¿Cu­rar o pre­ve­nir?

La dia­be­tes y la hi­per­ten­sión afectan ca­da vez a más me­xi­ca­nos y cues­tan mi­llo­nes de pe­sos ca­da año al sis­te­ma de sa­lud. Cons­truir ‘in­fra­es­truc­tu­ra de la pre­ven­ción’ se­ría más ba­ra­to y efi­caz.

Obras - - Contenido -

La in­fra­es­truc­tu­ra pa­ra la sa­lud de­be en­ca­mi­nar­se ha­cia un en­fo­que pre­ven­ti­vo. Apos­tar por ello, mi­ti­ga­ría la car­ga eco­nó­mi­ca que aho­ga al sec­tor sa­lud.

El cos­to de la aten­ción de en­fer­me­da­des co­mo dia­be­tes, hi­per­ten­sión y obe­si­dad, al­gu­nas de las que más aque­jan a los me­xi­ca­nos, es­tá con­su­mien­do el pre­su­pues­to del sec­tor sa­lud en el país. Se­gún el úl­ti­mo da­to dis­po­ni­ble de Fun­sa­lud, los cos­tos di­rec­tos e in­di­rec­tos de la dia­be­tes me­lli­tus II equi­va­len a 2.25% del PIB, y tan só­lo en 2013 su­ma­ron ca­si 363,000 mi­llo­nes de pe­sos (mdp). Ese mon­to in­clu­ye el gas­to en aten­ción médica en ins­ti­tu­cio­nes y ho­ga­res, y la pér­di­da de in­gre­sos y pro­duc­ti­vi­dad por muer­te pre­ma­tu­ra y dis­ca­pa­ci­dad.

En 2016 se de­cla­ró una emer­gen­cia sa­ni­ta­ria en el país de­bi­do a que la dia­be­tes cau­sa más de 98,000 muer­tes al año, y se anun­ció un mo­de­lo pre­ven­ti­vo ba­sa­do en la de­tec­ción tem­pra­na de és­ta y otras en­fer­me­da­des.

En ese mo­men­to, el IMSS cal­cu­ló en 51,000 mi­llo­nes de pe­sos (mdp) el cos­to anual pa­ra aten­der a 3.5 mi­llo­nes de pa­cien­tes con dia­be­tes. A su vez, el ISSS­TE es­ti­ma un des­em­bol­so de 17,763 mdp (30% del gas­to mé­di­co del ins­ti­tu­to) pa­ra ha­cer frente a ese pa­de­ci­mien­to, destaca su di­rec­tor ge­ne­ral, Jo­sé Reyes Bae­za.

Si es­ta si­tua­ción con­ti­núa, tan só­lo el cos­to de la he­mo­diá­li­sis pa­ra aten­der a 70,000 pa­cien­tes, que hoy es de 10,000 mdp, en 2050 se­rá de 344,000 mdp, cal­cu­la el IMSS, ca­si 2.25% del PIB y cer­ca del cos­to to­tal que aho­ra im­pli­ca aten­der la en­fer­me­dad.

Há­bi­tos tan sen­ci­llos co­mo ca­mi­nar po­drían mi­ti­gar los al­tos cos­tos de la dia­be­tes, pe­ro ha­bría que re­plan­tear los pre­su­pues­tos pa­ra des­pun­tar la in­fra­es­truc­tu­ra pre­ven­ti­va que im­pli­ca­ría cons­truir más par­ques, uni­da­des de­por­ti­vas, al­ber­cas y, so­bre to­do, ga­ran­ti­zar la se­gu­ri­dad pa­ra ejer­ci­tar­se al ai­re li­bre.

