Orí­ge­nes: To­rreón y la Co­mar­ca La­gu­ne­ra

“Es un de­ber de la his­to­ria con­tar los he­chos tal co­mo fue­ron, no co­mo ima­gi­na­mos”: Andrés Be­llo

Noticias del Sol de la Laguna - - Portada - JESÚS M. MO­RENO ME­JÍA

La ma­yo­ría de quie­nes vi­vi­mos en los dis­tin­tos mu­ni­ci­pios que con­for­man la Co­mar­ca La­gu­ne­ra, ig­no­ra­mos de­ta­lles de la his­to­ria de es­ta re­gión del De­sier­to Chihuahuen­se. ¡Aquí te la con­ta­mos!

La ma­yo­ría de quie­nes vi­vi­mos en la Co­mar­ca La­gu­ne­ra, ya sea en To­rreón, Gó­mez Pa­la­cio, Ma­ta­mo­ros, Ler­do, San Pedro, Ma­pi­mí, Fran­cis­co I. Ma­de­ro, Vies­ca o cual­quier otra po­bla­ción de La La­gu­na de Coahui­la y Du­ran­go, des­co­no­ce­mos al­gu­nos de­ta­lles de la his­to­ria de es­ta re­gión del De­sier­to Chihuahuen­se.

Acla­re­mos pri­me­ro lo re­la­ti­vo al lu­gar don­de nos ubi­ca­mos pues de acuer­do a la Geo­gra­fía Fí­si­ca, la Co­mar­ca La­gu­ne­ra es­tá den­tro de una vas­ta área de­sér­ti­ca (me­dio mi­llón de ki­ló­me­tros cua­dra­dos), de­no­mi­na­do el De­sier­to Chihuahuen­se, que com­pren­de par­te de los es­ta­dos me­xi­ca­nos de Chihuahua, Coahui­la, Du­ran­go, Za­ca­te­cas, San Luis Po­to­sí, y en me­nor ex­ten­sión de Nue­vo León, así co­mo una por­ción de Te­xas, Nue­vo Mé­xi­co y Ari­zo­na, del te­rri­to­rio de Es­ta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca.

De­jan­do a un la­do la geo­gra­fía de es­tos lu­ga­res, ha­ga­mos un po­co de his­to­ria de nues­tra co­mar­ca: an­tes de la con­quis­ta de los es­pa­ño­les, es­tos lu­ga­res eran el há­bi­tat de abo­rí­ge­nes nó­ma­das, o sea que no per­ma­ne­cían de fi­jo en un lu­gar pues se des­pla­za­ban cons­tan­te­men­te de un si­tio a otro, sien­do los más co­no­ci­dos los Irri­ti­las, los Za­ca­te­cos, los To­bo­sos y los Sa­li­ne­ros.

“El des­cu­bri­mien­to del con­ti­nen­te ame­ri­cano, ocu­rri­do en 1492 (di­ce el Profr. Jesús Al­fon­so Arreo­la Pérez, en el li­bro Coahui­la, ge­ne­ro­so el cam­po, vas­to el ho­ri­zon­te, tra­jo con­si­go un cau­dal de exa­ge­ra­das no­ti­cias acer­ca de las ri­que­zas del nue­vo con­ti­nen­te. Du­ran­te el si­glo XVI los es­pa­ño­les se aven­tu­ra­ron en em­pre­sas de ex­plo­ra­ción y con­quis­ta…”, por lo que los vas­tos te­rri­to­rios del nor­te de Mé­xi­co y sur de Es­ta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca, no fue­ron la ex­cep­ción.

Al lle­gar los in­va­so­res his­pa­nos, las tie­rras de to­da su­per­fi­cie que hoy co­no­ce­mos co­mo Mé­xi­co, fue­ron di­vi­di­das en lo que en­ton­ces die­ron por lla­mar paí­ses (re­gio­nes) y pro­vin­cias, des­ta­can­do al nor­te la Nue­va Viz­ca­ya y la Nue­va Ga­li­cia.

