Ro­ber­to Hernández

Obras - - Contenido - Ro­ber­to Hernández Gar­cía So­cio di­rec­tor de COMAD, SC (De­re­cho de la cons­truc­ción) obras@ex­pan­sion.com.mx

Quie­nes lle­guen a ocu­par car­gos pú­bli­cos en el nue­vo go­bierno de­ben dar­se cuen­ta que esa ta­rea es un ho­nor.

Des­de 1989, pri­me­ro co­mo pa­san­te y des­pués co­mo abo­ga­do, he te­ni­do con­tac­to con ser­vi­do­res pú­bli­cos de los tres ni­ve­les de go­bierno. Mu­chos han si­do du­ros, otros dé­bi­les, otros enér­gi­cos y otros muy co­la­bo­ra­ti­vos, y es­to no só­lo me ha en­se­ña­do lo be­lla que es la fun­ción pú­bli­ca, sino lo di­fí­cil que pue­de ser, de­pen­dien­do del ca­rác­ter y per­so­na­li­dad de quie­nes la desem­pe­ñan.

La­men­ta­ble­men­te en es­te se­xe­nio co­no­cí a los dos ser­vi­do­res pú­bli­cos más ma­ja­de­ros y soe­ces de mi exis­ten­cia; uno de ellos, mu­jer.

Des­de que los vi por pri­me­ra vez, su ac­tuar ha­cia mis clien­tes fue de arro­gan­cia, re­to y ma­ja­de­ría ex­tre­ma. Un día el va­rón re­ci­bió a un clien­te con pa­la­bras al­ti­so­nan­tes y vul­ga­res, sin im­por­tar­le quién es­tu­vie­ra en la me­sa (dis­fru­tan­do que hu­bie­ra mu­je­res pa­ra de­mos­trar su ‘ va­len­tía’). La mu­jer no era dis­tin­ta, te­nía una ac­ti­tud gro­se­ra y de mal tra­to ha­cia los de­más, lo que po­cas ve­ces he vis­to en una pro­fe­sio­nal de su gra­do aca­dé­mi­co y po­si­ción. Am­bos li­de­ra­ban proyectos de gran mag­ni­tud e im­por­tan­cia pa­ra el país.

Más allá de es­tos su­je­tos, es cla­ro que po­cas per­so­nas tie­nen real­men­te vo­ca­ción pú­bli­ca. Un ser­vi­dor pú­bli­co que de­fien­de la ley y lucha fé­rrea­men­te pa­ra que un con­tra­tis­ta no abu­se pe­ro siem­pre con se­rie­dad y en­te­re­za, sin ma­ñas ni gro­se­rías, me­re­ce to­do el res­pe­to. En cam­bio, un ser­vi­dor pú­bli­co que no pug­na por el in­te­rés que re­pre­sen­ta y ade­más ame­na­za y ame­dren­ta a los con­tra­tis­tas y/o pro­vee­do­res, ha­cien­do uso de su “po­der” pa­ra las­ti­mar a las em­pre­sas y ofen­der a sus re­pre­sen­tan­tes, só­lo se me­re­ce el des­pre­cio; no só­lo por­que vio­la la ley con su con­duc­ta, sino por­que des­me­re­ce el ser­vi­cio pú­bli­co.

La en­tra­da de la nue­va ad­mi­nis­tra­ción y el nue­vo equi­po es una ex­ce­len­te opor­tu­ni­dad pa­ra que to­da la gen­tu­za que usu­fruc­tuó los car­gos pú­bli­cos con sus arro­gan­cias y vul­ga­ri­da­des se va­ya a su ca­sa, y en­tren per­so­nas con dis­po­si­ción, vo­lun­tad y co­ra­je. Sí, co­ra­je pa­ra en­fren­tar los gran­des re­tos de la ad­mi­nis­tra­ción, que no son po­cos.

Si bien el men­sa­je de cam­pa­ña de An­drés Ma­nual López Obrador de ‘si la ca­be­za es­tá bien y ha­ce las co­sas bien, los de aba­jo las ha­rán igual’ es un po­co idea­lis­ta, exis­te el con­ven­ci­mien­to de que si el pre­si­den­te elec­to to­ma la de­ci­sión de ac­tuar con ho­nes­ti­dad, trans­pa­ren­cia y por el bien del país, sus co­la­bo­ra­do­res se ape­ga­rán al ‘es­ti­lo de la ca­sa’ que pro­me­te, al me­nos, ir por el ca­mino de la le­ga­li­dad y la ho­nes­ti­dad.

El se­xe­nio que aca­ba nos de­jó un pé­si­mo sa­bor de bo­ca, di­cho por mu­chos du­ran­te su tra­yec­to: fal­ta de trans­pa­ren­cia, de in­te­gri­dad, de de­cen­cia. Y no lo di­go yo, el 1 de ju­lio de 2018 la gen­te lo ra­ti­fi­có.

Es­pe­ro que le di­ga­mos adiós pa­ra siem­pre a la gen­tu­za que tu­vo car­gos pú­bli­cos sin dar­se cuen­ta de que esa ta­rea es un ho­nor, y tam­bién de­seo que la cuar­ta trans­for­ma­ción de Mé­xi­co im­pli­que una re­no­va­ción de los car­gos pú­bli­cos pa­ra ser ocu­pa­dos por ver­da­de­ros ser­vi­do­res, en be­ne­fi­cio de nues­tro país y no pa­ra abu­sar de él.

Es una ex­ce­len­te opor­tu­ni­dad pa­ra que to­da la gen­tu­za que usu­fruc­tuó los car­gos pú­bli­cos con arro­gan­cias y vul­ga­ri­da­des se va­ya a su ca­sa”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.