EL AR­TE DE LA NA­VA­JA Y LA TI­JE­RA

Noticias del Sol de la Laguna - - Fin D -

Él es co­mu­ni­có­lo­go y ha­ce cua­tro años em­pren­dió jun­to a Erik Zuc­ker­mann el pro­yec­to de una bar­be­ría con­tem­po­rá­nea, don­de los hom­bres de to­das las eda­des se sien­tan có­mo­dos y se con­sien­tan.

“De re­pen­te fui vien­do có­mo es­ta­ba cam­bian­do el mer­ca­do y vien­do cuá­les eran las ne­ce­si­da­des del cui­da­do mas­cu­lino, de ofre­cer­les una pro­pues­ta que se ale­ja­ra de la bar­be­ría tra­di­cio­nal y del sa­lón de be­lle­za uni­sex, don­de pu­die­ra aten­der­se de pies a ca­be­za en un so­lo lu­gar con aten­ción per­so­na­li­za­da”.

Du­ran­te la plá­ti­ca ex­pli­có que el hom­bre siem­pre ha si­do muy co­que­to y va­ni­do­so, “an­tes, el hom­bre ele­gan­te se dis­tin­guía por­que se man­da­ba a ha­cer tra­jes a la me­di­da, te­nía mu­chos ac­ce­so­rios co­mo el bas­tón y som­bre­ro, siem­pre es­ta­ba im­pecab­le. Pe­ro, con­for­me fue­ron pa­san­do las dé­ca­das, el per­dió el in­te­rés por es­te cui­da­do, in­clu­so va de la mano con el ma­chis­mo”.

Serra, des­de su ex­pe­rien­cia cree que el éxi­to so­cial, per­so­nal y pro­fe­sio­nal del hom­bre, es a raíz de su cui­da­do fí­si­co.

So­bre la evo­lu­ción y di­fe­ren­cias de las bar­be­rías clá­si­cas a las ac­tua­les, opi­nó “las bar­be­rías clá­si­cas han exis­ti­do to­da la vi­da, des­pués exis­tie­ron los sa­lo­nes pa­ra mu­je­res que les abrie­ron un es­pa­cio a los hom­bres, pe­ro la mo­da va cam­bian­do y de re­pen­te el hom­bre se de­ja cre­cer el ca­be­llo, rom­pe con los es­tán­da­res ge­ne­ra­les que se te­nían”.

En Hom­me –que sig­ni­fi­ca hom­bre en fran­cés­, ofre­ce ser­vi­cios que van des­de un cor­te de ca­be­llo, has­ta co­lo­ra­ción de ve­llo axi­lar, pa­san­do por de­pi­la­ción, ma­ni­cu­ra, pe­di­cu­ra, etc, los tra­ta­mien­tos son top con los me­jo­res pro­duc­tos me­xi­ca­nos, ita­lia­nos, fran­ce­ses y es­ta­dou­ni­den­ses, he­chos es­pe­cial­men­te pa­ra la piel mas­cu­li­na.

“To­dos nues­tros bar­be­ros cuen­tan con la me­jor ca­pa­ci­ta­ción, tan­to que si tie­nes a tu bar­be­ro de con­fian­za y el día que tie­nes tu ci­ta, no se en­cuen­tra, pue­des te­ner la cer­te­za de que te aten­de­re­mos co­mo te gus­ta”.

De la im­por­tan­cia de la am­bien­ta­ción del lu­gar di­jo que es in­dis­pen­sa­ble ha­cer

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.