AR­QUI­TEC­TU­RA FO­REN­SE

EL CO­NO­CI­MIEN­TO Y LOS AVAN­CES TEC­NO­LÓ­GI­COS EN LA AR­QUI­TEC­TU­RA SE EN­FI­LAN A LA IN­VES­TI­GA­CIÓN FO­REN­SE.

Obras - - Contenido - POR JES­SI­CA BI­GIO

Re­crear he­chos cri­mi­na­les en tiem­po y es­pa­cio pue­de con­tri­buir a es­cla­re­cer y pre­ve­nir el cos­to de la in­se­gu­ri­dad en el país, que ya se cal­cu­la en 21% del PIB.

Car­to­gra­fía del ca­so Ayot­zi­na­pa

Es­te es un ma­pa de to­dos los tes­ti­mo­nios re­la­cio­na­dos con el ca­so por co­lo­res: en ro­jo los de las víc­ti­mas, en ver­de los del Ejér­ci­to, el azul mues­tra las ver­sio­nes de la po­li­cía, el mo­ra­do las de or­ga­ni­za­cio­nes cri­mi­na­les y el ama­ri­llo es pa­ra las que no en­tran en es­tas ca­te­go­rías. To­das es­tán re­pre­sen­ta­dos en tiem­po y es­pa­cio.

Cuan­do los pa­dres de Lesvy Ber­lín Ri­ve­ra re­cu­rrie­ron a es­pe­cia­lis­tas in­de­pen­dien­tes pa­ra in­ves­ti­gar la muer­te de su hi­ja, cu­yo cuer­po fue en­con­tra­do en Ciu­dad Uni­ver­si­ta­ria, en la Ciu­dad de Mé­xi­co, en ma­yo de 2017, les acon­se­ja­ron ha­blar con Ser­gio Bel­trán- Gar­cía. El ac­ti­vis­ta –les di­je­ron– po­día apor­tar las res­pues­tas que fal­ta­ban des­de una dis­ci­pli­na que aún no ex­plo­ra­da: la ar­qui­tec­tu­ra.

Bel­trán-gar­cía re­cuer­da que lo bus­ca­ron un día an­tes del sis­mo que sa­cu­dió a la ca­pi­tal del país el 19 de sep­tiem­bre del año pa­sa­do. “Ne­ce­si­ta­ban un pe­ri­ta­je que com­pro­ba­ra que Lesvy ha­bía si­do víc­ti­ma de un fe­mi­ni­ci­dio”, ex­pli­ca el ar­qui­tec­to, quien en­tró a for­mar par­te de un equi­po de in­ves­ti­ga­ción jun­to con un mé­di­co, una cri­mi­no­lo­ga, una so­ció­lo­ga, una psi­có­lo­ga y los abo­ga­dos que ya tra­ba­ja­ban en el ca­so.

La Pro­cu­ra­du­ría Ge­ne­ral de Jus­ti­cia de la Ciu­dad de Mé­xi­co de­ter­mi­nó en un princ­pio que la jo­ven se sui­ci­dó con el ca­ble de un te­lé­fono en el cam­pus uni­ver­si­ta­rio, pe­ro to­das las prue­bas apun­ta­ban a su no­vio, Jorge Luis Gon­zá­lez, co­mo el ase­sino.

Bel­trán- Gar­cía lo­gró que el des­pa­cho de di­se­ño y cons­truc­ción vir­tual Ri­zo­ma le pres­ta­ra su tec­no­lo­gía sin cos­to y, a tra­vés de le­van­ta­mien­tos tri­di­men­sio­na­les de al­ta pre­ci­sión y un mar­gen de error me­nor a un mi­lí­me­tro, re­creó la es­ce­na del cri­men en un vi­deo que se con­vir­tió en evi­den­cia.

Pa­ra ha­cer­lo, uti­li­zó la do­cu­men­ta­ción del ca­so, los pla­nos de las fa­cul­ta­des de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal Au­tó­no­ma de Mé­xi­co (UNAM) don­de ocu­rrie­ron los he­chos y las gra­ba­cio­nes ob­te­ni­das de las cá­ma­ras del lu­gar. El cru­ce de es­tos da­tos y la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial per­mi­tie­ron re­crear la es­ce­na.

“La idea era per­mi­tir­le al juez te­ner una con­ti­nui­dad en tiem­po y es­pa­cio de las per­so­nas ac­tuan­do, por­que las cá­ma­ras por sí mis­mas no per­mi­ten mos­trar es­ta con­ti­nui­dad”, ex­pli­ca el es­pe­cia­lis­ta.

