DE­FI­NIR PRIO­RI­DA­DES

Cuan­do lle­ga el tan es­pe­ra­do ani­llo, co­mien­zan los pla­nes al­re­de­dor de la bo­da, y co­mien­zan también a apa­re­cer mu­chas pre­gun­tas que de­be­rán re­sol­ver en pa­re­ja.

El Imparcial - Novias y Bodas - - NOTAS DE UNA NOVIA - Por: Ca­ro­li­na Pa­re­des

En­tre los pun­tos por de­fi­nir es­tán: ¿A cuán­tas per­so­nas van a in­vi­tar? ¿Cuán­to van a gas­tar en flo­res y de­co­ra­ción? ¿Cuán­to van a in­ver­tir en li­cor? ¿Qué les con­vie­ne más: al ai­re li­bre o jar­dín, en la ciu­dad o en la pla­ya? ¿Que el lu­gar in­clu­ya to­do? O me­jor, ¿una op­ción don­de pue­dan ele­gir chef, mo­bi­lia­rio y demás? Y así, mu­chas más pre­gun­tas que lle­van a pen­sar en un presupuest­o.

A ve­ces, es­ta­ble­cer ese presupuest­o pue­de ser muy in­se­gu­ro, por­que no sa­bes cuán­to cues­tan las co­sas o si lo que deseas pa­ra tu bo­da es de pre­cio ac­ce­si­ble o al­to; es por eso que sí se re­co­mien­da par­tir de una can­ti­dad, pe­ro te­ner la fle­xi­bi­li­dad de ver nú­me­ros reales y ajus­tar­se. Lo que en mu­chas oca­sio­nes les men­ciono a las no­vias que vie­nen a tra­ba­jar con­mi­go es que la bo­da que ellas quie­ran es la que va­mos a ha­cer: con su per­so­na­li­dad y es­ti­lo, pe­ro más que na­da, pa­ra su presupuest­o.

Es nor­mal no te­ner cla­ri­dad de qué es lo que qui­sie­ran, pe­ro lo que si tie­nen la ma­yo­ría es cla­ro a qué es lo que le da­rán im­por­tan­cia, por ejem­plo: te­ner co­mi­da sen­ci­lla, qui­zá de so­lo un tiem­po… pe­ro que ha­ya mu­cho al­cohol.

Ba­lan­cear arre­glos sen­ci­llos con al­go colgante muy pa­dre, en el área de la pis­ta; que se use to­do lo que apor­ta el lu­gar y gas­tar só­lo en lo bá­si­co que se de­ba in­ver­tir: mú­si­ca, flo­re­ría, al­cohol y pastel.

Ele­gir una bo­da chi­ca en la pla­ya, en vez de una más gran­de en la ciu­dad don­de con­si­de­ran que gas­ta­rán más; una bo­da clá­si­ca bá­si­ca, o una bo­da con mu­chos de­ta­lles que sor­pren­dan.

Con­si­de­ra mu­chí­si­mo lo qué tú quie­res que pa­se en tu even­to: con qué pro­vee­do­res quie­res tra­ba­jar o cuán­tas ho­ras de fies­ta qui­sie­ras te­ner.

In­flu­yen mu­chí­si­mo los de­ta­lles co­mo te­ner o no coc­tel, ma­ria­chi o me­nú tras­no­cha­dor; te­ner de pos­tre una re­ba­na­da de pastel, una me­sa de pos­tres o un de­li­cio­so pos­tre gour­met pa­ra ca­da in­vi­ta­do. Pa­ra es­ta­ble­cer un presupuest­o, con­si­de­ren el di­ne­ro con el que cuen­tan; si la bo­da se pa­ga­rá en­tre los no­vios, o la fa­mi­lia de la no­via, o to­dos pon­drán una par­te. No con­si­de­ren las po­si­bles apor­ta­cio­nes de ami­gos o gen­te que­ri­da que te di­ce: "Yo te pon­go el li­cor", o "Te re­ga­lo el pastel", et­cé­te­ra, por­que a ve­ces al fi­nal no dan las cuen­tas; us­te­des ve­rán qué tan se­gu­ro es, co­no­cien­do a la per­so­na que se ofre­ce pa­ra eso.

La me­jor pro­pues­ta de mi par­te es co­men­zar con­tra­tan­do los ser­vi­cios de pro­vee­do­res gran­des co­mo mú­si­ca, lu­gar de la recepción, de­co­ra­ción, fotógrafo y vi­deo; des­pués nos va­mos con el pastel, in­vi­ta­cio­nes, ilu­mi­na­ción, ac­ce­so­rios de fies­ta, en­tre mu­chas co­sas que hoy es­tán muy de mo­da en es­tos even­tos. Una bo­da inol­vi­da­ble de­pen­de del buen gus­to, del buen uso del di­ne­ro, sa­ber ju­gar con los nú­me­ros y sin du­da, el que los no­vios an­den muy am­bien­ta­dos, felices y go­zan­do; es­to con­ta­gia, ha­cien­do que to­dos se di­vier­tan y que sea un día me­mo­ra­ble.

CA­RO­LI­NA PA­RE­DES cpa­re­des­bo­das­ye­ven­[email protected] La au­to­ra es or­ga­ni­za­do­ra de even­tos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.