Son in­nu­me­ra­bles los he­chos y cir­cuns­tan­cias ocu­rri­das du­ran­te la Colonia, pe­ro men­cio­na­re­mos que por lo que res­pec­ta a la su­per­fi­cie de lo que hoy es Coahui­la, la pe­ne­tra­ción de los es­pa­ño­les fue len­ta y di­fí­cil, por las ex­tre­mas con­di­cio­nes na­tu­ra­les, la fal­ta de agua po­ta­ble y la re­sis­ten­cia de los in­dí­ge­nas a ser con­quis­ta­dos y evan­ge­li­za­dos, cu­ya la­bor era lle­va­da a ca­bo por sol­da­dos y re­li­gio­sos, des­de lo que es hoy la Co­mar­ca La­gu­ne­ra y Sal­ti­llo, por lo que res­pec­ta a Coahui­la.

En­fo­qué­mo­nos por aho­ra en un jo­ven explorador vas­co, Fran­cis­co de Ur­di­ño­la y La­rrum­bi­de, quien a los 20 años cum­pli­dos es­tu­vo pri­me­ro en el mi­ne­ral de Al­vino, cer­cano a la po­bla­ción de Pe­ñón Blan­co, don­de com­pró un lo­te de tie­rra re­ga­da por las aguas ter­ma­les de ese lu­gar en 1575, pe­ro po­co des­pués emi­gró a Ma­za­pil, Za­ca­te­cas, don­de se dio de al­ta co­mo sol­da­do del reino es­pa­ñol y en esa con­di­ción lu­chó con­tra abo­rí­ge­nes za­ca­te­cos y te­pehua­nos, pa­ra lue­go tras­la­dar­se a San­tia­go del Sal­ti­llo, ya con el gra­do de ca­pi­tán, lu­chan­do en ese en­ton­ces con­tra chi­chi­me­cas, co­man­ches y li­pa­nes, con tan­to éxi­to que fue nom­bra­do Te­nien­te de Go­ber­na­dor y Ca­pi­tán Ge­ne­ral en 1591.

En ta­les cir­cuns­tan­cias, Ur­di­ño­la ad­qui­rió mu­chas tie­rras den­tro de la pro­vin­cia de Nue­va Viz­ca­ya, for­man­do un enor­me la­ti­fun­dio que lle­ga­ba al nor­te has­ta Cua­tro­cié­ne­gas; al sur has­ta Río Gran­de, Za­ca­te­cas; al sur oes­te has­ta la Sie­rra de las Noas, y al no­roes­te has­ta Ma­pi­mí y La­gu­na del Rey, cons­ti­tu­yen­do así el Mar­que­sa­do de Agua­yo.

Fue Fran­cis­co de Ur­di­ño­la quien se ad­ju­di­có el tí­tu­lo de Mar­qués de Agua­yo, tal co­mo se le co­no­ce aún en Ma­za­pil, Zac., don­de fue ga­na­de­ro y mi­ne­ro, vi­vien­do en una ca­sa con­ver­ti­da hoy en mu­seo que lle­va su nom­bre, si bien su fa­mi­lia re­si­día en Río Gran­de, Zac.

De­mos un sal­to en el tiem­po, has­ta el si­glo XIX, des­pués de de­jar es­ta­ble­ci­do que la Re­gión La­gu­ne­ra se le lla­mó “País de Las La­gu­nas” por los con­quis­ta­do­res his­pa­nos, se­gún lo re­fie­re el fa­lle­ci­do cronista Ser­gio Co­ro­na Páez, se­gu­ra­men­te por­que en es­te lu­gar ha­bía gran­des y pe­que­ñas acu­mu­la­cio­nes de agua (la­gu­nas y la­gu­ne­tas) que exis­tie­ron des­de mi­les de años an­tes.

LEO­NAR­DO ZU­LOA­GA OLIVARES

Es­te em­pre­sa­rio y ha­cen­da­do viz­caíno vino a la Nue­va Es­pa­ña, jun­to con sus her­ma­nos, ha­cia los años 1815­1816, asen­tán­do­se ori­gi­na­ria­men­te en la ca­pi­tal de la pro­vin­cia de Nue­va Ga­li­cia, pe­ro lue­go fue a Pa­rras y a Sal­ti­llo, don­de en 1834 ca­só con Ma­ría Lui­sa Yba­rra Go­ri­bar, de­di­cán­do­se al cul­ti­vo de tri­go, maíz, fri­jol y vid des­ti­na­da a la ela­bo­ra­ción de vi­nos y li­co­res.

