Un mer­ca­do en tran­si­ción

La ofer­ta ac­tual to­da­vía no lo re­fle­ja, pe­ro la ten­den­cia que dic­tan las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes es ha­cia un me­nor uso del au­to; la re­co­men­da­ción es cons­truir con me­nos ca­jo­nes.

Obras - - Soluciones - POR ANASELLA ACOS­TA

A más de un año de que la Nor­ma Téc­ni­ca Com­ple­men­ta­ria pa­ra el Pro­yec­to Ar­qui­tec­tó­ni­co que es­ta­ble­ce un to­pe de es­ta­cio­na­mien­tos en­tra­ra en vi­gor, el mer­ca­do no ob­ser­va nin­gún cam­bio res­pec­to de la ofer­ta de in­mue­bles con ca­jo­nes pa­ra au­tos.

Se­gún la fir­ma Pro­pie­da­des.com, en una re­vi­sión de sus ofer­tas in­mo­bi­lia­rias, el es­ta­cio­na­mien­to si­gue sien­do va­lo­ra­do por desa­rro­lla­do­res y usua­rios. Y no só­lo eso, apun­ta que mien­tras en 2017, en la Ciu­dad de Mé­xi­co, tu­vie­ron un re­gis­tro pro­me­dio de 155 es­ta­cio­na­mien­to nue­vos ca­da día, en 2018 ya cuen­tan con 262 ca­jo­nes dia­rios.

Yahir Sar­mien­to, di­rec­tor de Ges­tión de proyectos de Cush­man & Wa­ke­field, ex­pli­ca que uno de los mo­ti­vos por los que el mer­ca­do aún no re­gis­tra cam­bios es que el ci­clo in­mo­bi­lia­rio no es tan rá­pi­do. Cuan­do la nor­ma se pu­bli­có ya se es­ta­ban cons­tru­yen­do desa­rro­llos ba­jo los cri­te­rios an­te­rio­res, y son los que aho­ra se es­tán ofer­tan­do.

Y agre­ga: “la nor­ma ha te­ni­do un pe­so po­si­ti­vo, sí ha sur­ti­do efec­to y los desa­rro­lla­do­res sí la han res­pe­ta­do. La nor­ma es co­rrec­ta: si tie­nes más ca­rros, pa­gas más”. El pro­ble­ma es el ni­cho al que va di­ri­gi­da.

En­tre los mi­llen­nials tie­ne un efec­to po­si­ti­vo, por­que la mo­di­fi­ca­ción a la nor­ma es­tá ali­nea­da con su for­ma de pen­sar res­pec­to al uso del au­to. Ellos pre­fie­ren es­tar me­jor ubi­ca­dos, con ac­ce­so a trans­por­te y usar la bi­ci, ade­más de op­tar por una vi­vien­da de me­nor cos­to, en lu­gar de pa­gar por uno o dos ca­jo­nes que no van a usar. Pe­ro en el ca­so de la ge­ne­ra­ción X hay una re­sis­ten­cia, di­ce Sar­mien­to.

Pa­ra el ur­ba­nis­ta Sal­va­dor He­rre­ra hay fac­to­res co­mo el ge­ne­ra­cio­nal, cu­ya tran­si­ción to­ma tiem­po. “Hay un seg­men­to, qui­zá la pri­me­ra capa del mer­ca­do, que va a ac­ce­der a la ofer­ta de vi­vien­da con es­ta­cio­na­mien­to por­que ya tie­ne el au­to; por eso los desa­rro­lla­do­res si­guen ofer­tán­do­lo”. Pe­ro eso “no quie­re de­cir que la nor­ma se de­ba qui­tar, sino apo­yar con otros in­cen­ti­vos”.

La nor­ma “só­lo es un avan­ce téc­ni­co”, el pro­ble­ma es que “ca­re­ce de otros so­por­tes, a ma­ne­ra de in­cen­ti­vos, que den pie a mo­di­fi­car los há­bi­tos de los usua­rios”, co­mo ocu­rre en al­gu­nas ciu­da­des.

En Chica­go, por ejem­plo, la ad­qui­si­ción de un de­par­ta­men­to es­tá aso­cia­da con un bo­le­to de me­tro que tie­ne una apor­ta­ción gu­ber­na­men­tal cons­tan­te mien­tras se com­prue­be que no se po­see au­to, cuen­ta He­rre­ra.

Aun­que el mer­ca­do no lo re­fle­ja aún, Sar­mien­to ob­ser­va que la ten­den­cia la dic­tan las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes, que pre­fie­ren pa­gar un ser­vi­cio en Uber. Por eso, acon­se­ja a los desa­rro­lla­do­res “no cons­truir con tan­tos ca­jo­nes”.

Tan­to Sar­mien­to co­mo He­rre­ra re­fie­ren que el éxito de la nor­ma que bus­ca des­in­cen­ti­var el uso del au­to só­lo ocu­rri­rá si las po­lí­ti­cas gu­ber­na­men­ta­les en cuan­to a trans­por­te pú­bli­co y se­gu­ri­dad me­jo­ran.

SIN CA­JÓN. Hay per­so­nas dis­pues­tas a pa­gar por un lu­gar, pe­ro el cam­bio ya ini­ció. IN­CEN­TI­VOS. Me­jo­rar po­lí­ti­cas de se­gu­ri­dad y trans­por­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.