EL T-MEC ABRE OPOR­TU­NI­DA­DES EN LA CONS­TRUC­CIÓN E

EL ACUER­DO EN­TRE LOS TRES PAÍ­SES CON­TEM­PLA GA­RAN­TÍAS PA­RA LOS IN­VER­SIO­NIS­TAS EN MA­TE­RIA DE IN­FRA­ES­TRUC­TU­RA, A TRA­VÉS DE UN ME­CA­NIS­MO DE RE­SO­LU­CIÓN DE CON­TRO­VER­SIAS.

Obras - - Proveedores Disruptivos | Sondeo 2018 - POR RO­BER­TO MORALES

n una épo­ca de tur­bu­len­cias en el co­mer­cio in­ter­na­cio­nal y de ajus­tes en los mer­ca­dos, el Tra­ta­do Mé­xi­co-es­ta­dos Uni­dos- Ca­na­dá (T-MEC o USMCA, por sus si­glas en in­glés) abri­rá un aba­ni­co de opor­tu­ni­da­des pa­ra los pro­vee­do­res de la cons­truc­ción de Mé­xi­co.

El cie­rre de ne­go­cia­cio­nes de es­te pac­to co­mer­cial, que sus­ti­tui­ría al Tra­ta­do de Libre Co­mer­cio de Amé­ri­ca del Nor­te (TL­CAN), im­pli­ca que Es­ta­dos Uni­dos de­be­rá qui­tar los aran­ce­les glo­ba­les de 25% a sus im­por­ta­cio­nes de ace­ro ori­gi­na­rias de Mé­xi­co y de 10% a las de alu­mi­nio, se­gún el com­pro­mi­so del pre­si­den­te Do­nald Trump.

De ser así, Mé­xi­co, al igual que Ca­na­dá, se uni­ría a un gru­po de paí­ses exen­tos de la me­di­da, en el que es­tán Bra­sil, Ar­gen­ti­na, Co­rea del Sur y Aus­tra­lia.

“No­so­tros ce­le­bra­mos que se ha­ya fir­ma­do es­te nue­vo acuer­do”, se con­gra­tu­ló Má­xi­mo Ve­do­ya, pre­si­den­te de la Cá­ma­ra Na­cio­nal de la In­dus­tria del Hie­rro y del Ace­ro (Ca­na­ce­ro). Has­ta an­tes del cie­rre de ne­go­cia­cio­nes del T-MEC, al que se lle­gó el 30 de sep­tiem­bre y que re­quie­re aún la ra­ti­fi­ca­ción le­gis­la­ti­va, la pers­pec­ti­va no era ha­la­güe­ña.

El al­za de aran­ce­les pa­ra Mé­xi­co co­men­zó el 1 de ju­nio y en los si­guien­tes tres me­ses las ex­por­ta­cio­nes me­xi­ca­nas de ace­ro al mer­ca­do es­ta­dou­ni­den­se su­ma­ron 2,357,000 to­ne­la­das. “Es­tas ven­tas ex­ter­nas ba­ja­ron 30%, con un im­pac­to im­por­tan­te en la in­dus­tria si­de­rúr­gi­ca me­xi­ca­na”, la­men­tó Ve­do­ya.

La qui­ta de aran­ce­les ocu­rri­rá an­tes del 1 de di­ciem­bre, se­gún la pre­vi­sión del pre­si­den­te de la Ca­na­ce­ro, ba­sa­da en el com­pro­mi­so pú­bli­co que hi­zo Trump en ca­so de re­no­var el TL­CAN. “No­so­tros es­ta­mos bas­tan­te con­fia­dos de que es­to se va a re­sol­ver”, ex­pre­só.

LA OPOR­TU­NI­DAD QUE ABRE PA­RA MÉ­XI­CO EL CON­FLIC­TO CON CHI­NA

Los aran­ce­les tam­bién ju­ga­rán otro pa­pel cru­cial en la com­pe­ten­cia de Mé­xi­co con­tra Chi­na en el mer­ca­do es­ta­dou­ni­den­se.

