Se­ma­na San­ta, ¿Fue ce­le­bra­da por la igle­sia pri­mi­ti­va?

Noticias del Sol de la Laguna - - Local -

La Igle­sia

La Luz del Mun­do con­si­de­ra que to­das las se­ma­nas son san­tas, co­mo tam­bién lo son to­dos los días del año. De­mues­tran lo an­te­rior con ba­ses bí­bli­cas, re­mon­tán­do­se a la pri­me­ra se­ma­na que Dios creó.

Alo lar­go de aque­lla se­ma­na to­do lo crea­do fue va­lo­ra­do por Dios al tér­mino de ca­da día, y Él, con su sa­bi­du­ría, ca­li­fi­ca­ba su crea­ción co­mo bueno. Fue bueno lo que creó el día pri­me­ro, el se­gun­do, el ter­ce­ro, el cuar­to, el quin­to y el sex­to; al fi­nal de su crea­ción, hi­zo Dios un re­su­men de su obra y en­con­tró que to­do lo que ha­bía crea­do "era bueno en gran ma­ne­ra", se asien­ta en Gé­ne­sis 1:31.

Con ba­se en lo an­te­rior, no hay una se­ma­na san­ta en el año, y las otras 51 des­pro­vis­tas de san­ti­dad; to­das las se­ma­nas son san­tas, co­mo san­tos son los 365 días del año.

Otra prue­ba bí­bli­ca de que to­dos los días del año son san­tos, se en­cuen­tra en el li­bro de Sal­mos 65:11, en don­de el rey Da­vid le de­cía a Dios: “Tú co­ro­nas el año con tus bie­nes, y tus nu­bes des­ti­lan gro­su­ra”.

El tex­to de­ja en cla­ro que to­dos los días, las se­ma­nas y los me­ses del año son co­ro­na­dos por Dios, por ello afir­ma La Luz del Mun­do que to­das las se­ma­nas son es­pe­cia­les y ben­de­ci­das por Dios.

En re­la­ción con los días de la lla­ma­da se­ma­na ma­yor, que pa­ra al­gu­nas re­li­gio­nes tie­ne un sig­ni­fi­ca­do al­ta­men­te es­pe­cial, la Igle­sia que di­ri­ge el Após­tol Naa­són Joa­quín Gar­cía con­si­de­ra que el jue­ves san­to, el vier­nes san­to, el sá­ba­do de glo­ria y el do­min­go de re­su­rrec­ción, na­da de ex­tra­or­di­na­rio tie­nen.

¿Se tra­ta de un des­dén a la pa­sión, muer­te y re­su­rrec­ción de Je­sús de Na­za­ret? Por su­pues­to que no, por­que los miem­bros y mi­nis­tros de es­ta Igle­sia con­si­de­ran es­pe­cia­les di­chos acon­te­ci­mien­tos por su apor­te en pro de la re­den­ción de las al­mas. Sin em­bar­go, al ce­le­brar­los se ci­ñen a lo es­ta­ble­ci­do por Je­su­cris­to, con­me­mo­ran­do la Ce­na del Se­ñor sin al­te­rar la for­ma en que és­ta se lle­vó a ca­bo en la Igle­sia pri­mi­ti­va.

La San­ta Ce­na con­sis­te en la par­ti­ci­pa­ción del pan y del vino, ele­men­tos que, tras ser ben­de­ci­dos con au­to­ri­dad apos­tó­li­ca, re­pre­sen­tan el cuer­po y la san­gre de Je­su­cris­to, es­to úni­ca­men­te en el desa­rro­llo del sa­gra­do me­mo­rial.

En di­cha so­lem­ni­dad, el Após­tol de Dios cum­ple la en­co­mien­da de Je­su­cris­to da­da a sus com­pa­ñe­ros, los após­to­les de la Igle­sia pri­mi­ti­va, a quie­nes or­de­nó en la ins­ti­tu­ción de la San­ta Ce­na: “Ha­ced es­to en me­mo­ria de mí”.

Al res­pec­to, el Após­tol Pa­blo di­jo: “to­das las ve­ces que co­mie­reis es­te pan, y be­bie­reis es­ta co­pa, la muer­te del Se­ñor anun­ciáis has­ta que él ven­ga” (1 Co­rin­tios 11:26). To­das las ve­ces que se ha­ga –in­de­pen­dien­te­men­te de la fe­cha y del lu­gar– la muer­te de Cris­to se anun­cia, siem­pre y cuan­do en la ce­re­mo­nia con­me­mo­ra­ti­va con­ver­jan el pan y el vino, así co­mo la au­to­ri­dad apos­tó­li­ca que ben­di­ce es­tos dos ele­men­tos.

La con­me­mo­ra­ción de la San­ta Ce­na en La Luz del Mun­do no se rea­li­za en el lla­ma­do jue­ves san­to, día en que el ca­to­li­cis­mo ce­le­bra la eu­ca­ris­tía; se ce­le­bra en la fe­cha y lu­gar que, por ins­pi­ra­ción di­vi­na, es­ta­ble­ce la má­xi­ma au­to­ri­dad de la Igle­sia.

La muer­te de Cris­to en la cruz es la cul­mi­na­ción de to­da una vi­da –no una se­ma­na– en­tre­ga­da por Él en bus­ca de la li­be­ra­ción de las al­mas. Su mar­ti­rio em­pie­za en el pe­se­bre de Be­lén, pe­ro se pro­lon­ga a lo lar­go de su vi­da, te­nien­do su cul­mi­na­ción en la cruz.

Aho­ra bien, si la en­tre­ga de Je­su­cris­to a la más no­ble de to­das las cau­sas no se li­mi­tó a sie­te días o a una se­ma­na, la ce­le­bra­ción de di­cho sa­cri­fi­cio no ten­dría por qué li­mi­tar­se a una se­ma­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.