Desafío del co­wor­king

La ofer­ta de es­pa­cios de co­wor­king cre­ce ca­da año. Atraer y re­te­ner a los usua­rios es el desafío de la ope­ra­ción.

Obras - - Contenido - Por Ami­netth Sán­chez

El re­to de es­te ne­go­cio en ex­pan­sión es atraer y re­te­ner a los usua­rios.

Ren­tar ofi­ci­nas pri­va­das y ofre­cer los ser­vi­cios de una se­cre­ta­ria vir­tual, que res­pon­die­ra lla­ma­das te­le­fó­ni­cas y re­ci­bie­ra pa­que­te­ría, era el ne­go­cio ini­cial de IOS Of­fi­ces, la em­pre­sa me­xi­ca­na que Ja­vier y Adrián Gar­cía Iza fun­da­ron en 2007. Pe­ro en unos me­ses, el mo­de­lo se con­vir­tió en al­go más.

Los clien­tes co­men­za­ron a de­man­dar áreas co­mu­nes, don­de pu­die­ran tra­ba­jar y re­la­cio­nar­se con otros usua­rios. Es­tar ais­la­dos en un cu­bícu­lo les pa­re­cía un es­que­ma ca­du­co, que­rían com­par­tir su ofi­ci­na y nu­trir sus re­des de con­tac­tos.

En seis me­ses, la em­pre­sa pu­so en marcha su pri­mer es­pa­cio de co­wor­king en Mon­te­rrey. La pro­pues­ta, que se su­mó a la ofer­ta de ofi­ci­nas pri­va­das, fue exi­to­sa: el cu­po se lle­nó en po­cas se­ma­nas. “Vi­mos ese ni­cho y de­ci­di­mos abrir 300 m2 de áreas co- mu­nes”, cuen­ta Ja­vier Gar­cía Iza, CEO de la fir­ma. “A es­ta área la lla­ma­mos Bu­si­ness Loun­ge, to­da­vía no se uti­li­za­ba el tér­mino co­wor­kiºng”. Hoy, ese es­pa­cio tie­ne más de 600 usua­rios. Y los fun­da­do­res re­pli­ca­ron la fór­mu­la: sus 35 cen­tros en 11 ciu­da­des del país tie­nen 50% de su su­per­fi­cie des­ti­na­da a es­te es­que­ma.

El cre­ci­mien­to es par­te de una ten­den­cia mun­dial. Se­gún el Glo­bal Co­wor­king

Un­con­fe­ren­ce Con­fe­ren­ce (GCUC), que or­ga­ni­za fo­ros so­bre el sec­tor en va­rios paí­ses, en 2017 ha­bía 14,411 es­pa­cios de tra­ba­jo com­par­ti­dos que son ocu­pa­dos, prin­ci­pal­men­te, por em­pren­de­do­res, tra­ba­ja­do­res in­de­pen­dien­tes y star­tups. La pla­ta­for­ma di­gi­tal Co­wor­ker se­ña­la que, en Mé­xi­co, su­man ya 179.

“En­tre 2008 y 2010 em­pe­zó el au­ge con po­cos es­pa­cios en Es­ta­dos Uni­dos”, cuen­ta Luis X. Ba­rrios, CEO y co­fun­da­dor del co­wor­king me­xi­cano The Pool. “Ac­tual­men­te hay más de 2,500 en aquel país”.

El nú­me­ro de com­pa­ñías de­di­ca­das a ren­tar es­tos es­pa­cios au­men­ta ca­da año. “Los co­wor­kings son una de­ri­va­ción de los bu­si­ness cen­ters y no son una mo­da, es­tán aquí pa­ra cre­cer”, afir­ma Án­gel de la Hoz, es­pe­cia­lis­ta in­mo­bi­lia­rio y vi­ce­pre­si­den­te de la fir­ma CBRE Mé­xi­co. Y a fu­tu­ro, la mi­ra­da es­tá pues­ta en crear cen­tros de ni­cho, es­pe­cia­li­za­dos en cier­tos sec­to­res.

Más que ofi­ci­nas

The Pool ini­ció ope­ra­cio­nes en 2013. Su pro­pó­si­to era aten­der a la nue­va ge­ne­ra­ción de em­pren­de­do­res con ne­go­cios di­gi­ta­les. Ba­rrios y sus so­cios ren­ta­ron un in­mue­ble en la co­lo­nia Po­lan­co, en la Ciu­dad de Mé­xi­co, e ins­ta­la­ron su pri­mer lu­gar de co­wor­king con un es­que­ma hí­bri­do: es­pa­cios com­par­ti­dos y pri­va­dos. Com­ple­men­ta­ron sus ser­vi­cios con even­tos, ca­pa­ci­ta­cio­nes, ta­lle­res y ac­ce­so a lí­de­res del eco­sis­te­ma em­pren­de­dor.

