La evo­lu­ción de los es­pa­cios

Seis es­ta­cio­nes ge­ne­ran ex­pe­rien­cias pa­ra mos­trar a los clien­tes so­lu­cio­nes tec­no­ló­gi­cas a sus negocios.

Obras - - Contenido - POR ANA LAU­RA MAL­DO­NA­DO

Seis es­ta­cio­nes ge­ne­ran ex­pe­rien­cias pa­ra mos­trar a los clien­tes so­lu­cio­nes tec­no­ló­gi­cas pa­ra sus negocios.

En sep­tiem­bre de 2015, Thad­deus Arro­yo, en­ton­ces di­rec­tor de AT&T en el país, tu­vo la idea de re­pli­car un cen­tro de tec­no­lo­gía co­mo el Exe­cu­ti­ve Brie­fing Cen­ter (EBC) en Da­llas, Te­xas, pe­ro adap­ta­do a la reali­dad me­xi­ca­na, don­de el mer­ca­do no es­tá tan fa­mi­lia­ri­za­do con el ti­po de pro­duc­tos que la fir­ma ha­ce y que tie­nen que ver con el in­ter­net de las co­sas (IOT, por sus si­glas en in­glés), “co­mo co­ches o edi­fi­cios co­nec­ta­dos”, cuen­ta Gui­ller­mo Or­te­ga, so­cio y di­rec­tor de ope­ra­cio­nes de Mé­xi­co Me­dia Lab, agen­cia de in­no­va­ción que con­cep­tua­li­zó la idea y la hi­zo tan­gi­ble a tra­vés de su Cen­tro de Ex­pe­rien­cia Em­pre­sa­rial.

Pa­ra Carlos Allen­de, vi­ce­pre­si­den­te de Ven­tas Em­pre­sa­ria­les de la mar­ca, lo pri­me­ro

era que la em­pre­sa tu­vie­ra la po­si­bi­li­dad de con­tar con la aten­ción del clien­te a la ho­ra de mos­trar­le so­lu­cio­nes es­pe­cí­fi­cas.

“Era ne­ce­sa­rio te­ner un es­pa­cio di­se­ña­do ex pro­fe­so, un en­torno muy agra­da­ble en el que pu­dié­ra­mos pla­ti­car con el clien­te so­bre los re­cur­sos con los que ofre­ce­mos me­jo­rar su pro­duc­ti­vi­dad”, co­men­ta el eje­cu­ti­vo.

Or­te­ga y Ros­sa­na Fuen­tes Be­rain, co­fun­da­do­ra de Mé­xi­co Me­dia Lab, or­ga­ni­za­ron esas ideas y ar­ma­ron un story­te­lling, la ba­se pa­ra di­se­ñar un re­co­rri­do vi­ven­cial e in­mer­si­vo en el que se ha­cen pa­ten­tes las com­pe­ten­cias tec­no­ló­gi­cas de AT&T más allá de la te­le­fo­nía.

Du­ran­te 10 me­ses, del 1 de ju­lio de 2016 al 30 de abril de 2017, 18 equi­pos, en­tre los que se con­ta­ron tec­nó­lo­gos y vi­deoas­tas, tra­ba­ja­ron de ma­ne­ra in­ter­dis­ci­pli­na­ria. Ahí fue cla­ve la par­ti­ci­pa­ción de WAT Stu­dio, con­for­ma­do por los ar­qui­tec­tos Carlos Zim­brón y Luis López de Na­va, quie­nes se en­car­ga­ron del di­se­ño del es­pa­cio.

Con ca­rác­ter hu­mano

Pa­ra Fuen­tes Be­rain, ca­da vez más exis­te una ne­ce­si­dad de intervención de los es­pa­cios con res­pec­to a la tec­no­lo­gía y có­mo la vi­ven las di­fe­ren­tes ge­ne­ra­cio­nes. “La tec­no­lo­gía de­be te­ner una di­men­sión hu­ma­na, y pa­ra lo­grar­lo es ne­ce­sa­rio ar­ti­cu­lar equi­pos que su­man ta­len­tos y con­tar his­to­rias”, di­ce.

De acuer­do con Or­te­ga, el pro­ce­so se lle­vó a ca­bo en tres fa­ses. La pri­me­ra fue el di­se­ño de con­cep­to, en la que se in­vo­lu­cra­ron de cer­ca con to­dos los equi­pos participantes y con el área de negocios del clien­te pa­ra te­ner muy cla­ro el ob­je­ti­vo: ge­ne­rar ven­tas es­tra­té­gi­cas a par­tir de la vi­si­ta de al­re­de­dor de 60 em­pre­sas al mes, con las que se rea­li­zan de­mos­tra­cio­nes en el lu­gar.

La fa­se si­guien­te fue la im­ple­men­ta­ción. Ba­jo la coor­di­na­ción de Zim­brón y López de Na­va co­mo pro­ject ma­na­gers, se de­fi­nie­ron las lí­neas de pro­duc­tos que se pre­sen­ta­rían y se coor­di­nó a los pro­vee­do­res y los equi­pos que im­ple­men­ta­ron los dis­tin­tos ni­ve­les de tec­no­lo­gía y sis­te­mas.