Por lo pron­to, la ba­lan­za se in­cli­na a fa­vor de la in­fra­es­truc­tu­ra hos­pi­ta­la­ria que, con to­do, es com­ple­ja: cir­cuns­tan­cias co­mo te­ner más per­so­nas afi­lia­das a ins­ti­tu­cio­nes de sa­lud pú­bli­ca que ha­bi­tan­tes, con­tar con ape­nas 2,893 qui­ró­fa­nos pa­ra 60 mi­llo­nes de de­re­choha­bien­tes en el IMSS, 2.6 en­fer­me­ras por ca­da 1,000 ha­bi­tan­tes, y que la mi­tad del gas­to en el sec­tor pro­ven­ga de los usua­rios, son razones por las que “el mo­de­lo ac­tual del sis­te­ma me­xi­cano de sa­lud es in­sos­te­ni­ble”, sin­te­ti­za el es­tu­dio Opor­tu­ni­da­des de em­pren­di­mien­to en el sec­tor sa­lud en Mé­xi­co, de En­dea­vor.

La ace­le­ra­do­ra de em­pre­sas agre­ga que “es­ta ins­ti­tu­ción (IMSS) se ve li­mi­ta­da por su ta­ma­ño ope­ra­ti­vo pa­ra li­diar con una po­bla­ción ca­da vez más an­cia­na y que pa­de­ce en­fer­me­da­des muy cos­to­sas de tra­tar”.

Es­pe­cia­lis­tas en sa­lud y nu­tri­ción coin­ci­den en que es mu­cho más ba­ra­to pre­ve­nir que cu­rar, y el sec­tor de la cons­truc­ción tam­bién es­tá de acuer­do: la in­fra­es­truc­tu­ra de pre­ven­ción sa­ni­ta­ria y cui­da­do per­so­nal pue­de mi­ti­gar la car­ga pre­su­pues­tal, y si ade­más se su­ma a una ma­yor efi­cien­cia hos­pi­ta­la­ria po­dría tra­du­cir­se en una po­lí­ti­ca pú­bli­ca en sa­lud más efi­caz.

La in­cli­na­ción de la ba­lan­za La in­fra­es­truc­tu­ra pre­ven­ti­va es muy va­ria­da. In­clu­ye es­pa­cios pú­bli­cos, co­mo par­ques, de­por­ti­vos y áreas verdes, y tam­bién gim­na­sios, po­li­de­por­ti­vos y con­sul­to­rios de nu­tri­ción. Por ello, las in­ver­sio­nes en és­ta son va­ria­bles; sin em­bar­go, las po­lí­ti­cas pú­bli­cas se han cen­tra­do más en desa­rro­llar in­mue­bles pa­ra tra­tar a las per­so­nas que ya tie­nen en­fer­me­da­des que en cons­truir es­pa­cios que ayu­den a pre­ve­nir­las.

“Mé­xi­co cuen­ta con una gran in­fra­es­truc­tu­ra pa­ra aten­der las en­fer­me­da­des, pe­ro es muy es­ca­so el nú­me­ro de in­mue­bles y de edi­fi­cios que se orien­tan a pro­mo­ver y a pro­te­ger la sa­lud”, ex­po­ne el ar­qui­tec­to Luis En­ri­que López Car­diel, es­pe­cia­lis­ta en di­se­ño de uni­da­des pa­ra la sa­lud, y pre­ci­sa que el con­cep­to de in­fra­es­truc­tu­ra pa­ra la sa­lud po­ten­cial­men­te in­clu­ye

El Pro­gra­ma de Res­ca­te de Es­pa­cios Pú­bli­cos vi­gen­te has­ta 2015, año en que se fu­sio­nó con el pro­gra­ma Há­bi­tat, in­vir­tió 2,656 mdp en el res­ca­te de 3,293 es­pa­cios pú­bli­cos des­de 2013, se­gún el úl­ti­mo In­for­me de Go­bierno.

cam­pos de­por­ti­vos, par­ques, los es­pa­cios pa­ra desa­rro­llar ac­ti­vi­dad fí­si­ca, ade­más de una gran can­ti­dad de programas en ali­men­ta­ción, hi­gie­ne y cier­tos as­pec­tos de lo que de­no­mi­na­mos es­ti­lo de vi­da.

