Fis­cal de Ca­li­for­nia vio­len­ta los de­re­chos de la Igle­sia

De­man­dan res­pe­to en torno al lí­der in­ter­na­cio­nal

Noticias del Sol de la Laguna - - Regional - ROBERTO RODRÍGUEZ VA­LLE­JO

Araíz de las irres­pon­sa­bles de­cla­ra­cio­nes del Fis­cal Ge­ne­ral de Ca­li­for­nia del ve­cino país de los Es­ta­dos Uni­dos, quien vio­len­tó de ma­ne­ra irres­pon­sa­ble los prin­ci­pios de pre­sun­ción de inocen­cia y de­bi­do pro­ce­so en con­tra de Naa­són Joaquín García, la Igle­sia de la Luz del Mun­do a tra­vés de un co­mu­ni­ca­do de pren­sa in­di­có que ge­ne­ró un cli­ma de odio y dis­cri­mi­na­ción, ade­más de pro­vo­car con­di­cio­nes pa­ra un lin­cha­mien­to me­diá­ti­co en con­tra de es­ta co­mu­ni­dad re­li­gio­sa, la cual ha su­fri­do di­ver­sos ac­tos dis­cri­mi­na­to­rios pro­ve­nien­tes tan­to de par­ti­cu­la­res, co­mo de au­to­ri­da­des en los paí­ses que tie­ne pre­sen­cia.

De es­ta ma­ne­ra lo dio a co­no­cer Si­lem García Peña, vo­ce­ro de la igle­sia, quien in­di­có en el co­mu­ni­ca­do que la ac­tual Cons­ti­tu­ción Fe­de­ral de 1917, fue re­for­ma­da en el año 2011 en el ar­tícu­lo 1 con el propósito de am­pliar y pro­te­ger los de­re­chos hu­ma­nos, es­ta­ble­cien­do que: “Que­da prohi­bi­da to­da dis­cri­mi­na­ción mo­ti­va­da por ori­gen ét­ni­co o na­cio­nal, el gé­ne­ro, la edad, las dis­ca­pa­ci­da­des, la con­di­ción so­cial, las con­di­cio­nes de sa­lud, la re­li­gión, las opi­nio­nes, las pre­fe­ren­cias se­xua­les, el es­ta­do ci­vil o cual­quier otra que aten­te con­tra la dig­ni­dad hu­ma­na y ten­ga por ob­je­to anu­lar o me­nos­ca­bar los de­re­chos y li­ber­ta­des de las per­so­nas”.

Es im­por­tan­te men­cio­nar que del pre

cep­to an­tes men­cio­na­do y de di­ver­sos ins­tru­men­tos in­ter­na­cio­na­les se des­pren­de que el de­re­cho a la igual­dad y a la no dis­cri­mi­na­ción son de­re­chos hu­ma­nos, los cua­les el Es­ta­do Me­xi­cano es­tá obli­ga­do a pro­mo­ver, res­pe­tar, pro­te­ger y ga­ran­ti­zar los de­re­chos hu­ma­nos fa­vo­re­cien­do en to­do tiem­po a las per­so­nas y brin­dán­do­les la pro­tec­ción más am­plia. Se es­cu­cha bien, es­tá bien re­dac­ta­do, la­men­ta­ble­men­te en la prác­ti­ca co­ti­dia­na no se res­pe­tan es­tos con­cep­tos, si­tua­ción que ha da­do ori­gen a ac­tos la­men­ta­bles de dis­cri­mi­na­ción, in­to­le­ran­cia y agre­sio­nes.

Mé­xi­co no es la ex­cep­ción, hoy te­ne­mos do­cu­men­ta­dos 830 ca­sos de ac­tos dis­cri­mi­na­to­rios por mo­ti­vo de re­li­gión, hay di­ver­sas ma­ni­fes­ta­cio­nes ver­ba­les di­rec­tas y a tra­vés de re­des so­cia­les, aten­tan­do en con­tra de la dig­ni­dad de los fie­les, lla­mán­do­los “fa­ná­ti­cos”, “ig­no­ran­tes”, “co­lu­di­dos”, “vio­la­do­res”, “mu­jer­zue­las”, “en­fer­mos”, et­cé­te­ra.

Peor aún, han pa­sa­do de las ma­ni­fes­ta­cio­nes o se­ña­la­mien­tos ver­ba­les que vul­ne­ran el fue­ro in­terno de las per­so­nas a las agre­sio­nes de ca­rác­ter fí­si­co, por ejem­plo, las mu­je­res de nues­tra Igle­sia son cri­ti­ca­das y mal vis­tas por ves­tir con fal­da lar­ga, pe­ro aho­ra, no so­lo son se­ña­la­das, sino que se han do­cu­men­ta­do ata­ques ma­yo­res en con­tra de ellas, co­mo to­ca­mien­tos acom­pa­ña­dos con ex­pre­sio­nes al­ta­men­te car­ga­das de dis­cri­mi­na­ción ta­les co­mo “al fin y al ca­bo les gusta que las vio­len”, en­tre otras fra­ses, que, por res­pe­to, no men­cio­na­ré. Ata­ques y ve­ja­cio­nes no han te­ni­do lí­mi­tes y aún se han ex­ten­di­do has­ta los ni­ños y ni­ñas en las es­cue­las, y es el ca­so que, son los pro­pios do­cen­tes quie­nes han in­du­ci­do a la bur­la pú­bli­ca y la ex­clu­sión de los ni­ños de la Igle­sia La Luz del Mun­do en­tre sus com­pa­ñe­ros, ge­ne­ran­do un am­bien­te hos­til en la cla­se, fo­men­tan­do el bull­ying y pro­du­cien­do da­ño psi­co­ló­gi­co en los me­no­res. En­se­gui­da el co­mu­ni­ca­do agre­ga, otros ac­tos de odio y dis­cri­mi­na­ción de­ri­va­dos de lo an­tes men­cio­na­do es el vandalismo ha­cia los tem­plos, ya que se han do­cu­men­ta­do ata­ques con pie­dras, con gra­fi­tis lle­nos de men­sa­jes ofen­si­vos e in­clu­so acom­pa­ña­dos de agre­sio­nes fí­si­cas con­tra al­gu­nos miem­bros de la Igle­sia. Es­te lin­cha­mien­to me­diá­ti­co es­tá afec­tan­do pri­me­ra­men­te la imagen de nues­tro Di­rec­tor In­ter­na­cio­nal, y pos­te­rior­men­te de ma­ne­ra di­rec­ta a mi­llo­nes de per­so­nas que per­te­ne­cen a la Igle­sia La Luz del Mun­do. Por lo an­te­rior­men­te ha­ce­mos un lla­ma­do al go­bierno de la Re­pú­bli­ca, los go­bier­nos es­ta­ta­les y mu­ni­ci­pa­les pa­ra que ge­ne­ren los me­ca­nis­mos ne­ce­sa­rios, no úni­ca­men­te pa­ra des­cri­bir y re­cha­zar es­te ti­po de prác­ti­cas, sino pa­ra san­cio­nar­las y erra­di­car­las de ma­ne­ra ofi­cio­sa y efi­caz, pues es in­to­le­ra­ble que se con­sien­ta es­te ti­po de ac­tos con­tra un gru­po que es ata­ca­do úni­ca­men­te por el he­cho de per­te­ne­cer a una Igle­sia cu­yo lí­der es acu­sa­do de ma­ne­ra in­jus­ta, fal­sa y ca­lum­nio­sa.

Sa­lim García Peña, vo­ce­ro de la igle­sia La Luz del Mun­do /COR­TE­SÍA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.