FER­NAN­DA CA­NA­LES

Obras - - El Personaje - POR MART­HA PATRICIA MON­TE­RO

“No se es­tá pla­nean­do el cre­ci­mien­to de las ciu­da­des. Por ejem­plo, có­mo or­ga­ni­zar lo que va más allá de un lo­te par­ti­cu­lar: ba­su­ra, agua, trans­por­te co­lec­ti­vo, dre­na­je… ni si­quie­ra las ban­que­tas”

Con una tra­yec­to­ria de 20 años y una co­se­cha de re­co­no­ci­mien­tos y lo­gros, Fer­nan­da Ca­na­les op­ta por sa­car pro­ve­cho de la vir­tua­li­dad que ofre­cen las nue­vas pla­ta­for­mas tec­no­ló­gi­cas, y ga­nar li­ber­tad pa­ra dar prio­ri­dad y tiem­po a di­ver­sas fa­ce­tas de la ar­qui­tec­tu­ra: la en­se­ñan­za, la investigación, la di­fu­sión, el di­se­ño ar­qui­tec­tó­ni­co, la su­per­vi­sión de obra e, in­clu­so, la par­ti­ci­pa­ción en ex­po­si­cio­nes y con­cur­sos.

En fe­bre­ro pa­sa­do fue una de las ga­na­do­ras de Vo­ces Emer­gen­tes de The Architectural Lea­gue, con se­de en Nue­va York, don­de pre­sen­tó co­mo ejem­plos re­pre­sen­ta­ti­vos de su tra­ba­jo el Cen­tro de Es­tu­dios Superiores de Di­se­ño de Monterrey (2008), cu­yo des­pla­za­mien­to con­tras­ta en ar­mo­nía con las mon­ta­ñas del de­rre­dor; las sa­las de lec­tu­ra (2014) pa­ra es­pa­cios co­mu­nes en mul­ti­fa­mi­lia­res, fi­nan­cia­das por la du­pla In­fo­na­vit-se­cre­ta­ría de Cul­tu­ra, y La Ca­sa Bru­ma (2017), vi­vien­da crea­da con nue­ve bloques ais­la­dos que se in­te­gran de ma­ne­ra na­tu­ral al en­torno bos­co­so y per­mi­ten la flui­dez de la luz a lo lar­go del día.

Tam­bién en­tre­gó un en­sa­yo en el que re­fle­xio­na: “to­da­vía no he en­con­tra­do un sis­te­ma o me­to­do­lo­gía. Ni si­quie­ra ten­go una ofi­ci­na. Creo que el fu­tu­ro de un edi­fi­cio se desa­rro­lla en el si­tio, no en un es­cri­to­rio. Pa­so la mis­ma can­ti­dad de tiem­po en el cam­po que en bi­blio­te­cas y au­las. Es­cri­bo so­bre una ca­sa an­tes de di­bu­jar­la, ano­tan­do lo que ima­gino co­mo si se lo des­cri­bie­ra a una per­so­na cie­ga”.

Mar­ga­ri­ta Flo­res, maes­tra en Ar­qui­tec­tu­ra Avan­za­da, ex­pre­sa: “si eres ar­qui­tec­to, exis­te la ten­den­cia a pen­sar que lo me­jor que pue­des ha­cer es te­ner una ofi­ci­na de ar­qui­tec­tu­ra; in­clu­so de­ter­mi­na có­mo eva­luar el éxito, pe­ro al­go muy va­lio­so con Fer­nan­da Ca­na­les es que ha lo­gra­do de­fi­nir otra ma­ne­ra de lle­var la pro­fe­sión”.

El in­te­rés de Ca­na­les por in­ves­ti­gar, le per­mi­te apor­tar sus­tan­cial­men­te a la his­to­ria y al aná­li­sis de la ar­qui­tec­tu­ra con ar­tícu­los en re­vis­tas y li­bros co­mo Es­pa­cios pa­ra la Cul­tu­ra, Abraham Za­blu­dovsky (2005, coau­to­ra); Cen­tral de Ar­qui­tec­tu­ra (2008); 100×100 ar­qui­tec­tos del si­glo XX en Mé­xi­co (2011, coau­to­ra); Me­xi­co, The O’neil Ford Dou­graph Se­ries (2012, coau­to­ra); Ar­qui­tec­tu­ra en Mé­xi­co 1910-2010: la cons­truc­ción de la modernidad (2014) –por el que re­ci­bió el Premio An­to­nio Gar­cía Cu­bas del INAH en la ca­te­go­tría de Li­bro de ar­te–; Vi­vien­da en Mé­xi­co, el de­re­cho a la ar­qui­tec­tu­ra (2017), y pró­xi­mo a sa­lir: Es­pa­cios pri­va­dos, es­truc­tu­ras compartidas.

