Fran­co Bucio

Obras - - Contenido - Fran­co Bucio Mú­ji­ca Ar­qui­tec­to, pe­ri­to, DRO, con­sul­tor en nor­mas, re­gu­la­cio­nes y ca­pa­ci­ta­ción pa­ra la cons­truc­ción. Di­rec­tor de CORPICO.

Es ne­ce­sa­ria una cul­tu­ra de man­te­ni­mien­to y vi­gi­lan­cia de la se­gu­ri­dad de las es­truc­tu­ras por par­te de los pro­pie­ta­rios.

En mi ca­rác­ter de DRO con­ti­nua­men­te re­ci­bo con­sul­tas so­bre el cos­to de la “fir­ma” pa­ra un vis­to bueno de Se­gu­ri­dad y Ope­ra­ción, es­to sin me­diar in­for­ma­ción del ti­po de in­mue­ble ni de sus ca­rac­te­rís­ti­cas, só­lo pa­ra sol­ven­tar un me­ro trá­mi­te de la Ciu­dad de Mé­xi­co.

De­ma­sia­dos edi­fi­cios des­ti­na­dos a es­cue­las, res­tau­ran­tes y ‘an­tros’ se han es­ta­ble­ci­do en edi­fi­cios ori­gi­nal­men­te ha­bi­ta­cio­na­les, ya sea por ha­ber con­se­gui­do un cam­bio de uso del sue­lo par­cial a tra­vés de una ac­ce­so­ria en plan­ta ba­ja que des­pués cre­ce has­ta ocu­par ma­yo­res es­pa­cios –in­clu­yen­do ni­ve­les su­pe­rio­res – o por ser ocu­pa­dos ar­bi­tra­ria­men­te y lo­grar el re­co­no­ci­mien­to por “de­re­chos ad­qui­ri­dos”, lo que no va de la mano de re­for­za­mien­tos es­truc­tu­ra­les y de ins­ta­la­cio­nes que ga­ran­ti­cen la se­gu­ri­dad de los usua­rios.

Es­ta vi­sión de­mues­tra la fal­ta de cul­tu­ra de nues­tra so­cie­dad res­pec­to a man­te­ner y vi­gi­lar por par­te de pro­pie­ta­rios y arren­da­ta­rios la se­gu­ri­dad es­truc­tu­ral de los in­mue­bles que ocu­pan –so­bre to­do cuan­do su fa­lla po­dría cau­sar un nú­me­ro ele­va­do de pér­di­das de vi­das hu­ma­nas o cons­ti­tuir un pe­li­gro sig­ni­fi­ca­ti­vo por con­te­ner sus­tan­cias tó­xi­cas o ex­plo­si­vas–, y de edi­fi­ca­cio­nes esen­cia­les an­te una emer­gen­cia ur­ba­na.

A raíz de los pa­sa­dos sis­mos, cons­ta­ta­mos que mu­chos edi­fi­cios son uti­li­za­dos pa­ra fi­nes muy di­fe­ren­tes a los pro­pó­si­tos ori­gi­na­les: pa­ra fi­nes in­dus­tria­les, co­mer­cia­les o de ofi­ci­nas, con car­gas sen­si­ble­men­te su­pe­rio­res a las ini­cial­men­te pre­vis­tas o que sufrieron mo­di­fi­ca­cio­nes ar­te­sa­na­les al mar­gen de la guía de pro­fe­sio­na­les.

De­sa­for­tu­na­da­men­te es­ta cos­tum­bre pri­va en mu­chas ciu­da­des de nues­tro país, en las cua­les la re­gla­men­ta­ción lo­cal no con­si­de­ra re­vi­sio­nes pe­rió­di­cas a los edi­fi­cios y en otras don­de la res­pon­sa­bi­li­dad de los Di­rec­to­res Res­pon­sa­bles de Obra o sus equi­va­len­tes fe­ne­ce al ca­bo de un año y no pro­cu­ran se­gui­mien­to al­guno.

Las re­vi­sio­nes pe­rió­di­cas o des­pués de un sis­mo de­ben ase­gu­rar que esos edi­fi­cios con­ti­núan sien­do se­gu­ros es­truc­tu­ral­men­te, que sus ins­ta­la­cio­nes fun­cio­nan ade­cua­da­men­te, que no cons­ti­tu­yen ries­go pa­ra los re­si­den­tes, usua­rios y vi­si­tan­tes, que cuen­tan con las me­di­das y dis­po­si­ti­vos su­fi­cien­tes pa­ra pre­ve­nir y afron­tar acer­ta­da­men­te un co­na­to de in­cen­dio, ade­más de que el gi­ro coin­ci­da con el uso del sue­lo vi­gen­te o asig­na­do ori­gi­nal­men­te.

Es­te ser­vi­cio pro­fe­sio­nal, se­gún la re­gla­men­ta­ción lo­cal, de­be ser efec­tua­do por un Di­rec­tor Res­pon­sa­ble de Obra y, en su ca­so, com­ple­men­ta­ria­men­te por de­ter­mi­na­dos Co­rres­pon­sa­bles, es­pe­cia­lis­tas que han de­mos­tra­do a la au­to­ri­dad con­tar con co­no­ci­mien­tos, ex­pe­rien­cia y pe­ri­cia pa­ra otor­gar la res­pon­si­va co­rres­pon­dien­te que se re­fle­ja en un re­por­te de­ta­lla­do (Vis­to Bueno) del es­ta­do del in­mue­ble, aho­ra sí, fir­ma­do por es­tos pro­fe­sio­na­les. En su de­fec­to, de­ben emi­tir un dic­ta­men que in­di­que las me­jo­ras y cam­bios a sol­ven­tar pa­ra me­re­cer una res­pon­si­va, es­to pe­se a la in­sis­ten­cia o mo­les­tia de los in­tere­sa­dos, pe­ro por el bien de la co­mu­ni­dad.

Las re­vi­sio­nes pe­rió­di­cas o des­pués de un sis­mo de­ben ase­gu­rar que esos edi­fi­cios con­ti­núan sien­do se­gu­ros es­truc­tu­ral­men­te”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.