Agi­li­zan declaratoria de per­so­nas de­sa­pa­re­ci­das

Fa­mi­lia­res po­drán so­li­ci­tar la de­cla­ra­ción de au­sen­cia tres me­ses des­pués de la de­nun­cia

Noticias del Sol de la Laguna - - Portada - JUAN MA­NUEL CON­TRE­RAS / Co­rres­pon­sal

SAL­TI­LLO.­El pleno del Con­gre­so del Es­ta­do apro­bó un dic­ta­men pa­ra crear la Ley de De­cla­ra­ción Es­pe­cial de Au­sen­cia pa­ra Per­so­nas De­sa­pa­re­ci­das, plan­tea­da por el go­ber­na­dor de Coahui­la, Mi­guel Án­gel Ri­quel­me So­lís.

Es­ta ley pro­po­ne re­co­no­cer, pro­te­ger y ga­ran­ti­zar la con­ti­nui­dad de la per­so­na­li­dad ju­rí­di­ca y los de­re­chos de las per­so­nas de­sa­pa­re­ci­das, ade­más otor­ga me­di­das apro­pia­das pa­ra ase­gu­rar la pro­tec­ción más am­plia de sus de­re­chos y los de sus fa­mi­lia­res.

Se mo­di­fi­ca el pla­zo pa­ra pre­sen­tar la so­li­ci­tud de de­cla­ra­ción es­pe­cial de au­sen­cia, la que po­drá ser a par­tir de los tres me­ses de ha­ber­se in­ter­pues­to la de­nun­cia o ha­ber­se pre­sen­ta­do la que­ja an­te el or­ga­nis­mo na­cio­nal de De­re­chos Hu­ma­nos o en el lo­cal.

De es­ta ma­ne­ra ya no se de­ja al ar­bi­trio del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co la pre­sen­ta­ción de la so­li­ci­tud de de­cla­ra­ción de au­sen­cia, cuan­do és­te de­ter­mi­ne que los he­chos de­nun­cia­dos cons­ti­tu­yan un ac­to de des­apa­ri­ción.

­ El pleno del Con­gre­so del Es­ta­do apro­bó un dic­ta­men pa­ra crear la Ley de De­cla­ra­ción Es­pe­cial de Au­sen­cia pa­ra Per­so­nas De­sa­pa­re­ci­das, plan­tea­da por el go­ber­na­dor Mi­guel Án­gel Ri­quel­me So­lís.

Es­ta ley pro­po­ne re­co­no­cer, pro­te­ger y ga­ran­ti­zar la con­ti­nui­dad de la per­so­na­li­dad ju­rí­di­ca y los de­re­chos de las per­so­nas de­sa­pa­re­ci­das, ade­más otor­ga me­di­das apro­pia­das pa­ra ase­gu­rar la pro­tec­ción más am­plia de sus de­re­chos y los de sus fa­mi­lia­res.

Tam­bién es­ta­ble­ce el pro­ce­di­mien­to que de­be­rá se­guir­se por la par­te in­tere­sa­da y las au­to­ri­da­des en el ám­bi­to de su com­pe­ten­cia, pa­ra re­co­no­cer la va­li­dez y los efec­tos que es­ta­ble­ce la ley.

Se mo­di­fi­ca el pla­zo pa­ra pre­sen­tar la so­li­ci­tud de de­cla­ra­ción es­pe­cial de au­sen­cia, la que po­drá ser a par­tir de los tres me­ses de ha­ber­se in­ter­pues­to la de­nun­cia o ha­ber­se pre­sen­ta­do la que­ja an­te el or­ga­nis­mo na­cio­nal de De­re­chos Hu­ma­nos o los or­ga­nis­mos lo­ca­les.

De es­ta ma­ne­ra ya no se de­ja al ar­bi­trio del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co la pre­sen­ta­ción de la so­li­ci­tud de de­cla­ra­ción de au­sen­cia, cuan­do és­te de­ter­mi­ne que los he­chos de­nun­cia­dos cons­ti­tu­yan un ac­to de des­apa­ri­ción.

En la ley vi­gen­te, se re­que­ría que el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co de­ter­mi­na­ra que los ac­tos cons­ti­tuían una des­apa­ri­ción y es­ta au­to­ri­dad tam­bién de­be­ría pre­sen­tar la so­li­ci­tud de de­cla­ra­ción de au­sen­cia.

Con es­ta nue­va ley se fa­cul­ta a los fa­mi­lia­res, re­pre­sen­tan­tes le­ga­les de las fa­mi­lias, per­so­na que ten­ga re­la­ción sen­ti­men­tal, or­ga­ni­za­cio­nes de la so­cie­dad ci­vil, ase­sor ju­rí­di­co, Mi­nis­te­rio Pú­bli­co y la De­fen­so­ría Ju­rí­di­ca In­te­gral del Es­ta­do, pa­ra so­li­ci­tar la de­cla­ra­ción es­pe­cial de au­sen­cia, siem­pre y cuan­do se cum­pla el pla­zo de tres me­ses a par­tir de la de­nun­cia o que­ja por la des­apa­ri­ción.

Es­to per­mi­te que la par­te in­tere­sa­da pue­da ini­ciar por su cuen­ta el pro­ce­di­mien­to y sin la in­ter­ven­ción del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co pa­ra ello.

El Po­der Ju­di­cial y las au­to­ri­da­des com­pe­ten­tes, que par­ti­ci­pen en los ac­tos y pro­ce­sos re­la­cio­na­dos con la de­cla­ra­ción es­pe­cial de au­sen­cia, de­be­rán ero­gar los costos re­la­cio­na­dos con su trá­mi­te, in­clu­so los que se ge­ne­ren des­pués de emi­ti­da la re­so­lu­ción.

In­clu­ye un me­ca­nis­mo de apo­yo ex­te­rior, el cual apli­ca­rá cuan­do el pro­ce­di­mien­to de de­cla­ra­ción es­pe­cial de au­sen­cia ver­se so­bre una per­so­na mi­gran­te.

Es­to ga­ran­ti­za a sus fa­mi­lia­res el ac­ce­so a di­cho pro­ce­di­mien­to, im­po­nién­do­se la obli­ga­ción al ór­gano ju­ris­dic­cio­nal de in­for­mar so­bre la so­li­ci­tud pre­sen­ta­da a la em­ba­ja­da, con­su­la­do o agre­ga­du­ría del país de ori­gen de la per­so­na des­apa­re­ci­da, así co­mo tam­bién al mo­men­to de emitirse la re­so­lu­ción del pro­ce­di­mien­to.

Tam­bién se con­tem­pla que pa­ra el ca­so par­ti­cu­lar en que la de­cla­ra­ción es­pe­cial de au­sen­cia sea so­bre una per­so­na que ten­ga ca­li­dad de eji­da­ta­rio o co­mu­ne­ro, el ór­gano ju­ris­dic­cio­nal de­be­rá to­mar en cuen­ta di­cha cir­cuns­tan­cia en su re­so­lu­ción, a fin de que se pro­te­jan sus de­re­chos ejida­les o co­mu­ne­ros y sean ejer­ci­dos por sus fa­mi­lia­res en tér­mi­nos de la Ley Agra­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.