Por eso, Ca­na­les es una voz au­to­ri­za­da pa­ra ha­blar del es­ta­tus ac­tual de la ar­qui­tec­tu­ra en Mé­xi­co: “ca­da vez que es­cu­cho ha­blar so­bre el gran mo­men­to por el cual atra­vie­sa la ar­qui­tec­tu­ra de Mé­xi­co no pue­do evi­tar pen­sar en que los ar­qui­tec­tos só­lo se ocu­pan de me­nos de 2% de lo que se cons­tru­ye en nues­tro país y que más de 60% de lo que se cons­tru­ye se rea­li­za de ma­ne­ra in­for­mal, ilí­ci­ta y sin la par­ti­ci­pa­ción de nin­gún es­pe­cia­lis­ta”.

Agre­ga: “el tra­ba­jo de los ar­qui­tec­tos no se pue­de en­ten­der só­lo des­de la pers­pec­ti­va del pro­yec­to, co­mo si se tra­ta­ra de fa­cha­das, sino des­de dis­tin­tas áreas de es­pe­cia­li­za­ción que en Mé­xi­co es­tán muy po­co desa­rro­lla­das y que tie­nen que ver con te­mas de re­uti­li­za­ción de re­cur­sos,

“Mien­tras las vi­sio­nes si­gan sien­do de cor­to pla­zo y ba­sa­das en in­tere­ses par­ti­cu­la­res só­lo ve­re­mos la de­ge­ne­ra­ción de nues­tras ciu­da­des y re­cur­sos” - F. Ca­na­les

se­gu­ri­dad, cues­tio­nes tér­mi­cas, de ilu­mi­na­ción, de acús­ti­ca… y de pla­nea­ción”.

Re­fle­xio­nes en ese te­nor la lle­va­ron a par­ti­ci­par en ju­nio en Co­lap­so: cli­ma, ciu­da­des y cul­tu­ras, ex­po­si­ción co­lec­ti­va que mon­tó la es­cue­la de di­se­ño de la Uni­ver­si­dad de Nue­va York en la ga­le­ría Ga­lla­tin, con su obra So­cial Pa­la­ce, que na­ce tras con­fron­tar de ma­ne­ra co­ti­dia­na “ab­sur­dos” que se pre­sen­tan en el país, co­mo “ver las re­cu­rren­tes inun­da­cio­nes y sa­ber que se­gui­mos pa­vi­men­tan­do ríos y la­gos, o la po­ca pre­cau­ción que te­ne­mos res­pec­to de las con­di­cio­nes sís­mi­cas, o los ca­sos de vi­vien­da pe­ri­fé­ri­ca, sin co­nec­ti­vi­dad con el trans­por­te pú­bli­co ni con ser­vi­cios bá­si­cos”, re­la­ta.

So­cial Pa­la­ce pro­po­ne reac­ti­var los mi­llo­nes de ca­sas aban­do­na­das y cons­truir en­ci­ma de las mis­mas una se­rie de pla­ta­for­mas, “si­guien­do la ló­gi­ca de au­to­cons­truc­ción pa­ra com­ple­tar los ser­vi­cios que no exis­ten en di­chas zo­nas: es­pa­cio pú­bli­co, guar­de­rías, mer­ca­dos... se bus­ca apro­ve­char lo exis­ten­te que es­tá subuti­li­za­do”.

Ade­la Ran­gel Fe­diuk, di­rec­to­ra del de­par­ta­men­to de In­ge­nie­ría y so­cia fun­da­do­ra de Aku­rat-arq en Mé­xi­co, men­cio­na que “los tiem­pos han cam­bia­do mu­cho pa­ra las mu­je­res en ar­qui­tec­tu­ra; so­lía ser un gre­mio muy ma­chis­ta, o por lo me­nos mas­cu­lino”, y aho­ra hay al­ter­na­ti­vas en la so­cia­li­za­ción, el ejer­ci­cio y la con­cep­ción de los es­pa­cios. En es­te sen­ti­do, con­si­de­ra im­por­tan­te ob­ser­var las obras de Fer­nan­da Ca­na­les con esa pers­pec­ti­va.