Por un la­do, de en­trar en vi­gor, el T-MEC man­ten­drá el ac­ce­so libre de aran­cel a to­dos los pro­duc­tos ori­gi­na­rios que se im­por­ten en­tre Mé­xi­co, Es­ta­dos Uni­dos y Ca­na­dá, y con­ser­va­rá la prohi­bi­ción de adop­tar aran­ce­les a la ex­por­ta­ción, im­pues­tos y otros gra­vá­me­nes. Por el otro, a par­tir del 24 de sep­tiem­bre de 2018, la ad­mi­nis­tra­ción Trump apli­có un aran­cel adi­cio­nal de 10% a pro­duc­tos chi­nos, los que en 2017 re­pre­sen­ta­ron 200,000 mi­llo­nes de dó­la­res (mdd) en las im­por­ta­cio­nes es­ta­dou­ni­den­ses.

Las me­di­das adop­ta­das co­rres­pon­den a la se­gun­da eta­pa de la re­pre­sa­lia por par­te de Es­ta­dos Uni­dos en con­tra de la na­ción asiá­ti­ca co­mo re­sul­ta­do de la in­ves­ti­ga­ción al am­pa­ro de la Sec­ción 301 de la Ley de Ex­pan­sión Co­mer­cial de 1962, por me­di­das de se­gu­ri­dad na­cio­nal.

En la pri­me­ra eta­pa, am­bos paí­ses se im­pu­sie­ron un au­men­to de ta­ri­fas por 50,000 mdd, ca­da uno, ori­gi­na­das por su­pues­to ro­bo de pro­pie­dad in­te­lec­tual y otras prác­ti­cas des­lea­les de Chi­na, lo que ha ne­ga­do esa na­ción.

En­tre los pro­duc­tos chi­nos a los que se les im­pu­so aran­ce­les es­tán las ma­nu­fac­tu­ras de fun­di­ción de hie­rro o ace­ro, las que ex­por­tó al mer­ca­do es­ta­dou­ni­den­se por un va­lor de 837 mdd en 2017.

Otros pro­duc­tos chi­nos que se ve­rán afec­ta­dos son mo­bi­lia­rio y equi­po, co­mo cons­truc­cio­nes pre­fa­bri­ca­das, lám­pa­ras, so­por­tes de col­cho­nes, otros mue­bles y asien­tos, pro­duc­tos en los que Chi­na tie­ne una par­ti­ci­pa­ción de 14% en el to­tal de im­por­ta­cio­nes es­ta­dou­ni­den­ses.

“En al­gu­nos ca­sos, los aran­ce­les que le apli­quen a Chi­na po­drían ge­ne­rar una opor­tu­ni­dad pa­ra que los ex­por­ta­do­res me­xi­ca­nos ocu­pen esa par­ti­ci­pa­ción que te­nía la na­ción asiá­ti­ca”, re­sal­tó Ser­gio Gó­mez Lo­ra, di­rec­tor ge­ne­ral de la con­sul­to­ra IQOM.

Un ter­cer ca­so ilus­tra­dor lo re­pre­sen­tan las ma­nu­fac­tu­ras de pie­dra, ye­so y ce­men­to, las cua­les Es­ta­dos Uni­dos im­por­tó de Chi­na por 1,945 mdd en 2017, mien­tras que sus com­pras (de esos mis­mos pro­duc­tos) des­de Mé­xi­co fue­ron por 595 mdd.

Es­ta­dos Uni­dos y Chi­na se apli­ca­ron an­te­rior­men­te un al­za de aran­ce­les por 3,000 mdd, ca­da uno, en un ca­so ori­gi­na­do tam­bién por su­pues­tas me­di­das de se­gu­ri­dad na­cio­nal de Es­ta­dos Uni­dos de­bi­do a sus im­por­ta­cio­nes de ace­ro y alu­mi­nio.