En la ter­ce­ra eta­pa, la en­tre­ga del pro­yec­to, se rea­li­za­ron se­sio­nes de ca­pa­ci­ta­ción pa­ra ex­pli­car el fun­cio­na­mien­to del cen­tro.

To­do ese tiem­po se pu­sie­ron en prác­ti­ca dos con­cep­tos bá­si­cos: low tech y hard re­so­lu­tion, que se re­fie­ren a una ar­qui­tec­tu­ra en­fo­ca­da en am­bien­tes tec­no­ló­gi­cos, que bus­ca ser útil y adap­ta­ble me­dian­te el uso de ma­te­ria­les co­mo ma­de­ra y ce­men­to, y es­truc­tu­ras co­mo an­da­mios sus­pen­di­dos y mu­ros mó­vi­les. Es, en re­su­men, una ar­qui­tec­tu­ra pen­sa­da co­mo capa fa­ci­li­ta­do­ra de to­das las ex­pe­rien­cias tec­no­ló­gi­cas que fun­cio­na tan­to a ni­vel uti­li­ta­rio co­mo con­cep­tual, ex­pli­ca López de Na­va.

La ex­pe­rien­cia in­mer­si­va por es­te cen­tro pio­ne­ro en Mé­xi­co y Amé­ri­ca La­ti­na, comienza en el Lo­gin, un es­pa­cio cir­cu­lar de 113 m2, que ha­ce re­fe­ren­cia al pro­ce­so pa­ra ini­ciar se­sión en un dis­po­si­ti­vo tec­no­ló­gi­co o en una cuen­ta de re­des so­cia­les. En sus mu­ros cur­vos de cris­tal, que se abaten a los la­dos y abren el es­pa­cio ha­cia un área que pue­de fun­gir co­mo au­di­to­rio pa­ra 150 per­so­nas, se pro­yec­ta una in­tro­duc­ción so­bre la mar­ca.

“Qui­si­mos que esa pri­me­ra ex­pe­rien­cia cir­cu­lar fue­ra co­mo me­ter­se al mun­do de AT&T por me­dio de un es­pa­cio muy en­vol­ven­te. Re­pre­sen­tó to­do un re­to, por­que ade­más de que los cris­ta­les de­bían abrir y ce­rrar, ten­dría que pro­yec­tar­se so­bre ellos”, cuen­ta López de Na­va.

Pa­ra lo­grar­lo desa­rro­lla­ron nue­va tec­no­lo­gía, co­mo los cie­rres elec­tro­mag­né­ti­cos que per­mi­ten que los vi­drios se ener­gi­cen y ac­ti­ven la pe­lí­cu­la que ha­ce po­si­ble ver las imá­ge­nes. Hu­bo que jun­tar a va­rios pro­vee­do­res (vi­drios tem­pla­dos cur­vos, pe­lí­cu­la, ca­li­bra­ción de pro­yec­to­res, en­tre otros).

Des­pués del Lo­gin, el re­co­rri­do con­du­ce a Ges­tión de ac­ti­vos, mó­du­lo don­de se si­mu­la el en­vío de un pro­duc­to y la for­ma en que és­te pue­de ser mo­ni­to­rea­do pa­ra co­no­cer su es­ta­do y ubi­ca­ción a de­ta­lle. En Ofi­ci­nas in­te­li­gen­tes se ex­pli­ca có­mo con­tri­bu­ye la tec­no­lo­gía de sen­so­res de la mar­ca al uso sostenible de re­cur­sos.

En el mó­du­lo de Con­trol flo­ti­lla se de­ta­lla a pro­fun­di­dad el uso de un vehícu­lo, des­de la ve­lo­ci­dad a la que ma­ne­ja el con­duc­tor has­ta las ve­ces que se de­tie­ne. Y Smart city ilus­tra có­mo fun­cio­na­ría una ciu­dad con so­lu­cio­nes IOT pa­ra apro­ve­char sus re­cur­sos de for­ma óp­ti­ma.

Es­tos de­mos tec­no­ló­gi­cos se sir­ven de di­fe­ren­tes in­ter­fa­ses, co­mo pan­ta­llas tác­ti­les, so­ni­do en­vol­ven­te, reali­dad au­men­ta­da y ho­lo­gra­mas pa­ra mos­trar y ex­pli­car de ma­ne­ra in­ter­ac­ti­va lo úl­ti­mo en IOT, ci­ber­se­gu­ri­dad y red de­fi­ni­da por soft­wa­re.

