Ro­ber­to Her­nán­dez

Obras - - Contenido - Ro­ber­to Her­nán­dez Gar­cía So­cio di­rec­tor de COMAD, SC (De­re­cho de la cons­truc­ción)

La par­ti­ci­pa­ción de­mo­crá­ti­ca en los pro­yec­tos se agra­de­ce, pe­ro de­ci­dir so­bre el NAIM es de­ma­sia­do com­ple­jo.

Na­die po­drá de­cir que cuan­do al­go que le ata­ñe es rea­li­za­do sin pe­dir­le su opi­nión, no re­sul­ta ten­ta­do­ra­men­te cri­ti­ca­ble. El pre­si­den­te elec­to, An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, des­de su cam­pa­ña ata­có al Nue­vo Ae­ro­puer­to In­ter­na­cio­nal de Mé­xi­co, y des­de en­ton­ces se­ña­ló que lo so­me­te­ría a una con­sul­ta po­pu­lar.

A na­die nos pre­gun­ta­ron en un ini­cio si que­ría­mos el Nue­vo Ae­ro­puer­to, dón­de lo que­ría­mos y si nos con­ve­nía. Aun con múl­ti­ples es­cán­da­los, des­de los ma­che­te­ros de Aten­co, has­ta las cues­tio­na­das for­mas en que se ini­ció el nue­vo ae­ro­puer­to y a quie­nes ha con­tra­ta­do, las au­to­ri­da­des de­ci­die­ron dón­de, có­mo y con quién ha­cer­lo, aun an­te los ojos in­cré­du­los de la ciu­da­da­nía y sin pre­gun­tar­nos na­da.

La pro­pues­ta del pre­si­den­te elec­to Ló­pez Obra­dor no es ma­la. Los ciu­da­da­nos nos pre­gun­ta­mos a don­de es­tá ese 35% de im­pues­tos que nos qui­ta ‘Lo­li­ta’ sin mi­ra­mien­tos.

La par­ti­ci­pa­ción de­mo­crá­ti­ca en los pro­yec­tos es una muy bue­na y sa­na idea. Los ciu­da­da­nos te­ne­mos que opi­nar y de­cir a dón­de que­re­mos que nues­tro di­ne­ro se des­ti­ne, có­mo que­re­mos que se ha­ga, y con quién.

El pro­ble­ma de fon­do en es­tos te­mas, ra­di­ca en : (i) qué in­for­ma­ción te­ne­mos pa­ra dar nues­tra opi­nión; (ii) quién pre­pa­ra esa in­for­ma­ción; (iii) qué gra­do de co­no­ci­mien­to te­ne­mos pa­ra dar la opi­nión, y (iv) qué tan con­ve­nien­te es que el ciu­da­dano de a pie dé esa opi­nión en ca­sos es­pe­cí­fi­cos.

El ca­so con­cre­to del NAIM es com­ple­jo: un pro­yec­to ya ini­cia­do, al­ta­men­te so­fis­ti­ca­do y téc­ni­co. Des­de su ini­cio, aun sin la in­ter­ven­ción del pre­si­den­te elec­to Ló­pez Obra­dor, vo­ces de la in­ge­nie­ría na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal se en­con­tra­ron en dis­cu­sio­nes aca­lo­ra­das so­bre la “con­ve­nien­cia” de ha­cer­lo en el lu­gar se­lec­cio­na­do.

Se con­tra­tó a una em­pre­sa ho­lan­de­sa ex­per­ta pa­ra re­sol­ver el te­ma, que has­ta ha­ce po­co los in­ge­nie­ros cues­tio­na­ban di­cien­do que no re­sul­ta­ría. Aho­ra, la in­ge­nie­ría me­xi­ca­na, des­pués de que se co­men­zó el pro­yec­to, ad­ju­di­ca­do los con­tra­tos y to­do en­ca­mi­na­do a con­cluir­lo ahí, de­fien­den a ca­pa y es­pa­da el pro­yec­to.

El gran pro­ble­ma es que nun­ca ha­brá un con­sen­so real, me­nos en­tre tan­tos ac­to­res de di­ver­sos ti­pos, por una sen­ci­lla ra­zón: en ma­te­ria pro­fe­sio­nal, to­dos te­ne­mos dis­tin­tas ex­pe­rien­cias, vi­sio­nes y cri­te­rios. Bien di­cen, en for­ma de bur­la, que don­de hay dos abo­ga­dos hay tres opi­nio­nes, y don­de hay tres in­ge­nie­ros, pue­de ha­ber más de cin­co.

La par­ti­ci­pa­ción de­mo­crá­ti­ca en los pro­yec­tos es una bue­na ini­cia­ti­va que se agra­de­ce. Pe­ro cuan­do se tra­ta de ac­cio­nes de es­ta com­ple­ji­dad, el je­fe su­pre­mo de­be to­mar la res­pon­sa­bi­li­dad de de­ci­dir qué ha­cer y no abrir la ca­ja de pan­do­ra.

Si el pue­blo de­ci­dió otor­gar­le la con­fian­za pa­ra que en­ca­be­ce al país, es pa­ra que en esos te­mas com­ple­jos asu­ma la de­ci­sión fi­nal, y no de­je la res­pon­sa­bi­li­dad a los me­xi­ca­nos que, de­fi­ni­ti­va­men­te, no te­ne­mos en nues­tra ma­yo­ría la ca­pa­ci­dad de ana­li­zar te­mas que re­ba­san nues­tra reali­dad. Cada quien de­be asu­mir su res­pon­sa­bi­li­dad con las con­se­cuen­cias que ello con­lle­va.

Si el pue­blo de­ci­dió otor­gar­le la con­fian­za pa­ra que en­ca­be­ce al país, es pa­ra que en es­te ti­po de te­mas com­ple­jos asu­ma la de­ci­sión fi­nal”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.