Un re­cin­to que se abre al pú­bli­co

Es­te lu­gar es una apro­xi­ma­ción en dos tiem­pos sin­cró­ni­cos: in­te­gra­ción plás­ti­ca y es­pa­cio co­lec­ti­vo.

Obras - - Contenido - POR GA­LO RA­MÍ­REZ

El Mu­seo Juan Soriano es una apro­xi­ma­ción en dos tiem­pos sin­cró­ni­cos: in­te­gra­ción plás­ti­ca y es­pa­cio co­lec­ti­vo.

En­tre el ba­rrio de Ama­titlán, de ori­gen náhuatl, y el cen­tro de la ciu­dad de Cuer­na­va­ca se eri­ge el Mu­seo Mo­re­len­se de Ar­te Con­tem­po­rá­neo Juan Soriano (MMAC), una es­truc­tu­ra de con­cre­to apa­ren­te de pig­men­to blan­co, so­bria, or­to­go­nal, sus­pen­di­da a ni­vel de jar­dín, lo que da una sen­sa­ción de que flo­ta, y al mis­mo tiem­po le per­mi­te en­sam­blar sa­las de ex­po­si­ción, ta­lle­res, bi­blio­te­ca y res­tau­ran­te.

Su jar­dín es­cul­tó­ri­co es el co­nec­tor y trán­si­to de la vi­da co­ti­dia­na del cen­tro de Cuer­na­va­ca y sus al­re­de­do­res. Se tra­ta de 6,350 m2 de na­tu­ra­le­za tro­pi­cal que en­mar­can con su to­na­li­dad ver­de 16 es­cul­tu­ras de gran formato, acom­pa­ña­das de cuer­pos de agua que re­me­mo­ran tiem­pos an­ti­guos, cuan­do Ama­titlán bri­lla­ba por su ma­nan­tia­les y sus fron­do­sos ama­tes. (Hoy só­lo un apantle de cau­ce na­tu­ral da cuen­ta de lo que un día fue.)

Jsa-ta­ller, li­de­ra­do por Ja­vier Sán­chez y Ais­ha Ba­lles­te­ros (en la ofi­ci­na de Mé­xi­co), fue el en­car­ga­do de in­ter­pre­tar el es­pí­ri­tu li­bre del ar­tis­ta tapatío Juan Soriano (Ja­lis­co, 1920- Ciu­dad de Mé­xi­co, 2006), y pro­yec­tó un es­pa­cio con con­te­ne­do­res, se­cuen­cias es­pa­cia­les, va­nos, en­cua­dres, tra­yec­tos, plazas, es­cul­tu­ras, es­pe­jos de agua, jar­di­nes y ár­bo­les fron­do­sos.

En en­tre­vis­ta con Obras, la ar­qui­tec­ta Ais­ha Ba­lles­te­ros re­me­mo­ra que la Se­cre­ta­ría de Cul­tu­ra de Morelos, por ins­truc­ción del en­ton­ces Con­se­jo Na­cio­nal pa­ra la Cul­tu­ra y las Ar­tes que pre­si­día Ra­fael To­var y de Te­re­sa (1954-2016), in­vi­tó a siete des­pa­chos a pre­sen­tar proyectos pa­ra pre­ser­var el le­ga­do ar­tís­ti­co de Juan Soriano, a quien la es­cri­to­ra Ele­na Po­nia­tows­ka lla­ma­ra ‘ni­ño de mil años’ en el li­bro que reúne de­ce­nas de en­tre­vis­tas con el ar­tis­ta tapatío.

“Por una­ni­mi­dad, el ju­ra­do nos dio el ga­ne”, afir­ma la ar­qui­tec­ta, y co­men­za­ron a tra­ba­jar en los re­que­ri­mien­tos y ne­ce­si­da­des pa­ra el res­guar­do, ex­hi­bi­ción y ac­ti­vi­da­des que se rea­li­za­rían en el mu­seo.

Una de las prin­ci­pa­les apues­tas fue con­cen­trar di­chas ne­ce­si­da­des en un cos­ta­do del pre­dio, cuen­ta Ba­lles­te­ros, “lo que nos per­mi­tió liberar la ma­yor par­te del jar­dín” pa­ra ha­cer­lo pú­bli­co. Y apos­ta­ron por que el edi­fi­cio fue­ra un ‘puente’ al co­nec­tar al cen­tro de Cuer­na­va­ca con el cen­tro de Ama­titlán pa­ra ser par­te de la vi­da co­ti­dia­na del ba­rrio.

