Pal­ma, cua­tro pa­ra uno

Ju­ven­tud, ener­gía, sen­si­bi­li­dad y ca­pa­ci­dad de aná­li­sis, ha­cen emer­ger a es­ta fir­ma con gran po­ten­cial.

Obras - - Contenido - POR ANA LAU­RA MAL­DO­NA­DO

La fir­ma de ar­qui­tec­tu­ra emer­gen­te lo­gró trans­for­mar un cuar­to de ser­vi­cio en un es­pa­cio con al­tas rentas.

Las re­pre­sen­ta­cio­nes grá­fi­cas ti­po co­lla­ge del des­pa­cho de ar­qui­tec­tu­ra PAL­MA, don­de las lí­neas se com­ple­men­tan con tex­tu­ras, co­lo­res y som­bras, con un ai­re muy re­tro lo­gra­do con téc­ni­cas de los 60 y 70, son la pri­me­ra mues­tra de que su tra­ba­jo no bus­ca sa­tis­fa­cer nin­gu­na con­ven­ción es­ta­ble­ci­da.

“No nos gus­ta ca­sar­nos con un con­cep­to; más bien, tra­ta­mos de de­jar que las ideas flu­yan, bus­ca­mos ser siem­pre bas­tan­te cu­rio­sos con lo que es­tá por ve­nir. Lo que sí nos agra­da es man­te­ner un ni­vel de com­pro­mi­so y de de­ta­lle, de in­te­rés y cu­rio­si­dad por to­dos los pro­yec­tos a cual­quier es­ca­la”, co­men­ta Il­se Cár­de­nas, so­cia fun­da­do­ra de PAL­MA.

Es­te jo­ven es­tu­dio ar­qui­tec­tó­ni­co afin­ca­do en la Ciu­dad de Mé­xi­co, con ape­nas dos años y me­dio de exis­ten­cia, es el re­sul­ta­do de un gran ‘sal­to al va­cío’. Así es co­mo de­fi­nen el momento de su crea­ción tan­to Cár­de­nas co­mo Die­go Es­ca­mi­lla, quie­nes du­ran­te un via­je de­ci­die­ron re­nun­ciar a sus tra­ba­jos en ofi­ci­nas con­so­li­da­das pa­ra fun­dar su pro­pio des­pa­cho en enero de 2016.

En es­ta aven­tu­ra no es­tu­vie­ron so­los: los acom­pa­ña­ron sus co­le­gas Re­gi­na de Ho­yos y Juan Luis Ri­ve­ra. Di­cho en­cuen­tro se dio de ma­ne­ra na­tu­ral, pues los cua­tro fue­ron com­pa­ñe­ros du­ran­te to­da la ca­rre­ra en el ta­ller Jorge Gon­zá­lez Rey­na, de la Fa­cul­tad de Ar­qui­tec­tu­ra de la UNAM, de don­de egre­sa­ron en 2014.

Ahí tu­vie­ron co­mo pro­fe­so­ra y ase­so­ra de te­sis a Ga­brie­la Ca­rri­llo, so­cia del Ta­ller Ro­cha + Ca­rri­llo, quien co­men­ta que des­de en­ton­ces y has­ta la fe­cha los jó­ve­nes ar­qui­tec­tos, de en­tre 28 y 33 años, han mos­tra­do “una sen­si­bi­li­dad muy par­ti­cu­lar... Su tra­ba­jo se des­bor­da a la crea­ción de es­ce­na­rios ar­qui­tec­tó­ni­cos at­mos­fé­ri­cos es­tre­cha­men­te li­ga­dos al pai­sa­je, al re­co­no­ci­mien­to de un si­tio, a una sen­si­bi­li­dad y un res­pe­to, que al mis­mo tiem­po son pro­po­si­ti­vos y arries­ga­dos. Son si­len­cio­sos y dis­cre­tos, pe­ro con una pro­pues­ta fuer­te.

“Cada uno tie­ne una pre­sen­cia im­por­tan­te den­tro del gru­po y al fi­nal eso se agru­pa en una re­sul­tan­te que es el tra­ba­jo que es­tán ha­cien­do”, en­fa­ti­za Ca­rri­llo.

En las au­las de la UNAM, Il­se, Re­gi­na, Juan Luis y Die­go tam­bién apren­die­ron la im­por­tan­cia del tra­ba­jo en equi­po. “Nos gus­ta pen­sar que ese en­ten­di­mien­to que ge­ne­ra­mos des­de ha­ce años es el que nos ha im­pul­sa­do y nos ha lle­va­do a ha­cer pro­pues­tas in­tere­san­tes”, di­ce Cár­de­nas.

