pre­ci­sa que di­cha dro­ga es tan adic­ti­va que hay ni­ños de 12 años que ya la con­su­men.

Noticias del Sol de la Laguna - - Portada - JU­LIO LU­NA

Nue­ve de ca­da cien per­so­nas han con­su­mi­do ma­ri­gua­na

Los pri­me­ros acer­ca­mien­tos a la dro­ga, en el 70% de los ca­sos, son en se­cun­da­ria.

Lo ve­nía­mos ad­vir­tien­do des­de ha­ce años, y aho­ra su­fri­mos las gra­ves con­se­cuen­cias del cris­tal en nues­tros jó­ve­nes”

El con­su­mo de dro­gas tan­to mé­di­cas co­mo ile­ga­les, ha ido en au­men­to en nues­tro país, y en el ca­so par­ti­cu­lar de la ciu­dad de To­rreón, en tan só­lo 3 años, de 2016 a la fe­cha, au­men­tó del 1.8% al ca­si 40% en el con­su­mo de cris­tal e ini­cian­do a una edad muy tem­pra­na de los 12 años.

El cris­tal, es una dro­ga muy di­fe­ren­te a la cual es­tá­ba­mos acos­tum­bra­dos a tra­tar y ob

ser­var, una dro­ga que te tras­tor­na sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te de ma­ne­ra men­tal y fí­si­ca, te tras­to­ca tu vi­da fa­mi­liar y so­cial, eso pa­sa con cual­quier dro­ga, pe­ro eso es a lar­go tiem­po, en cam­bio con el cris­tal, es a un lap­so muy cor­to.

Por ejem­plo, un jo­ven que em­pie­za a con­su­mir el cris­tal se em­pie­za a con­ver­tir en una sus­tan­cia muy adic­ti­va, el ries­go de que te en­gan­ches es muy al­to, a di­fe­ren­cia de otras dro­gas que las pue­des pro­bar y qui­zá ahí te que­das en la pro­ba­da.

Con el cris­tal es muy di­fe­ren­te, la pro­ba­bi­li­dad de que te ha­gas adic­to es muy al­ta, las per­so­nas que con­su­men es­te ti­po de dro­gas ba­jan de pe­so de ma­ne­ra muy rá­pi­da, em­pie­za a te­ner al­te­ra­cio­nes en sus con­duc­tas y se vuel­ven muy vio­len­tos con to­do su en­torno, co­men­tó Ra­fael Mo­ra Gar­za, di­rec­tor del Cen­tro de In­te­gra­ción Ju­ve­nil A. C.

La fa­mi­lia es el pri­mer es­cu­do pa­ra evi­tar que las dro­gas no lle­guen a nues­tros hi­jos, vi­vi­mos en una so­cie­dad egoís­ta en don­de só­lo que­re­mos lle­var agua pa­ra nues­tro mo­lino, co­mo so­cie­dad de­be­mos de te­ner em­pa­tía con el ve­cino y con nues­tro en­torno pa­ra ayu­dar­nos a re­sol­ver si al­guien pre­sen­ta es­te ti­po de pro­ble­mas, los pa­dres de­be­mos de es­cu­char y es­tar con nues­tros hi­jos, a pe­sar de la ace­le­ra­da vi­da que lle­va­mos, fi­na­li­zó Ra­fael Mo­ra.

“Si no tra­ba­ja­mos la par­te de la pre­ven­ción, nun­ca aca­ba­re­mos con es­te pro­ble­ma de las dro­gas” /Cor­te­sía

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.