En 1841, Zu­loa­ga ad­qui­rió la Ha­cien­da de San­ta Ana de Hor­nos (hoy eji­do Ve­nus­tiano Ca­rran­za, mu­ni­ci­pio de Vies­ca), don­de se ins­ta­ló jun­to con su es­po­sa, y en 1848 com­pró, man­co­mu­na­da­men­te con

Juan Ig­na­cio Ji­mé­nez, un vas­to la­ti­fun­dio que com­pren­día la Ha­cien­da de San Lo­ren­zo de La La­gu­na, la­que fue­ra una an­ti­gua pro­pie­dad del mar­qués de Agua­yo, sin em­bar­go, cua­tro años des­pués de­ci­die­ron di­vi­dir la in­men­sa pro­pie­dad, con­vir­tién­do­se Leo­nar­do en te­rra­te­nien­te, po­see­dor de to­do el su­r­oes­te de nues­tro es­ta­do, que a la fe­cha co­no­ce­mos co­mo Co­mar­ca La­gu­ne­ra de Coahui­la.

Cons­tru­yó pre­sas y ca­na­les pa­ra con­ver­tir el de­sier­to en ri­cas tie­rras al­go­do­ne­ras, en­tre ellas la su­per­fi­cie de la que es hoy es nues­tra ciu­dad. En 1850 or­de­nó la cons­truc­ción de un to­rreón y un ca­nal de rie­go en la mar­gen de­re­cha del Río Na­zas, cu­ya edi­fi­ca­ción fue des­trui­da va­rias ve­ces por las tur­bu­len­tas aguas ri­be­re­ñas.

Fue a par­tir de di­cha fe­cha que se co­no­ció a es­te lu­gar co­mo Ran­cho del To­rreón, y se­gún re­fie­re el his­to­ria­dor, Il­hui­ca­mi­na Ri­co Ma­ciel en su li­bro “Efemérides de la His­to­ria de To­rreón”, en 1855 na­ció la pri­me­ra per­so­na oriun­da de es­te lu­gar, lla­ma­da Ma­ría Ze­fe­ri­na, hi­ja de Ma­ría Manuela Ma­cha­do, se­gún Fe de Bau­tis­mo re­gis­tra­da en Vies­ca, Coah.

A la muer­te de Zu­loa­ga, el Ran­cho del To­rreón lo he­re­dó su so­brino Juan Fie­rro, quien ven­dió esa pro­pie­dad a su tía Ma­ría Lui­sa Yba­rra, la que fi­nal­men­te ca­yó en des­gra­cia eco­nó­mi­ca al ser­le con­fis­ca­do sus bie­nes por una pé­si­ma ad­mi­nis­tra­ción, mis­mos que re­cu­pe­ró más tar­de, ex­cep­to el lla­ma­do Cua­dro de Ma­ta­mo­ros, ce­di­do por el Pre­si­den­te Be­ni­to Juá­rez a los lu­ga­re­ños.

Pa­ra 1868, el Ran­cho del To­rreón te­nía 225 ha­bi­tan­tes, se­gún cen­so le­van­ta­do por Fer­nan­do González Mon­tes de Oca, her­mano del co­ro­nel Car­los de igual ape­lli­dos, el que a la pos­tre fue­ra el se­gun­do Pre­si­den­te Mu­ni­ci­pal de la villa de El To­rreón, en 1894.

En 1883, La viu­da de Zu­loa­ga fir­mó con­tra­to con re­pre­sen­tan­tes de la em­pre­sa del Fe­rro­ca­rril Cen­tral, don­de se ce­die­ron los te­rre­nos ne­ce­sa­rios pa­ra las vías y la es­ta­ción del tren en lo que hoy es To­rreón, y un mes más tar­de los rie­les de esa com­pa­ñía lle­ga­ron a es­te lu­gar, que pa­ra ese en­ton­ces era só­lo un pa­ra­de­ro y no una es­ta­ción for­mal.

En 1841,

Zu­loa­ga ad­qui­rió la Ha­cien­da de San­ta Ana de Hor­nos (hoy eji­do Ve­nus­tiano Ca­rran­za, mu­ni­ci­pio de Vies­ca).

/AR­CHI­VO

To­rreón, una his­to­ria ri­ca y a ve­ces des­co­no­ci­da

/COR­TE­SÍA JMMM

El de­sier­to chihuahuen­se

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.