La obra ar­qui­tec­tó­ni­ca co­bra re­le­van­cia por­que ha­cía mu­cho que en Cuer­na­va­ca no se edi­fi­ca­ba un mu­seo de esas ca­rac­te­rís­ti­cas y con la tec­no­lo­gía con la que cuen­ta, con­tex­tua­li­za Ais­ha Ba­lles­te­ros

Ma­te­ria­les apa­ren­tes

La se­lec­ción de los ma­te­ria­les tu­vo co­mo eje un en­ve­je­ci­mien­to digno y de ba­jo man­te­ni­mien­to: con­cre­to apa­ren­te y már­mol me­xi­cano.

“Lo que he­mos apren­di­do en nues­tra prác­ti­ca es que el con­cre­to apa­ren­te ma­ta dos pá­ja­ros de un ti­ro: te apor­ta la par­te es­truc­tu­ral y es­té­ti­ca, y te be­ne­fi­cia en la conservación; no tie­nes pro­ble­mas de pin­tu­ra, ni pas­tas que tu­vie­ras que re­em­pla­zar. To­ma­mos la de­ci­sión de que fue­ra blan­co por un te­ma de com­pa­ti­bi­li­dad con la ex­hi­bi­ción”.

Pa­ra com­ple­men­tar, ne­ce­si­ta­ban un aca­ba­do, y se to­pa­ron con el már­mol me­xi­cano de To­rreón ( lla­ma­do te­rra­go­na). “Nos gus­tó; tie­ne co­mo es­ta apa­rien­cia con­ti­nua de co­lor os­cu­ro, que ha­cía un buen con­tras­te con el con­cre­to y, a su vez, es ca­cari­zo, no es per­fec­to, no tie­ne de­co­ra­do”.

En los ba­ños se de­ci­dió in­cluir el tra­ba­jo de una em­pre­sa de vie­ja usan­za en Morelos, Ko­lo­ri­nes, ade­más de mo­sai­co ve­ne­ciano, “un azu­le­jo de material no­ble”, di­ce Ais­ha.

En un edi­fi­cio abier­to en su plan­ta ba­ja y sin cli­ma en el ves­tí­bu­lo, don­de to­do el año ha­ce ca­lor, llue­ve y hay hu­me­dad, “se de­ci­dió usar ce­lo­sías y lam­bri­nes de ma­de­ra de pa­ro­ta, que se ca­rac­te­ri­za por ser du­ra y re­sis­ten­te” a las con­di­cio­nes cli­má­ti­cas an­tes re­fe­ri­das. En la bi­blio­te­ca se usó la mis­ma ma­de­ra. El des­pa­cho me­xi­cano de di­se­ño in­dus­trial Mu­ta­ble di­se­ñó los li­bre­ros y las me­sas ba­jo las es­pe­ci­fi­ca­cio­nes de Jsa-ta­ller.

Jar­dín es­cul­tó­ri­co

El jar­dín es el re­ga­lo que ha­ce el mu­seo a la vi­da co­ti­dia­na, y comienza a ser el pa­so dia­rio de va­rias amas de ca­sa que acu­den de un mer­ca­do a otro a cu­brir las ne­ce­si­da­des del ho­gar. O bien, el lu­gar pre­fe­ri­do por jóvenes pa­ra leer, pla­ti­car o ha­cer tra­ba­jos es­co­la­res.

El ta­ller JSA se ase­so­ró con Gen­for Lands­ca­ping que di­ri­ge Teo­bal­do Egui­luz, un pai­sa­jis­ta es­pe­cia­lis­ta en ge­né­ti­ca de ár­bo­les. Con­for­me con los tra­zos del re­co­rri­do, él les su­gi­rió las es­pe­cies que po­dían con­vi­vir en relación con su con­su­mo de agua y aso­lea­mien­to.

En en­tre­vis­ta con Obras, el bo­tá­ni­co Egui­luz ex­pli­ca: “es­te jar­dín se di­se­ñó pen­san­do en te­ner un mar­co de re­fe­ren­cia pa­ra las es­cul­tu­ras de Juan Soriano, en el cual se con­tem­pla­ron ár­bo­les na­ti­vos: ro­ble, cei­ba, hua­na­caxtle, el gua­je lo­cal –es­pe­cie que Soriano di­bu­ja­ba en sus pin­tu­ras y pai­sa­jes–. Ade­más se con­tem­pla­ron ar­bus­tos con po­ca flor y, so­bre to­do, que la ve­ge­ta­ción fue­ra ba­ja y con mu­cho ver­de pa­ra re­sal­tar las es­cul­tu­ras”.

