La fie­bre del fon­deo

El ‘crowd­fun­ding’ in­mo­bi­lia­rio no ha pa­ra­do de cre­cer y los proyectos co­mien­zan a mos­trar sus fru­tos. Ex­per­tos en el te­ma ex­pli­can las cla­ves del éxito.

Obras - - Contenido - Por Lu­cía Bur­bano

El ‘crowd­fun­ding’ in­mo­bi­lia­rio no ha pa­ra­do su ex­pan­sión, y ya mues­tra sus fru­tos.

El fon­deo co­lec­ti­vo de proyectos in­mo­bi­lia­rios au­men­tó de for­ma des­ta­ca­da en 2015, y des­de en­ton­ces no ha de­ja­do de cre­cer. Las pla­ta­for­mas es­pe­cia­li­za­das en crowd­fun­ding ge­ne­ra­rán es­te año 3,000 mi­llo­nes de dó­la­res (mdd), 20% más que en 2016, es­ti­ma la con­sul­to­ra Mas­so­lu­tion.

Es­te au­ge se de­be al éxito que han te­ni­do al­gu­nos proyectos, se­gún Li­san­dro Vi­de­la, vi­ce­pre­si­den­te de dis­tri­bu­ción de Pro­digy Net­work, que cuen­ta con un por­ta­fo­lio de ca­si 1,000 mdd, dis­tri­bui­dos en 40 paí­ses, y con el apo­yo de más de 6,500 in­ver­sio­nis­tas en to­do el mun­do.

Vi­de­la atri­bu­ye el cre­ci­mien­to a cua­tro fac­to­res: la com­bi­na­ción en­tre la eco­no­mía co­la­bo­ra­ti­va; la tec­no­lo­gía block­chain, que co­nec­ta a los in­ver­sio­nis­tas y eli­mi­na in­ter­me­dia­rios; el crowd­fun­ding, que per­mi­te el ac­ce­so a to­do ti­po de bol­si­llos, y la le­gis­la­ción fin­tech, que re­gu­la al sec­tor.

La apues­ta de es­te ti­po de proyectos ra­di­ca en atraer in­ver­sión ofer­tan­do pla­nes de ne­go­cio in­no­va­do­res en sec­to­res de la hos­te­le­ría y ofi­ci­nas, cen­trán­do­se en ten­den­cias co­mo los apar­ta­men­tos de lar­ga es­ta­día, co­li­ving y co­wor­king. “El be­ne­fi­cio que ob­tie­nen los in­ver­sio­nis­tas es­tá vin­cu­la­do a que el ac­ti­vo es­té muy bien ubi­ca­do en una ciu­dad prin­ci­pal y en la im­ple­men­ta­ción de un mo­de­lo de ne­go­cio que sea in­no­va­dor”, de­ta­lla Vi­de­la.

El ob­je­ti­vo es per­mi­tir el ac­ce­so a es­te ti­po de ac­ti­vos a ciu­da­da­nos que ja­más in­vir­tie­ron y que aque­llos que cuen­tan con ex­pe­rien­cia pue­dan di­ver­si­fi­car su por­ta­fo­lio. Es­te ti­po de proyectos ayu­dan a de­mo­cra­ti­zar las in­ver­sio­nes en in­mue­bles; por eso el ca­pi­tal mí­ni­mo es de 5,000 pe­sos, ex­pli­ca Juan Carlos Cas­tro, so­cio fun­da­dor de la em­pre­sa me­xi­ca­na Briq.

El pro­ce­di­mien­to

La se­lec­ción de los proyectos en los que se va a apos­tar es cla­ve. En el ca­so de Pro­digy Net­work, el equi­po de ad­qui­si­cio­nes pre­sen­ta una pro­pues­ta al co­mi­té de se­lec­ción de la di­rec­ción de la em­pre­sa, que en ca­so de dar luz ver­de, en­car­ga un ex­haus­ti­vo in­for­me a una con­sul­to­ra ex­ter­na. Una vez va­li­da­do, se pro­ce­de a ela­bo­rar un plan de fi­nan­cia­ción, mer­ca­do­tec­nia, es­tra­te­gia co­mer­cial y a fi­jar un ca­len­da­rio pa­ra el lan­za­mien­to y cap­ta­ción de ca­pi­tal.

Si­guien­do es­te mo­de­lo, Pro­digy Net­work ba­tió un ré­cord con el BD Ba­ca­tá, el ras­ca­cie­los más al­to de Co­lom­bia, que en 2010 le­van­tó ca­si 200 mdd en­tre más de 4,000 in­ver­sio­nis­tas pa­ra ha­cer reali­dad su cons­truc­ción.

En el ca­so de Briq, el pro­ce­di­mien­to es si­mi­lar. Un co­mi­té con­for­ma­do por ex­per­tos del sec­tor in­mo­bi­lia­rio, de fon­dos y de in­ver­sio­nes eva­lúa los proyectos, cen­tra­dos de mo­men­to en re­si­den­cias, un ne­go­cio que cuen­ta con “un ci­clo muy cla­ro”, ex­pli­ca Cas­tro. “Le pres­tas la in­ver­sión al cons­truc­tor, es­te compra el te­rreno y cons­tru­ye el edi­fi­cio que des­pués pro­ce­de a ven­der. Esa transac­ción es la que ge­ne­ra los be­ne­fi­cios pa­ra los in­ver­sio­nis­tas”, ex­pre­sa.

En Mé­xi­co, la le­gis­la­ción fin­tech apro­ba­da en mar­zo de es­te año per­mi­tió avan­zar en el desa­rro­llo de es­tos proyectos, aña­de Juan Carlos Cas­tro. Aun­que Briq se ade­lan­tó y co­men­zó a ope­rar tres años an­tes en aso­cia­ción con el Gru­po Bur­sá­til Me­xi­cano, que ya con­ta­ba con li­cen­cia pa­ra re­ci­bir re­cur­sos del pú­bli­co en ge­ne­ral.

En es­te tiem­po, 15,000 per­so­nas han in­ver­ti­do más de 170 mi­llo­nes de pe­sos pa­ra fi­nan­ciar 67 proyectos re­si­den­cia­les en Ciu­dad de Mé­xi­co, Gua­da­la­ja­ra, Puebla y Que­ré­ta­ro, que han ge­ne­ra­do nue­ve mi­llo­nes de pe­sos en re­tor­nos a los in­ver­sio­nis­tas.

Cas­tro cree que pa­ra que es­tas pla­ta­for­mas sean un éxito de­ben im­ple­men­tar una di­li­gen­cia y es­truc­tu­ra só­li­das.

Ar­bor­crowd con­si­de­ra que es­te ti­po de proyectos per­mi­ten de­mo­cra­ti­zar las in­ver­sio­nes in­mo­bi­lia­rias

Pro­digy Net­work ob­tu­vo 120 mdd pa­ra fi­nan­ciar un edi­fi­cio de usos mix­tos en el cen­tro de Nue­va York

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.