El ar­qui­tec­to se en­fo­có en dos cau­sa­les al re­crear el cri­men: que el cuer­po de la víc­ti­ma fue de­ja­do en un lu­gar pú­bli­co y que su­frió vio­len­cia fí­si­ca o ver­bal an­tes de ser ase­si­na­da.

Esas dos cir­cuns­tan­cias for­man par­te de la de­fi­ni­ción de un fe­mi­ni­ci­dio, se­gún el ar­tícu­lo 325 del Có­di­go Pe­nal Fe­de­ral, an­te la au­sen­cia de un re­gis­tro que mues­tre el momento del ata­que. Gra­cias en

par­te a es­te tra­ba­jo mul­ti­dis­ci­pli­na­rio, la pro­cu­ra­du­ría mo­di­fi­có el ca­so en abril de es­te año y ac­tual­men­te se in­ves­ti­ga co­mo fe­mi­ni­ci­dio.

EL CSI de la ar­qui­tec­tu­ra

Bel­trán- Gar­cía no es el úni­co ar­qui­tec­to que se de­di­ca a es­cla­re­cer vio­la­cio­nes a los de­re­chos hu­ma­nos. La ar­qui­tec­tu­ra fo­ren­se se so­li­di­fi­có en 2010, cuan­do un gru­po de ar­qui­tec­tos, ar­tis­tas, ci­neas­tas, pe­rio­dis­tas de in­ves­ti­ga­ción, cien­tí­fi­cos y abo­ga­dos fun­da­ron la agen­cia Fo­ren­sic Ar­chi­tec­tu­re, con se­de en la Uni­ver­sity of Lon­don..

Aho­ra son re­fe­ren­te en es­ta nue­va dis­ci­pli­na y ac­túan de for­ma in­de­pen­dien­te o a pe­ti­ción de ju­ris­tas in­ter­na­cio­na­les u ONG, pa­ra in­ves­ti­gar la vio­len­cia es­ta­tal y de las gran­des em­pre­sas, so­bre to­do cuan­do afec­ta al en­torno ar­qui­tec­tó­ni­co.

Uno de los mo­ti­vos por los que la ar­qui­tec­tu­ra fo­ren­se tie­ne un am­plio cam­po de ac­ción es que la vio­len­cia se ha con­ver­ti­do en un fe­nó­meno ur­bano y la ma­yor par­te de los con­flic­tos con­tem­po­rá­neos tie­nen lu­gar en ciu­da­des, apun­ta Eyal Weiz­man, di­rec­tor de Fo­ren­sic Ar­chi­tec­tu­re, en su li­bro Fo­ren­sic Ar­chi­tec­tu­re. Ha­cia una es­té­ti­ca in­ves­ti­ga­ti­va.

En Mé­xi­co, 76.8% de la po­bla­ción ma­yor de edad pien­sa que vi­vir en su ciu­dad es in­se­gu­ro, se­gún la En­cues­ta Na­cio­nal de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca Ur­ba­na a mar­zo de 2018, pu­bli­ca­da por el Ine­gi.

Mien­tras el Ins­ti­tu­te for Eco­no­mics & Pea­ce cal­cu­la que el cos­to de la vio­len­cia equi­va­le a 21% del PIB tan so­lo en 2017, “ocho ve­ces ma­yor que la in­ver­sión pú­bli­ca en sa­lud y sie­te ve­ces ma­yor que la in­ver­sión en edu­ca­ción”, apun­ta en su Ín­di­ce de Paz Mé­xi­co 2018.

Pa­ra Eyal Weiz­man la vio­len­cia del Es­ta­do no só­lo afec­ta a las per­so­nas y al en­torno, sino tam­bién a las prue­bas de vio­la­ción de de­re­chos.

Las re­des so­cia­les y me­dios de co­mu­ni­ca­ción ma­si­va documentan mu­chos más epi­so­dios de vio­len­cia, pe­ro en­tre más vi­si­bles se vuel­ven, más se cues­tio­na su ve­ra­ci­dad, au­ten­ti­ci­dad e in­ter­pre­ta­ción en be­ne­fi­cio de los per­pe­tra­do­res, con­si­de­ra Weiz­man.