El es­pe­jo de agua cum­ple la do­ble fun­ción de re­me­mo­rar los ma­nan­tia­les que an­tes ha­bía en Ama­titlán. “No pue­de ha­ber jar­dín tro­pi­cal si no hay agua”, di­ce Egui­luz. Ade­más, sir­ve co­mo una es­pe­cie de con­tro­la­dor tér­mi­co pa­ra la sa­la de ex­hi­bi­ción que se en­cuen­tra de­ba­jo.

La es­cul­tu­ra To­ro echa­do, de Soriano, re­po­sa co­mo aquel cuer­po im­po­nen­te que con­tem­pló al pie de una ca­rre­te­ra, y es en­mar­ca­do por tu­les, nin­fas, li­rio acuá­ti­co, pa­pi­ro egip­cio, que real­zan es­ta obra y per­mi­ten que el agua per­ma­nez­ca lim­pia. En los cuer­pos de agua se in­tro­du­jo pez ja­po­nés koi, es­pe­cie acos­tum­bra­da a sa­lir y res­pi­rar con fre­cuen­cia, que “ade­más de or­na­men­ta­les son tro­pi­ca­les”, ex­pli­ca.

Es­te mu­seo es­tá di­se­ña­do pa­ra rom­per con el es­tig­ma de es­pa­cios ce­rra­dos; se in­te­gra a la ciu­dad de Cuer­na­va­ca y apor­ta un es­pa­cio pú­bli­co.

Teo­bal­do des­cri­be que el jar­dín “es co­mo un re­cién na­ci­do: al prin­ci­pio es un po­co feí­to”, pues las plan­tas ne­ce­si­tan por lo me­nos seis me­ses pa­ra hi­dra­tar­se y mos­trar su ex­pre­sión; los ár­bo­les, so­bre to­do si son de vi­ve­ros, se lle­van tres es­ta­cio­nes de cre­ci­mien­to pa­ra arrai­gar­se.

El jar­dín es­tá di­se­ña­do pa­ra per­ma­ne­cer siem­pre ver­de y te­ner dis­tin­tas flo­ra­cio­nes en di­ver­sas épo­cas del año; de ahí la in­tro­duc­ción de los fi­lo­den­dros tro­pi­ca­les, com­bi­na­dos con tro­na­do­ra, que da flor de co­lor ama­ri­llo y –co­mo con­tras­te– Cas­ca­be­la the­ve­tia, ade­re­za­dos con hue­le de no­che. To­do es­to en las jar­di­ne­ras, enu­me­ra Egui­luz, mien­tras que fres­nos, cei­bas y ama­tes “se­rán los en­car­ga­dos de ofre­cer bue­na som­bra a los vi­si­tan­tes”.

Ilu­mi­na­ción

El des­pa­cho de ar­qui­tec­tos sa­có ven­ta­ja del ex­ce­so de sol de Cuer­na­va­ca, y en lu­gar de un con­ten­dor ce­rra­do apostó por que la sa­la prin­ci­pal del MMAC con­ta­ra con tec­no­lo­gía de tra­ga­lu­ces pa­ra te­ner luz ce­ni­tal.

La em­pre­sa Ligh­team, que di­ri­ge Gus­ta­vo Avi­lés, los ase­so­ró en te­mas de ilu­mi­na­ción. Su di­rec­tor cuen­ta que el pri­mer re­to fue lo­grar una luz ho­mo­gé­nea y es­ta­ble en la sa­la prin­ci­pal por las al­tu­ras de cer­ca 12 me­tros. Lo mis­mo que en la sa­la del sub­te­rrá­neo, és­ta se te­nía que ilu­mi­nar a par­tir de un pla­fón os­cu­ro que cu­bría un ter­cio del mu­ro.

“Man­dé ha­cer pro­yec­to­res con óp­ti­cas y dis­tan­cias muy pre­ci­sas pa­ra lo­grar es­te efec­to. In­clu­so pa­sa la prue­ba fo­to­grá­fi­ca, por­que he­mos to­ma­do fo­tos a de­ta­lle y la luz apa­re­ce pa­re­ji­ta”, cuen­ta Avi­lés. Ex­pli­ca que es­tos efec­tos se lo­gran con una tec­no­lo­gía de la tradición ame­ri­ca­na que se lla­ma Edi­son Pri­ce, que tie­ne la pa­ten­te dark light o luz os­cu­ra.