Cin­co años des­pués, la em­pre­sa cuen­ta con dos cen­tros en la ca­pi­tal del país –de 740 y 1,250 m2–, ha aten­di­do a más de 900 per­so­nas y ha ase­so­ra­do a más de 150 em­pre­sas de re­cien­te crea­ción.

La in­ver­sión pro­me­dio que re­quie­ren es­tos es­pa­cios es de 10,000 a 12,000 pe­sos por m ² , pa­ra di­se­ñar­lo de acuer­do con las ne­ce­si­da­des de sus clien­tes, aun­que hay ca­sos en los que su­pera los 1,000 dó­la­res por m ² . El re­torno de in­ver­sión sue­le ser efec­ti­vo en dos a cin­co años.

Pe­ro po­ner­lo en marcha no es el ma­yor re­to; ope­rar­lo, sí. En un cen­tro de 1,200 m ² , la nó­mi­na ope­ra­ti­va – con in­ter­net, luz y man­te­ni­mien­to in­clui­do– es cer­ca­na a 100,000 pe­sos al mes. A ello hay que su­mar la ren­ta del edi­fi­cio y el suel­do del di­rec­tor ge­ne­ral.

Pa­ra que ese es­pa­cio sea ren­ta­ble, los ex­per­tos con­si­de­ran que es ne­ce­sa­rio man­te­ner una ocu­pa­ción su­pe­rior a 85%. Una ta­rea ar­dua si se to­ma en cuen­ta que, en es­te es­que­ma, la ro­ta­ción de usua­rios es al­ta por­que los con­tra­tos son fle­xi­bles. En la ma­yo­ría de los ca­sos no hay de­pó­si­tos de ga­ran­tía ni pe­na­li­za­cio­nes por res­cin­dir el con­tra­to.

Die­go del Mo­ral, coor­di­na­dor ge­ne­ral de Hos­pi­cio Co­wor­king, en Gua­da­la­ja­ra, afir­ma que la es­tan­cia pro­me­dio de sus co­wor­kers es de tres me­ses. En el ca­so de The Pool, es de seis. Mien­tras que en IOS Of­fi­ces, unos 50 usua­rios –de los 14,000 que acu­mu­lan– tie­nen más de 11 años ocu­pan­do sus es­pa­cios.

Man­te­ner con­ten­to al clien­te de­be ser el ob­je­ti­vo, coin­ci­den los es­pe­cia­lis­tas. Ofre­cer ame­ni­da­des –co­mo cer­ve­zas ili­mi­ta­das, co­me­do­res equi­pa­dos, jar­di­nes y es­pa­cios de des­can­so–, do­tar las ins­ta­la­cio­nes de mo­bi­lia­rio có­mo­do y con­tra­tar ser­vi­cios efi­cien­tes de in­ter­net es un pri­mer pa­so pa­ra atraer usua­rios, mas no pa­ra re­te­ner­los.

Lo más im­por­tan­te es crear un am­bien­te de co­la­bo­ra­ción pa­ra que los usua­rios se iden­ti­fi­quen y com­ple­men­ten, se­ña­la Mi­guel Mc­kel­vey, co­fun­da­dor de la ca­de­na glo­bal We­work. Es­to ge­ne­ra clien­tes lea­les que au­men­ten su per­ma­nen­cia. “El ver­da­de­ro po­der es­tá en cons­truir co­mu­ni­da­des”, afir­ma.

Aten­der esos pi­la­res per­mi­ti­rá apro­ve­char a lar­go pla­zo el au­ge del co­wor­king. Por­que, se­gún los ex­per­tos, no es un boom mo­men­tá­neo. La con­sul­to­ra Emer­gent Re­search cal­cu­la que, pa­ra 2020, ha­brá más de 26,000 de es­tos es­pa­cios en el mun­do. Los am­plios már­ge­nes de ga­nan­cia que pue­den ob­te­ner los fun­da­do­res al com­par­tir los gas­tos de ofi­ci­na y los cam­bios ge­ne­ra­cio­na­les en el cam­po la­bo­ral im­pul­sa­rán es­te sec­tor.

RE­TORNO. De dos a cin­co años, tiem­po es­ti­ma­do pa­ra te­ner un re­torno de in­ver­sión efec­ti­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.