De­fi­nir prio­ri­da­des

Qué bo­ni­to es cuan­do el com­pro­mi­so que­da anun­cia­do, con fotos y vi­deos de la en­tre­ga del ani­llo por to­das las re­des so­cia­les; se rea­li­za una reunión pa­ra ce­le­brar tan es­pec­ta­cu­lar mo­men­to, se ha­blan te­mas de la bo­da, fe­cha y lu­gar.

El Imparcial - Novias y Bodas - - NOTAS DE UNA NOVIA - Por: José Luis Quin­te­ro Co­re­lla

Pre­gun­tas so­bre presupuest­o, pa­ra abor­dar en pa­re­ja.

Los fu­tu­ros asis­ten­tes al fes­te­jo ya co­mien­zan a dar con­se­jos so­bre los ves­ti­dos de no­via, a quién con­tra­tar, có­mo de­co­rar, des­pe­di­das de sol­te­ra y has­ta los re­cuer­dos pa­ra bo­da; la ver­dad es que to­do pa­sa en un abrir y ce­rrar de ojos, pe­ro ima­gí­na­te el im­pac­to que se lle­va­rían tus pa­dres si to­da la co­mu­ni­dad de Fa­ce­book re­ci­be la no­ti­cia an­tes que ellos.

En re­la­ción a es­te te­ma, a la ho­ra de to­mar la de­ci­sión de ca­sar­se con su pa­re­ja, sin du­da al­gu­na pa­san por la ca­be­za de mu­chas no­vias mu­chas pre­gun­tas, y en­tre ellas es­tá el có­mo de­cir­les a su fa­mi­lia y a sus pa­dres que se ca­san.

Sea co­mo sea la re­la­ción con ellos, no hay que ol­vi­dar que pa­ra al­gu­nos pro­ge­ni­to­res pue­de ser com­pli­ca­do des­pren­der­se de sus hi­jos.

CUÁN­DO DAR LA NO­TI­CIA

Lo re­co­men­da­ble es no­ti­fi­car a los pa­dres lo an­tes po­si­ble: si la re­la­ción es bue­na, dí­se­los en cuan­to se ha­yan com­pro­me­ti­do tu pa­re­ja y tú; ha­bla con ellos an­tes de co­men­zar con los pre­pa­ra­ti­vos del gran día, pa­ra ha­cer­los par­te de es­te pro­ce­so y de una de las eta­pas más bo­ni­tas de la vi­da: se­ría des­agra­da­ble pa­ra tus pa­dres no re­ci­bir la no­ti­cia por ti.

Bus­ca un mo­men­to opor­tuno en el que tus pa­dres es­tén re­la­ja­dos, sin preo­cu­pa­cio­nes; sién­ten­se, in­ví­ta­los a ce­nar pa­ra ha­cer de es­te mo­men­to al­go aún más es­pe­cial.

O bien, si eres el no­vio y en­tre­ga­rás el ani­llo de sor­pre­sa pa­ra tu no­via, tra­ta de pla­ti­car­lo con tus sue­gros an­tes, pa­ra que es­tén en­te­ra­dos y sean par­te de es­te es­pec­ta­cu­lar acon­te­ci­mien­to con el ob­je­ti­vo de que ellos también vi­van esa in­des­crip­ti­ble emo­ción; eso siem­pre los ha­rá sen­tir im­por­tan­tes y que­ri­dos.

SI TU PA­RE­JA NO LES CAE BIEN

Con es­te te­ma tan de­li­ca­do, lo ideal es tra­tar el te­ma pri­me­ro por se­pa­ra­do, ya que po­drían te­ner una dis­cu­sión y ese re­cha­zo po­dría he­rir los sen­ti­mien­tos de tu fu­tu­ro es­po­so; lo me­jor es que los co­men­ta­rios per­so­na­les per­ma­nez­can en fa­mi­lia y no in­ter­fie­ran en la re­la­ción de pa­re­ja.

Es­cu­cha to­dos los ar­gu­men­tos que te ten­gan que de­cir, sin ne­ce­si­dad de dis­cu­tir; ya des­pués va­lo­ra su im­por­tan­cia.

Tus pa­pás siem­pre de­ben ser un pi­lar im­por­tan­te en el pro­ce­so, así que ex­plí­ca­les có­mo te ha­ce fe­liz tu pa­re­ja y por qué de­ci­die­ron dar un pa­so más en su re­la­ción: con cal­ma y sin gri­tos, es­ta­rán más re­cep­ti­vos a com­pren­der­te. Pue­den re­que­rir tiem­po pa­ra asi­mi­lar la no­ti­cia, así que tó­ma­lo con cal­ma y po­co a po­co pue­des in­cluir a tu pa­re­ja en las con­vi­ven­cias; re­cuer­da que el amor de pa­dres no se aca­ba só­lo por­que te ca­sas.

JOSÉ LUIS QUIN­TE­RO jo­se­luis.quin­te­[email protected]­mail.com El au­tor es or­ga­ni­za­dor de bodas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.