EL CA­SO DE AYOT­ZI­NA­PA ES IM­POR­TAN­TE POR­QUE DE­MUES­TRA LA COOR­DI­NA­CIÓN AB­SO­LU­TA QUE HAY EN­TRE OR­GA­NIS­MOS CRI­MI­NA­LES Y DI­FE­REN­TES NI­VE­LES DE LAS FUER­ZA DE SE­GU­RI­DAD

Ba­jo su man­do, la agen­cia com­ba­te la im­pu­ni­dad des­de la ar­qui­tec­tu­ra en ca­sos de tor­tu­ra en Ca­me­rún, ata­ques de ar­mas quí­mi­cas en Du­ma (Si­ria) o crí­me­nes me­dioam­bien­ta­les en In­do­ne­sia, en­tre otros.

Pa­ra Sa­rah Nan­ki­vell, di­rec­to­ra de pro­gra­mas de Fo­ren­sic Ar­chi­tec­tu­re, lo que los di­fe­ren­cia de otros gru­pos de in­ves­ti­ga­ción es el uso del es­pa­cio co­mo an­cla, ade­más de ela­bo­rar pe­ri­ta­jes, ma­que­tas, ani­ma­cio­nes, aná­li­sis de vi­deos o car­to­gra­fías in­ter­ac­ti­vas.

In­ves­ti­ga­ción en el si­glo XXI Si pa­ra Sher­lock Hol­mes, el pro­ta­go­nis­ta de las no­ve­las de­tec­ti­ves­cas de Sir Art­hur Co­nan Doy­le, el nú­me­ro de es­ca­lo­nes o las man­chas en los za­pa­tos de­la­ta­ban a los vic­ti­ma­rios, pa­ra Fo­ren­sic es pre­ci­so cru­zar y pro­ce­sar da­tos pa­ra lue­go lle­gar a la síntesis del es­pa­cio y con­cluir lo que su­ce­dió.

Los avan­ces tec­no­ló­gi­cos, el big da­ta, la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial e in­clu­so las re­des so­cia­les, tam­bién son sus alia­dos en la re­cons­truc­ción del es­pa­cio y tiem­po de he­chos. “Uti­li­za­mos re­des so­cia­les o téc­ni­cas de ma­peo avan­za­das pa­ra de­ter­mi­nar la dis­tan­cia en­tre dos edi­fi­cios, pe­ro “siem­pre re­cu­rri­mos al es­pa­cio pa­ra sin­te­ti­zar to­da la in­for­ma­ción”, di­ce Nan­ki­vell.

Y en Ayot­zi­na­pa Fo­ren­sic Ar­chi­tec­tu­re tam­bién tra­ba­jó en el ca­so Ayot­zi­na­pa, don­de es­tu­dian­tes nor­ma­lis­tas fue­ron ata­ca­dos y hu­bo 43 des­apa­re­ci­dos. El he­cho se re­gis­tró en esa lo­ca­li­dad de Mi­choa­cán el 26 de sep­tiem­bre de 2014, es de­cir ha­ce ya cua­tro años.

Las con­clu­sio­nes de las in­ves­ti­ga­cio­nes en torno al ata­que y des­apa­ri­ción en es­te ca­so han si­do po­lé­mi­cas, sin que has­ta la fe­cha se se­pa con cer­te­za qué fue lo que ocu­rrió.

El re­sul­ta­do de Fo­ren­sic reúne en un ma­pa to­dos los tes­ti­mo­nios re­la­cio­na­dos con el ca­so por co­lo­res: en ro­jo los de las víc­ti­mas, en ver­de los del Ejér­ci­to, el azul mues­tra las ver­sio­nes de la po­li­cía, el mo­ra­do las de or­ga­ni­za­cio­nes cri­mi­na­les y el ama­ri­llo es pa­ra las que no en­tran en es­tas ca­te­go­rías. To­das es­tán re­pre­sen­ta­dos en tiem­po y es­pa­cio.

Así se re­crea lo su­ce­di­do la no­che del 26 de sep­tiem­bre. La síntesis es un vi­deo que mues­tra los mo­vi­mien­tos de los di­ver­sos ac­to­res en un es­pa­cio con­cre­to (ca­lles, ave­ni­das, ca­rre­te­ras) y en un tiem­po pre­ci­so.

“Im­por­ta el ca­so, pe­ro so­bre to­do, bus­car que la na­rra­ti­va sea tal que re­suel­va mu­chos más”, opi­na Ser­gio Bel­trán-gar­cía, y agre­ga: “Ayot­zi­na­pa es im­por­tan­te por­que de­mues­tra la coor­di­na­ción ab­so­lu­ta que hay en­tre or­ga­nis­mos cri­mi­na­les y di­fe­ren­tes ni­ve­les de fuer­zas de se­gu­ri­dad”.

