La pri­me­ra pa­rro­quia

Noticias del Sol de la Laguna - - Local -

Des­de el año de 1850 cuan­do sur­ge el ran­cho “del To­rreón” nues­tra ciu­dad ac­tual, ini­cia un desa­rro­llo por de­más ace­le­ra­do en to­dos los as­pec­tos, así en el as­pec­to in­dus­trial se ob­ser­vó un gran de­sen­vol­vi­mien­to pues se ini­ció el establecimiento de las pri­me­ras in­dus­trias en la úl­ti­ma dé­ca­da del si­glo XIX, así co­mo los con­su­la­dos de gran nú­me­ro de paí­ses ex­tran­je­ros, cu­yas na­cio­na­les ra­di­ca­ban en es­tas tie­rras, de ins­ti­tu­cio­nes de cré­di­to en­tre otras gran­des y pro­duc­ti­vas ac­ti­vi­da­des, co­mo la agri­cul­tu­ra, sin de­jar de men­cio­nar des­de lue­go el gran avan­ce que se tu­vo con la lle­ga­da del fe­rro­ca­rril cen­tral me­xi­cano de 1883 y el fe­rro­ca­rril in­ter­na­cio­nal en 1888, lo que vino a de­to­nar en gran­de el pro­gre­so de To­rreón.

Gran par­te de las ac­cio­nes que se die­ron pa­ra el pro­gre­so de To­rreón se de­bie­ron a un gran hom­bre que se re­ve­ló co­mo un gran for­ja­dor de la con­for­ma­ción de la ac­tual ciu­dad, don An­drés Ep­pen, sin em­bar­go, es­tas ac­cio­nes fue­ron de ti­po ma­te­rial, por lo que el mis­mo per­so­na­je no des­cui­dó el or­den es­pi­ri­tual, to­da vez que pa­ra el 31 de mar­zo del año de 1890 pro­ce­dió a do­nar un so­lar que com­pren­día un cuar­to de man­za­na pa­ra la edi­fi­ca­ción de una igle­sia, pues nues­tro per­so­na­je pen­sa­ba que no so­lo era ne­ce­sa­rio aten­der las ne­ce­si­da­des ma­te­ria­les, sino que ha­bía que pro­por­cio­nar a los ha­bi­tan­tes de la po­bla­ción un re­man­so es­pi­ri­tual con la edi­fi­ca­ción de un tem­plo.

Sin ha­ber en­con­tra­do do­cu­men­tos que lo con­fir­men, a ex­cep­ción de la in­for­ma­ción que nos pro­por­cio­na­ra ha­ce años el en­ton­ces vi­ca­rio de la ca­te­dral de nues­tra se­ño­ra del Car­men, don Ale­jo Oyervides, fue el pa­dre Fé­lix Var­gas quien pri­me­ra­men­te ejer­ció sus fun­cio­nes pas­to­ra­les y sa­cer­do­ta­les en el so­lar do­na­do a que nos re­fe­ri­mos lí­neas arri­ba, sin em­bar­go a so­li­ci­tud de don An­drés Ep­pen for­mu­la­da al obis­po de la Dió­ce­sis de Sal­ti­llo a la que per­te­ne­cie­ra el na­cien­te po­bla­do la­gu­ne­ro, en­via­ron al vi­ca­rio de Ma­ta­mo­ros, don Fran­cis­co Ro­jas Mur­guía, quien asis­tía los do­min­gos y días fes­ti­vos re­li­gio­sos a ofi­ciar mi­sa, pues a la vi­ca­ría en ci­ta per­te­ne­cía el en­ton­ces La es­ta­ción del To­rreón, to­do es­to has­ta el mes de di­ciem­bre de 1894. Des­pués de que la es­ta­ción del To­rreón de­jó de de­pen­der de las au­to­ri­da­des ci­vi­les de Ma­ta­mo­ros al ser ele­va­da a la ca­te­go­ría de Vi­lla, en una vi­si­ta pas­to­ral del obis­po San­tia­go Gar­za Zam­brano des­pués de es­cu­char a las au­to­ri­da­des de la re­cien­te­men­te crea­da vi­lla del To­rreón así co­mo a des­ta­ca­dos ca­tó­li­cos re­si­den­tes de la mis­ma, de­cre­tó que la igle­sia que fun­cio­na­ba en la vi­lla fue­ra pa­rro­quia con el nom­bre de Nues­tra Se­ño­ra de Gua­da­lu­pe de To­rreón, de­sig­nan­do al pres­bí­te­ro don Pru­den­ciano Vi­lla­lo­bos, a quien le co­rres­pon­dió la cons­truc­ción de una igle­sia mas gran­de y fun­cio­nal, cul­mi­nan­do la obra el 12 de oc­tu­bre de 1895 ce­le­brán­do­se el pri­mer ofi­cio re­li­gio­so co­mo pa­rro­quia. El ar­chi­vo pa­rro­quial de la igle­sia de Gua­da­lu­pe fue ini­cia­do por el re­ve­ren­do Fran­cis­co Ro­jas Mur­guía en el mes de agos­to de 1893 con los li­bros de asien­tos de Ma­tri­mo­nios y bau­ti­zos, co­rres­pon­dién­do­le al me­nor Jo­sé Fran­cis­co Viel­ma Sa­las la pri­me­ra ac­ta de bau­tis­mo quien na­cie­ra en To­rreón el 2 de abril de 1893 im­par­tién­do­le el sa­cra­men­to el 13 de agos­to del año en ci­ta. Por su par­te el 25 de agos­to del mis­mo año, se re­gis­tró el pri­mer ma­tri­mo­nio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.