Des­de en­ton­ces unie­ron sus po­ten­cia­les pa­ra par­ti­ci­par en con­cur­sos ex­tra­es­co­la­res. Has­ta el día de hoy pa­ra PAL­MA, que ha si­do in­clui­da en la se­lec­ción Young Me­xi­can Firms de Di­vi­sa­re, atlas mun­dial de ar­qui­tec­tu­ra con­tem­po­rá­nea, el ru­bro de los con­cur­sos si­gue sien­do fun­da­men­tal pa­ra su ejer­ci­cio.

Y así lo de­mues­tran sus triun­fos: en 2018, en Ju­gue­tes Ur­ba­nos, pa­ra in­ter­ve­nir la fuen­te de Pla­za Lo­re­to, en el Cen­tro His­tó­ri­co, y en el Con­cur­so Cen­tro Co­mu­ni­ta­rio con un di­se­ño pa­ra la co­mu­ni­dad Laguna del To­ro, en Xo­chi­mil­co.

Tam­bién fue fi­na­lis­ta en LI­GA 2016 y en el con­cur­so pa­ra el pa­be­llón de la Fe­ria de las Cul­tu­ras Ami­gas del año pa­sa­do.

El con­ci­lio

Il­se co­men­ta que siem­pre exis­te el com­pro­mi­so de dar lo me­jor al cliente, pe­ro, al mis­mo tiem­po, quie­res com­pla­cer­te y se­guir tus ex­plo­ra­cio­nes per­so­na­les en cuan­to a gus­tos y ma­te­ria­les. Pa­ra lo­grar­lo “es ne­ce­sa­rio dar pe­que­ños ‘pa­sos al va­cío’, ex­pe­ri­men­tar po­co a po­co, en un pro­ce­so de prue­ba y error”.

La ex­pe­ri­men­ta­ción de PAL­MA al­can­zó nue­vos ho­ri­zon­tes en los pri­me­ros me­ses de su crea­ción, cuan­do fue­ron ele­gi­dos por Ma­rio Ballesteros, cu­ra­dor de Ar­chi­vo Di­se­ño y Ar­qui­tec­tu­ra, pa­ra ha­cer la mu­seo­gra­fía de la ex­po­si­ción Pre­sen­te, par­te del ci­clo MXCD01, que se ex­hi­bió en 2016.

“Lle­na­mos la sa­la prin­ci­pal de Ar­chi­vo con un mar de seis to­ne­la­das de per­las de plás­ti­co tri­tu­ra­do, cu­yo dis­cur­so de fon­do era el re­ci­cla­je”, re­cuer­da Il­se Cár­de­nas.

Y agre­ga: “Eso no po­dría ha­ber su­ce­di­do en un pro­yec­to per­ma­nen­te, en una ca­sa o con un cliente. Los pro­yec­tos efí­me­ros dan mu­cho más lu­gar pa­ra la ex­plo­ra­ción, pa­ra ha­cer cosas un po­co más atre­vi­das, por­que ahí no exis­te la con­di­ción de tem­po­ra­li­dad que plan­tea la ar­qui­tec­tu­ra: có­mo va a en­ve­je­cer, a per­du­rar y a fun­cio­nar”.

“No he­mos es­co­gi­do un es­ti­lo o un ca­mino, sim­ple­men­te he­mos tra­ta­do de ex­plo­rar di­fe­ren­tes cir­cuns­tan­cias, ma­te­ria­les y for­mas de tra­ba­jo” Ii­se Cár­de­nas, so­cia fun­da­do­ra

A de­cir de Ballesteros, quien des­cu­brió la exis­ten­cia de PAL­MA des­pués de una ar­dua bús­que­da de des­pa­chos jó­ve­nes en 2016, su tra­ba­jo es muy in­tere­san­te por su sen­si­bi­li­dad dis­tin­ta, muy fres­ca. “Les in­tere­sa re­sol­ver sus pro­yec­tos de ma­ne­ra tan­gi­ble y fí­si­ca: no ima­gi­nan lo que no se pue­de ha­cer, sino que des­de su pro­pio ejer­ci­cio de la ar­qui­tec­tu­ra em­pu­jan tam­bién sus lí­mi­tes, lo que me pa­re­ce úni­co”.

Tie­nen tam­bién “una sen­si­bi­li­dad muy es­pe­cial pa­ra los ma­te­ria­les y tra­ba­jan cons­tan­te­men­te con al­gu­nos po­co co­mu­nes, y son muy ági­les pa­ra re­sol­ver en cir­cuns­tan­cias de re­cur­sos li­mi­ta­dos. Eso los ha­ce in­tere­san­tes co­mo des­pa­cho emer­gen­te”, agre­ga el tam­bién es­cri­tor.