El des­ba­lan­ce en­tre la in­fra­es­truc­tu­ra que atien­de a en­fer­mos y la de­di­ca­da a la pre­ven­ción es con­si­de­ra­ble: 95% co­rres­pon­de a la pri­me­ra y 5% a la se­gun­da, es­ti­ma el ar­qui­tec­to López Car­diel.

En la Ciu­dad de Mé­xi­co, de las 83 obras ter­mi­na­das en 2017 por la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Pla­nea­ción y Desa­rro­llo en Sa­lud, só­lo siete res­pon­den a la ti­po­lo­gía de pre­ven­ción y aten­ción de so­bre­pe­so, obe­si­dad, ries­go car­dio­vas­cu­lar y dia­be­tes me­lli­tus. Es­tos proyectos tu­vie­ron un cos­to de 11.7 mdp, ape­nas 2.3% de 493.3 mdp de la obra ter­mi­na­da en sa­lud en la ca­pi­tal, de acuer­do con los da­tos pú­bli­cos dis­po­ni­bles.

En los 32 es­ta­dos de la Re­pú­bli­ca hay 589 obras de in­fra­es­truc­tu­ra fí­si­ca en sa­lud en pro­ce­so, en­tre obra nue­va, sus­ti­tu­ción, equi­pa­mien­to y for­ta­le­ci­mien­to, pe­ro la ma­yo­ría va des­ti­na­da a in­ten­tar cu­rar en­fer­me­da­des.

En es­te se­xe­nio el IMSS cons­tru­yó 37 hos­pi­ta­les nue­vos o por sus­ti­tu­ción, ade­más reali­zó 121 am­plia­cio­nes y re­mo­de­la­cio­nes que sig­ni­fi­ca­ron una in­ver­sión de 9,260 mdp, mien­tras que la in­ver­sión pa­ra cons­truir nue­vas uni­da­des de­por­ti­vas en­tre 2014 y 2018 tan só­lo su­mó 1,126 mdp, se­gún el sex­to In­for­me de Go­bierno.

El in­di­ca­dor del Pro­gra­ma Na­cio­nal de Cul­tu­ra Fí­si­ca y De­por­te a 2016 (úl­ti­mo dis­po­ni­ble en la pá­gi­na de la Co­na­de) só­lo re­fie­re el avan­ce en 22 uni­da­des de­por­ti­vas, y pre­ci­sa que el in­di­ca­dor “es­tá su­je­to a la dis­po­ni­bi­li­dad pre­su­pues­ta­ria y al nú­me­ro de even­tos que se reali­cen de cam­peo­na­tos mun­dia­les en el año”.

Mien­tras, el Pro­gra­ma de Res­ca­te de Es­pa­cios Pú­bli­cos, vi­gen­te a 2015, año en que se fu­sio­nó con el pro­gra­ma Há­bi­tat, re­fie­re que de 2013 a 2015 se in­vir­tie­ron 2,656 mdp en el res­ca­te de 3,293 es­pa­cios pú­bli­cos, que en una dis­tri­bu­ción pro­me­dio sig­ni­fi­ca­ría una in­ver­sión de 800,000 pe­sos por es­pa­cio in­ter­ve­ni­do.

In­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, al res­ca­te Se­gún Mar­co Vi­da­li, so­cio di­rec­tor del des­pa­cho ar­qui­tec­tó­ni­co Ri­zo­ma, es ur­gen­te

cam­biar el en­fo­que con el que se tra­ta hoy el pro­ble­ma de la sa­lud. En­fer­me­da­des co­mo la dia­be­tes, la hi­per­ten­sión y afec­cio­nes car­dia­cas “es­tán cre­cien­do por­que la gen­te ha co­men­za­do a en­ve­je­cer”, se­ña­la.

Ha­cia 2030, se pre­vé que 40% de la po­bla­ción adul­ta en Mé­xi­co ten­drá obe­si­dad —una de las prin­ci­pa­les cau­sas de la dia­be­tes—, cal­cu­la un es­tu­dio de la Or­ga­ni­za­ción pa­ra la Coope­ra­ción y el Desa­rro­llo Eco­nó­mi­cos (OCDE).