Por ejem­plo, el Cen­tro Cul­tu­ral Ele­na Garro –di­se­ña­do por Ca­na­les en con­jun­to con Ar­qui­tec­tu­ra 911– “a sim­ple vis­ta es una li­bre­ría que no apor­ta otra ex­pe­rien­cia, sin em­bar­go tie­ne otra tem­pe­ra­tu­ra, tie­ne otra es­ca­la y una de­li­ca­de­za de la ex­pe­rien­cia del es­pa­cio muy dis­tin­ta”.

Es­ta sen­sa­ción es­pa­cial tam­bién pu­do no­tar­se en la pa­sa­da edi­ción del Festival Flo­res y Jar­di­nes en el Jar­dín Bo­tá­ni­co del Bos­que de Cha­pul­te­pec, don­de Ca­na­les creó ‘El Re­fu­gio’, una intervención pa­ra que los vi­si­tan­tes se apro­pia­ran de un es­pa­cio que, por su ubi­ca­ción, se con­si­de­ra­ba ‘en desuso’.

Con ba­se en la idea de que “ya no po­de­mos pen­sar en mundos pro­pios sin to­mar en cuen­ta que de­ben ca­ber los mundos de to­dos, Fer­nan­da uti­li­zó jun­to con Clau­dia Rodríguez una se­rie de pa­llets dis­pues­tas en for­ma as­cen­den­te en es­pi­ral. ‘El Re­fu­gio’ se con­vir­tió “en un pun­to de des­can­so, de jue­go y de con­vi­ven­cia que nos ha­ce cons­ta­tar la ne­ce­si­dad de con­tar con es­pa­cios pú­bli­cos que den al mis­mo tiem­po li­ber­tad y res­guar­do”, na­rra la ar­qui­tec­ta.

Da­do que es un te­ma que re­to­ma en uno de sus li­bros, es inevi­ta­ble pre­gun­tar­le res­pec­to al le­ga­do ar­qui­tec­tó­ni­co de las Olim­pia­das de 1968, ce­le­bra­das ha­ce 50 años: “Es la­men­ta­ble que el úl­ti­mo pro­yec­to de pla­nea­ción a lar­go pla­zo y con una vi­sión in­te­gral de una ciu­dad en nues­tro país, en la cual con­flu­ye­ron ar­qui­tec­tos, ar­tis­tas, in­ge­nie­ros, proyectos de vi­vien­da, de sa­lud, edu­ca­ción, in­fra­es­truc­tu­ras cul­tu­ra­les, de trans­por­te pú­bli­co –con la inau­gu­ra­ción del Me­tro¬, se ha­ya da­do ha­ce 50 años.

“Mien­tras las vi­sio­nes si­gan sien­do de cor­to pla­zo y ba­sa­das en in­tere­ses par­ti­cu­la­res, só­lo ve­re­mos la de­ge­ne­ra­ción de nues­tras ciu­da­des y re­cur­sos. No hay com­pro­mi­so ni si­quie­ra pa­ra aca­bar las obras ini­cia­das”, la­men­ta.

Fer­nan­da “tie­ne cla­ro qué es lo que quie­re ha­cer y los as­pec­tos en los que quie­re cre­cer, y lo ha he­cho cons­tan­te­men­te, al­can­zan­do lu­ga­res que quie­nes tie­nen una ofi­ci­na fí­si­ca no siem­pre ob­tie­nen”- M. Flo­res

CEN­TRO CUL­TU­RAL ELE­NA GARRO (2013). Di­se­ña­do por Ca­na­les jun­to con Ar­qui­tec­tu­ra 911 sc, po­see una “de­li­ca­de­za” de ex­pe­rien­cia del es­pa­cio muy sin­gu­lar, opi­na Ade­la Ran­gel.

LA CA­SA BRU­MA (2017). Nue­ve bloques se in­te­gran a un en­torno bos­co­so de for­ma na­tu­ral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.