En las sa­las gran­des hay dos ti­pos de re­flec­to­res: unos ova­li­za­dos con leds de al­ta tec­no­lo­gía, re­pro­duc­ción cro­má­ti­ca de 95% y co­lo­ca­dos a 28º, lo que per­mi­te ver­ti­ca­li­zar la luz en los mu­ros, y re­flec­to­res de acen­to en el ran­go de 15º que ge­ne­ran el con­tras­te.

El jar­dín es­cul­tó­ri­co es la co­ne­xión con la vi­da co­ti­dia­na. Sus 6,350 m2 de na­tu­ra­le­za tro­pi­cal en­mar­can 16 es­cul­tu­ras de gran formato

La ar­qui­tec­ta Ba­lles­te­ros ex­pli­ca que el sis­te­ma de ilu­mi­na­ción se com­po­ne de ca­pas: arri­ba hay un vi­drio de con­trol so­lar duo­vent que re­du­ce la ra­dia­ción en 87%, al­ta­men­te re­sis­ten­te; de­ba­jo hay una per­sia­na re­trác­til ( black out), tec­no­lo­gía de la em­pre­sa Ga­bin, y a la par es­tá la sa­li­da del ai­re con una pan­ta­lla de ilu­mi­na­ción ( ba­rri­sol) que di­fu­mi­na la luz y per­mi­te ho­mo­ge­nei­dad pa­ra no al­te­rar el co­lor de las obras, y lue­go la luz ar­ti­fi­cial con la tec­no­lo­gía Edi­son Pri­ce.

En los jar­di­nes hay un prin­ci­pio de ilu­mi­na­ción es­cé­ni­ca de pai­sa­je: las fron­das de los ár­bo­les se ilu­mi­na­ron con acen­tos ha­cia las es­cul­tu­ras.

En­tre ca­fe­te­ría, bi­blio­te­ca, ofi­ci­nas y áreas mu­seo­grá­fi­cas con di­fe­ren­tes es­ca­las y fun­cio­nes, se usa­ron cer­ca de 1,200 lu­mi­na­rias en to­do el MMAC.

Re­co­rri­do

Des­de el cen­tro de Cuer­na­va­ca se lle­ga ca­mi­nan­do al MMAC. Li­bra­do el en­tron­que de la avenida Gui­ller­mo Gán­da­ra, se sube por una es­ca­li­na­ta pa­ra que­dar frente a la fa­cha­da vo­la­da.

Las es­ca­le­ras con­du­cen al ves­tí­bu­lo prin­ci­pal que co­nec­ta el es­pa­cio pú­bli­co y la sa­la de ex­hi­bi­ción, y a un la­do es­tá la ga­le­ría abierta, que es un es­pa­cio fle­xi­ble. El ca­mino se bi­fur­ca en­ton­ces, y se pue­de ba­jar por “la gru­ta”, co­mo lla­ma a la bi­blio­te­ca la ar­qui­tec­ta Ba­lles­te­ros, pa­ra lle­gar al cu­bo que alo­ja dos sa­las de ex­hi­bi­ción.

Pa­ra su­bir a la sa­la prin­ci­pal es ne­ce­sa­rio as­cen­der por la es­ca­le­ra he­li­coi­dal, ele­men­to ar­qui­tec­tó­ni­co que dis­tin­gue a Jsa-ta­ller, y que ge­ne­ra en­cua­dres y va­nos al cen­tro de Cuer­na­va­ca. Una vez arri­ba, las vis­tas en­mar­can el jar­dín fan­tás­ti­co de Juan Soriano.

Mo­vi­mien­to de obra

Ju­lia Mo­li­nar, del de­par­ta­men­to de conservación del Mu­seo Universitario Ar­te Con­tem­po­rá­neo, su­gi­rió a los ar­qui­tec­tos de JSA los pa­rá­me­tros de tem­pe­ra­tu­ra, lu­mi­no­si­dad y ra­dia­ción pa­ra di­fe­ren­tes ti­pos de obra plás­ti­ca.

Al lle­gar, las pie­zas a ex­hi­bir­se se ba­jan a la bo­de­ga de acer­vo, son re­gis­tra­das, con­vi­ven con la obra que va de sa­li­da, se acli­ma­tan y de ahí suben por un ele­va­dor cen­tral que se vuel­ve la co­lum­na ver­te­bral de co­mu­ni­ca­ción; por ese me­dio la obra lle­ga a las sa­las. “Ya es una par­te muy téc­ni­ca de cons­truir mu­seos”, di­ce Mo­li­nar.