En 2017 lle­gó el tra­ba­jo que los ha he­cho sen­tir más or­gu­llo­sos: Te­rra­za Nar­var­te, una in­ter­ven­ción “muy sen­ci­lla” en un cuar­to de ser­vi­cio, con una gran cu­bier­ta que une dos es­pa­cios y crea un pun­to de re­la­ción del in­te­rior con el ex­te­rior. “Nos gus­ta pen­sar que lo­gra­mos un pro­yec­to exi­to­so en el sen­ti­do de que se tra­ta­ba de un es­pa­cio aban­do­na­do en la azo­tea y aho­ra es un pe­que­ño es­tu­dio que se ren­ta to­do el año por Airbnb”, co­men­ta Es­ca­mi­lla.

Otra de sus sa­tis­fac­cio­nes es po­ner la ar­qui­tec­tu­ra al al­can­ce de la gen­te, co­mo en ma­yo de 2018, cuan­do ma­te­ria­li­za­ron Aros, un sis­te­ma mo­du­lar de ram­pas en dos sen­ti­dos, con un pun­to me­dio en el que se en­cuen­tran y una red co­lo­ca­da en­ci­ma del agua de la fuen­te de Pla­za Lo­re­to. “Nos dio la sa­tis­fac­ción de ver el uso de un es­pa­cio ur­bano y a los ni­ños ju­gan­do en él. De re­pen­te la ar­qui­tec­tu­ra se ve muy de le­jos en los ren­ders, pe­ro ahí es­tu­vo en uso”, di­ce Cár­de­nas.

Aho­ra es­tán por ter­mi­nar el que has­ta hoy es su pro­yec­to más gran­de, Ca­sa Sa­yu­li­ta, en Na­ya­rit. El es­tu­dio vio en el tu­ris­mo y el gran nú­me­ro de te­rre­nos dis­po­ni­bles pa­ra cons­truir ca­sas de va­ca­cio­nes, la opor­tu­ni­dad de cre­cer en ese si­tio, por lo que bus­có la for­ma de fi­nan­ciar el pa­go de un co­wor­king, a tra­vés de pro­yec­tos de re­mo­de­la­ción que de­ri­va­ron en re­co­men­da­cio­nes.

Así, PAL­MA pre­sen­tó el di­se­ño de esa ca­sa, de 400 m2 y dos ni­ve­les, a un ma­tri­mo­nio de Seattle, Es­ta­dos Uni­dos. “Bus­ca­mos, so­bre to­do, en­mar­car la vis­ta im­pre­sio­nan­te que tie­ne el lu­gar ha­cia la sel­va y las mon­ta­ñas. In­clui­mos una cu­bier­ta a dos aguas, te­rra­za con al­ber­ca, aca­ba­dos de cal pa­ra que los mu­ros res­pi­ren y pi­sos de ba­rro pa­ra que se sien­ta un am­bien­te na­tu­ral”, de­ta­lla Il­se Cár­de­nas.

Tam­bién en Sa­yu­li­ta, PAL­MA hi­zo el res­tau­ran­te Acha­ra ba­jo los mis­mos pre­cep­tos de es­truc­tu­ras li­ge­ras y ma­te­ria­les apa­ren­tes, y aho­ra im­pul­sa un pro­yec­to de bun­ga­lós pre­fa­bri­ca­dos de en­tre 10 y 20 m2, con los que bus­ca con­tri­buir pa­ra cu­brir la gran de­man­da de hos­pe­da­je en la zo­na y dar una op­ción a la gen­te que tie­ne te­rre­nos pe­ro no cuen­ta con el pre­su­pues­to su­fi­cien­te pa­ra le­van­tar una pe­que­ña ca­sa pa­ra ren­ta o un ho­tel. Ade­más, el des­pa­cho es­tá por co­men­zar unas villas en Pun­ta de Mi­ta, muy cer­ca de ahí.

Mien­tras, en Ocui­lán, Es­ta­do de Mé­xi­co, jun­to con la or­ga­ni­za­ción sin fi­nes de lu­cro Pien­za Sos­te­ni­ble, se pre­pa­ran pa­ra ini­ciar la cons­truc­ción de la vi­vien­da que di­se­ña­ron pa­ra apo­yar a la re­cons­truc­ción tras los sis­mos de sep­tiem­bre de 2017.

“Es una ofi­ci­na que real­men­te es­tá en el lí­mi­te en­tre lo ex­pe­ri­men­tal y lo práctico” -Ma­rio Ballesteros

le Sen­sib Sin­té­ti­cos Ana­lí­tic a

EL NE­GO­CIO. Otra sin­gu­la­ri­dad de PAL­MA es ex­pe­ri­men­tar ba­jo una vi­sión de ne­go­cio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.