La ar­qui­tec­tu­ra fo­ren­se bus­ca ayu­dar a vi­sua­li­zar los pro­ble­mas po­lí­ti­cos, eco­nó­mi­cos y so­cia­les que no se es­tán aten­dien­do y que ter­mi­nan por te­ner con­se­cuen­cias en es­pa­cios cons­trui­dos, afec­tan­do a las per­so­nas y sus de­re­chos hu­ma­nos.

Ade­más de la me­to­do­lo­gía que uti­li­za Fo­ren­sic Ar­chi­tec­tu­re, exis­ten otras for­mas pa­ra que la ar­qui­tec­tu­ra pue­da con­tri­buir con la jus­ti­cia. Mar­co Vi­da­li Cas­ti­llo, ma­na­ging part­ner de Ri­zo­ma, en­con­tró una de for­ma cir­cuns­tan­cial co­mo res­pues­ta al sis­mo del 19 de sep­tiem­bre de 2017. “Nues­tro en­fo­que es de in­ge­nie­ría y cons­truc­ción y, a raíz del tem­blor, nos di­ji­mos que si ha­cía­mos mo­de­los de pro­yec­tos que se van a cons­truir, po­día­mos ha­cer es­tu­dios de có­mo se caen las cosas”, cuen­ta.

El ar­qui­tec­to utli­za la pla­ta­for­ma BIM pa­ra de­ter­mi­nar o des­car­tar irre­gu­la­ri­da­des en las cons­truc­cio­nes de los in­mue­bles co­lap­sa­dos. Pa­ra que es­ta tec­no­lo­gía ten­ga un im­pac­to real, de­be ser in­clui­da en la nor­ma­ti­va de pro­tec­ción ci­vil o en el re­gla­men­to de cons­truc­cio­nes de la Ciu­dad de Mé­xi­co, opi­na Cas­ti­llo.

“Se de­be­ría exi­gir que los in­mue­bles con más de un de­ter­mi­na­do nú­me­ro de per­so­nas reali­cen un es­tu­dio con es­te sis­te­ma de mo­de­la­do y re­cu­rrien­do a la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial pa­ra de­ter­mi­nar, por ejem­plo, si los si­mu­la­cros de eva­cua­ción son los ade­cua­dos”, agre­ga.

Vi­da­li Cas­ti­llo opi­na que la fal­ta de fi­nan­cia­mien­to, la dificultad pa­ra ac­ce­der a la do­cu­men­ta­ción en ca­sos cri­mi­na­les in­con­clu­sos y la fal­ta de co­no­ci­mien­tos en el cam­po de la ar­qui­tec­tu­ra fo­ren­se li­mi­tan el im­pac­to de es­ta nue­va dis­ci­pli­na.

Por aho­ra, la Uni­ver­si­dad de Lon­dres es la úni­ca que ofre­ce una ca­pa­ci­ta­ción en ar­qui­tec­tu­ra fo­ren­se, pe­ro no es co­mo tal una es­pe­cia­li­dad.

La ex­pec­ta­ti­va es que es­ta área de co­no­ci­mien­to se ex­tien­da en los pró­xi­mos años, cuan­do sus al­can­ces in­clu­so pue­dan ser más pre­ci­sos y cer­te­ros gra­cias a los con­ti­núos avan­ces en el pro­ce­sa­mien­to de big da­ta e in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, pe­ro tam­bién de di­se­ño y mo­de­la­do de los es­pa­cios.

1

1. Es­tra­te­gia El es­pa­cio es el an­cla, más allá de ela­bo­rar pe­ri­ta­jes, ma­que­tas, ani­ma­cio­nes, aná­li­sis de vi­deos o car­to­gra­fías in­ter­ac­ti­vas. “Da igual si uti­li­za­mos re­des so­cia­les o téc­ni­cas de ma­peo avan­za­das pa­ra de­ter­mi­nar la dis­tan­cia en­tre dos edi­fi­cios, siem­pre re­cu­rri­mos al es­pa­cio pa­ra sin­te­ti­zar to­da la in­for­ma­ción”, di­ce Nan­ki­vell.

2. De­tec­ti­ves del si­glo XXI El uso de re­des so­cia­les, téc­ni­cas de ma­peo avan­za­das pa­ra el calcu­lo de dis­tan­cias, así co­mo big da­ta e in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial re­vi­ta­li­zan vie­jas téc­ni­cas de in­ves­ti­ga­ción, sin que la esen­cia de la lu­pa al de­ta­lle pier­da fuer­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.