En la his­to­ria del ar­te me­xi­cano, Juan Soriano fue un ser li­bre, crí­ti­co del mu­ra­lis­mo. In­cur­sio­nó en el su­rrea­lis­mo, pe­ro no se en­gan­chó. Fue un per­so­na­je cons­tan­te en las cró­ni­cas de Sal­va­dor Novo, un hom­bre que se rein­ven­ta­ba ca­da vez que anida­ba y ex­plo­ra­ba una nue­va téc­ni­ca; de ahí su in­cur­sión en el tea­tro, la pin­tu­ra, el gra­ba­do, la es­cul­tu­ra en pe­que­ño y gran formato. Sus te­mas re­cu­rren­tes: lo ani­mal, la fa­mi­lia, la muer­te y el ero­tis­mo.

An­drea To­rre­blan­ca, di­rec­to­ra del Mu­seo Mo­re­len­se de Ar­te Con­tem­po­rá­neo, co­men­ta que el re­cin­to es­tá di­se­ña­do pa­ra rom­per con el es­tig­ma del mu­seo ce­rra­do, por­que se su­ma a la ciu­dad, y ex­po­ne que en el re­co­rri­do los ar­qui­tec­tos de JSA su­pie­ron in­ter­pre­tar el es­pí­ri­tu li­bre del pin­tor y es­cul­tor Juan Soriano. “Es­te mu­seo tie­ne la ca­rac­te­rís­ti­ca de per­mi­tir vi­si­tar­lo de mu­chas for­mas; mu­chas ve­ces con di­fe­ren­tes pers­pec­ti­vas, con nu­me­ro­sas tem­po­ra­li­da­des”.

El re­cin­to al­ber­ga más de 1,200 obras de Juan Soriano, en­tre es­cul­tu­ra, pin­tu­ra, grá­fi­ca, etc. Y un ar­chi­vo, en su ma­yo­ría iné­di­to, que su­ma la co­rres­pon­den­cia que el ar­tis­ta sos­tu­vo a lo lar­go de su vi­da con nu­me­ro­sos in­te­lec­tua­les.

“Es un acer­vo bas­tan­te ri­co en cuan­to a téc­ni­cas, y per­mi­te mu­chas lec­tu­ras”, con­si­de­ra To­rre­blan­ca.

La his­to­ria­do­ra de ar­te se re­fie­re al es­pí­ri­tu cos­mo­po­li­ta de Juan Soriano: des­de los 14 años lo co­bi­jan ar­tis­tas im­por­tan­tes, fre­cuen­ta la ca­sa de Chu­cho Reyes, y al gru­po de los Con­tem­po­rá­neos, es ami­go de Oc­ta­vio Paz y de los exi­lia­dos es­pa­ño­les, en es­pe­cial de Ma­ría Zam­brano, pe­ro es –a de­cir de To­rre­blan­ca– la fo­tó­gra­fa Lo­la Ál­va­rez Bra­vo quien lo pre­sen­ta con mu­chos ar­tis­tas e in­te­lec­tua­les.

Los via­jes a Roma, Gre­cia y Cre­ta in­flu­yen en su obra des­de la mi­to­lo­gía, de ahí que mu­chos crí­ti­cos ca­ta­lo­guen a Soriano co­mo “un ser atem­po­ral”.

La ilu­mi­na­ción del mu­seo in­te­gra un sis­te­ma a ma­ne­ra de ca­pas, que in­clu­ye cris­tal duo­vent, per­sia­na re­trác­til, pan­ta­llas y luz ar­ti­fi­cial

PA­RO­TA. En al­gu­nos es­pa­cios, co­mo la bi­blio­te­ca, se usó es­ta ma­de­ra por su cua­li­dad de re­sis­ten­cia an­te cli­mas hú­me­dos.DE PIE­DRA. El con­cre­to apa­ren­te de pig­men­ta­ción blanca y el már­mol me­xi­cano se unen pa­ra ma­te­ria­li­zar es­te re­cin­to.

VER­DE QUE TE QUIE­RO VER­DE. Fres­nos, cei­bas y ama­tes ge­ne­ra­rán som­bra al ai­re li­bre.

COS­TO DE OPE­RA­CIÓN. Se cal­cu­la 21 mi­llo­nes de pe­sos ca­da año; in­clu­ye nó­mi­na.

ES­CA­LE­RA HE­LI­COI­DAL. Con­du­ce a la sa­la prin­ci­pal. En su ca­mino se ob­ser­van vis­tas a la ciu­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.