Pa­ra 2050, se es­ti­ma que ha­brá más de 150.8 mi­llo­nes de me­xi­ca­nos con una es­pe­ran­za de vi­da de 79.4 años, y exis­ti­rán 10 per­so­nas ma­yo­res de 65 años por ca­da 100 en edad la­bo­ral, se­gún el Con­se­jo Na­cio­nal de Po­bla­ción (Co­na­po). Por ello se de­be con­si­de­rar que la in­fra­es­truc­tu­ra pa­ra aten­ción de en­fer­me­da­des res­pon­da a las ne­ce­si­da­des de es­te seg­men­to po­bla­cio­nal.

Pa­ra efi­cien­tar la in­fra­es­truc­tu­ra hos­pi­ta­la­ria, y que és­ta deje de ser, en gran par­te, rehén de la ima­gen pú­bli­ca de los po­lí­ti­cos, Vi­da­li es­ti­ma que el uso de nue­va tec­no­lo­gía, co­mo la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, “po­dría arro­jar­nos qué se ne­ce­si­ta y en dón­de, to­man­do en cuen­ta 10 años ha­cia atrás (en da­tos) y 20 años ha­cia ade­lan­te. Es­to pue­de in­cluir nue­vas tec­no­lo­gías pa­ra ata­car cier­to ti­po de en­fer­me­da­des, ha­cer cen­tros de sa­lud don­de se con­cen­tren gru­pos de cier­ta edad, et­cé­te­ra”.

La de­tec­ción y la pre­ven­ción son más ba­ra­tas y efi­ca­ces que los hos­pi­ta­les, pe­ro im­pli­can una trans­for­ma­ción es­tra­té­gi­ca com­ple­ta en Mé­xi­co, que de­be­ría co­men­zar por la in­no­va­ción, se­ña­la Vi­da­li.

En una investigación rea­li­za­da en 2015 por Mé­xi­co Eva­lúa se da­ba cuen­ta de al me­nos nue­ve hos­pi­ta­les aban­do­na­dos por una ma­la pla­nea­ción, en los que se ha­bían in­ver­ti­do más de 3,000 mdp. En ese con­tex­to, Vi­da­li es­ti­ma que “no só­lo es un te­ma de pre­su­pues­to y de pla­nea­ción, sino que de­be­ría ser un te­ma de investigación mu­cho más pro­fun­do pa­ra ver qué se ne­ce­si­ta y en dón­de”.

La sa­lud que vie­ne Por otro la­do, me­jo­rar la de­tec­ción es otro pen­dien­te que pue­de aho­rrar gas­tos a los sis­te­mas de sa­lud co­mo el IMSS, el ISSS­TE y el Se­gu­ro Po­pu­lar. Si un pa­cien­te con dia­be­tes se con­tro­la ade­cua­da­men­te con una die­ta ba­lan­cea­da y ejer­ci­cio, de acuer­do con su edad, pue­de lle­var una vi­da tran­qui­la, pe­ro la mi­tad de la gen­te con dia­be­tes des­co­no­ce que tie­ne la en­fer­me­dad.

Por lo pron­to, el pre­si­den­te elec­to An­drés Ma­nuel López Obrador ya ha di­cho que an­tes de cons­truir nue­vos hos­pi­ta­les res­ca­ta­rá al me­nos 50 in­con­clu­sos y en aban­dono en el país, y tam­bién ha de­cla­ra­do de for­ma pú­bli­ca que “es mu­cho me­jor lo pre­ven­ti­vo que lo cu­ra­ti­vo” y que ve en el de­por­te la pre­ven­ción de las en­fer­me­da­des.

RE­PLAN­TEAR PRE­SU­PUES­TO. Ca­mi­nar pue­de mi­ti­gar los cos­tos de la dia­be­tes, pe­ro se re­quie­re des­pun­tar la in­fra­es­truc­tu­ra a fin de con­tar con es­pa­cios pa­ra ha­cer­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.