Lo que te­nía que lu­cir era la tec­no­lo­gía, pe­ro “no que­ría­mos un es­pa­cio fu­tu­ris­ta lleno de co­sas po­co úti­les”. Por eso to­do lo que ha­bi­ta el es­pa­cio es uti­li­ta­rio. — Luis López de Na­va

Uti­li­ta­rio y fle­xi­ble

Luis López de Na­va ex­pli­ca que no que­rían un es­pa­cio fu­tu­ris­ta “lleno de co­sas po­co úti­les”. To­do lo que ha­bi­ta el es­pa­cio es uti­li­ta­rio, y así na­ció el con­cep­to del an­da­mio que cuel­ga y fun­cio­na de te­cho a pi­so, que per­mi­te cons­truir y de­cons­truir seg­men­tos. “Es­te an­da­mio se hi­zo a la me­di­da pa­ra coin­ci­dir con el formato de la lo­sa pre­exis­ten­te en el edi­fi­cio”, de­ta­lla.

Carlos Zim­brón se re­fie­re a la fle­xi­bi­li­dad del es­pa­cio. Ex­pli­ca que to­dos los mu­ros que exis­ten son ple­ga­bles; to­dos pue­den re­co­rrer­se o guar­dar­se. “La tec­no­lo­gía es cam­bian­te, su evo­lu­ción es ex­po­nen­cial, por lo que era muy im­por­tan­te no que­dar­nos con un so­lo es­pa­cio fi­jo... El es­pa­cio tam­bién tie­ne que fun­cio­nar de esa ma­ne­ra, re­con­fi­gu­rar­se, ce­rrar o abrir áreas. El an­da­mio que fun­cio­na co­mo fal­so pla­fón da un ho­ri­zon­te pa­ra ello”.

Co­nec­ti­vi­dad a to­das vis­tas

La ex­pe­rien­cia concluye en el Con­nec­ti­vity room, don­de con ho­lo­gra­mas y pro­yec­cio­nes se ha­ce un re­cuen­to de las po­si­bi­li­da­des tec­no­ló­gi­cas. El si­tio don­de es­tá es­te úl­ti­mo mó­du­lo era un es­pa­cio re­si­dual. “Al ver los pla­nos de­ci­di­mos in­cluir­lo en los pla­nes con la idea de que ahí con­clu­ye­ra la vi­si­ta y die­ra pa­so al foundry (co­ne­xión a la red AT&T a ni­vel mun­dial que in­clu­ye otros cen­tros si­mi­la­res en Ca­li­for­nia, Is­rael, Geor­gia y dos en Te­xas), que es el gran ce­re­bro en el que se en­cuen­tran to­dos los da­tos”, ex­pli­ca López de Na­va.

En ese cuar­to de co­nec­ti­vi­dad, la ilu­mi­na­ción jue­ga un pa­pel pri­mor­dial y fun­cio­na tan­to con le­des pro­gra­ma­dos co­mo con un vi­deo­map­ping pro­ve­nien­te de ocho pro­yec­to­res ocul­tos en el te­cho, que ade­más di­fun­den imá­ge­nes fi­jas y en mo­vi­mien­to.

El con­jun­to se com­ple­ta con una pan­ta­lla LED de gran formato que es a la vez la puer­ta ha­cia el foundry.

Así, des­pués de ha­blar de co­nec­ti­vi­dad, el clien­te lle­ga jus­to a ver la tec­no­lo­gía que la ha­ce po­si­ble.

“Pa­ra no­so­tros fue ce­rrar el ci­clo de to­da la na­rra­ti­va. Tu­vi­mos la idea de lle­var a ca­bo una ex­pe­rien­cia in­mer­si­va que hi­cie­ra sen­ti­do des­de el ini­cio, un es­pa­cio que per­mi­tie­ra de­to­nar con­ver­sa­cio­nes de in­no­va­ción con los clien­tes pa­ra co­no­cer sus ne­ce­si­da­des y que eso se tra­du­je­ra en ven­tas pa­ra la em­pre­sa”, ase­gu­ra López de Na­va. Y Zim­brón lo tie­ne cla­ro: se tra­ta de con­tar me­jo­res his­to­rias al mo­men­to de ven­der.

Carlos Allen­de co­men­ta que es muy dis­tin­to te­ner só­lo una relación transac­cio­nal con el clien­te y sen­tar­se a co­no­cer sus ne­ce­si­da­des de ne­go­cio. Es una relación mu­cho más con­sul­ti­va, que tam­bién ace­le­ra el pro­ce­so de de­ci­sión, por­que el clien­te ve, to­ca y vi­ve de ma­ne­ra más cer­ca­na las me­di­das que pue­de im­ple­men­tar.

El es­pa­cio fun­cio­na co­mo una es­pe­cie de tea­tro, es co­mo una gran tra­mo­ya ho­ri­zon­tal en la cual hay un no­do de in­ter­net ca­blea­do ca­da dos me­tros.

LO­GIN. Es­pa­cio de 360 º, con 12 me­tros de diá­me­tro, ini­cia el re­co­rri­do.

CON­NEC­TI­VITY ROOM. Tú­nel de 2.5 m de an­cho por 12 m de lar­go que sin­te­ti­za las so­lu­cio­nes.

EVO­LU­CIÓN. Mu­ros ple­ga­bles y an­da­mios per­mi­ten la re­con­fi­gu­ra­ción del es­pa­cio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.