IN­FRA­ES­TRUC­TU­RA, IN­VER­SIÓN GA­RAN­TI­ZA­DA

Y mien­tras Ca­na­dá y Es­ta­dos Uni­dos pac­ta­ron eli­mi­nar el me­ca­nis­mo de re­so­lu­ción de con­tro­ver­sias In­ver­sio­nis­ta-es­ta­do, co­mo par­te del con­te­ni­do del nue­vo acuer­do co­mer­cial, Mé­xi­co acor­dó pre­ser­var­lo, aun­que só­lo con Es­ta­dos Uni­dos.

Pa­ra el go­bierno ca­na­dien­se, es­ta de­ter­mi­na­ción no tie­ne de­ma­sia­da re­le­van­cia por­que cuen­ta con un Es­ta­do de de­re­cho só­li­do. En cam­bio, Mé­xi­co man­tu­vo ese mis­mo me­ca­nis­mo con Es­ta­dos Uni­dos por su in­te­rés en dar ga­ran­tías adi­cio­na­les a los in­ver­sio­nis­tas. Aun­que só­lo pu­do ha­cer­lo en al­gu­nos sec­to­res, in­clui­do uno re­la­cio­na­do di­rec­ta­men­te con la cons­truc­ción.

Mé­xi­co y Es­ta­dos Uni­dos con­ti­nua­rán con el pro­ce­di­mien­to tra­di­cio­nal de so­lu­ción de con­tro­ver­sias

“EN AL­GU­NOS CA­SOS, LOS ARAN­CE­LES QUE LE APLI­QUEN A CHI­NA PO­DRÍAN GE­NE­RAR UNA OPOR­TU­NI­DAD PA­RA QUE LOS EX­POR­TA­DO­RES ME­XI­CA­NOS OCU­PEN ESA PAR­TI­CI­PA­CIÓN QUE TE­NÍA LA NA­CIÓN ASIÁ­TI­CA” —Ser­gio Gó­mez Lo­ra, di­rec­tor ge­ne­ral de la con­sul­to­ra IQOM

In­ver­sio­nis­ta-es­ta­do pa­ra cin­co sec­to­res es­tra­té­gi­cos: Ener­gía, Ge­ne­ra­ción de Elec­tri­ci­dad, Trans­por­te, Te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, e In­fra­es­truc­tu­ra.

El T-MEC só­lo pro­te­ge­rá a los “me­dios di­rec­tos de in­ver­sión” y a los sec­to­res men­cio­na­dos. Ac­tual­men­te, el TL­CAN cu­bre los ac­tos di­rec­tos e in­di­rec­tos de to­dos los sec­to­res abar­ca­dos.

Un ac­to di­rec­to es una ex­pro­pia­ción; un ac­to in­di­rec­to es cuan­do au­to­ri­da­des mu­ni­ci­pa­les, es­ta­ta­les o fe­de­ra­les rea­li­zan ac­tos in­he­ren­tes a im­pe­dir la ope­ra­ción de un ne­go­cio.

Moi­sés Ka­lach, coor­di­na­dor del Con­se­jo Con­sul­ti­vo Es­tra­té­gi­co de Ne­go­cia­cio­nes In­ter­na­cio­na­les y quien for­mó par­te de las ne­go­cia­cio­nes pa­ra un nue­vo tra­ta­do co­mer­cial en re­pre­sen­ta­ción del sec­tor em­pre­sa­rial me­xi­cano, co­men­tó que es­tos me­ca­nis­mos de re­so­lu­ción de con­tro­ver­sias da­rán ma­yor cer­ti­dum­bre a los em­pre­sa­rios de la cons­truc­ción pa­ra par­ti­ci­par en obras de in­fra­es­truc­tu­ra.

Mu­chas de las gran­des obras tie­nen pro­gra­mas mul­ti­anua­les; con­tar con ma­yo­res ele­men­tos de pro­tec­ción de in­ver­sio­nes brin­da cer­te­za a los em­pre­sa­rios en ac­ti­vos

que no se pue­den mo­ver, co­mo por ejem­plo las ca­rre­te­ras.

De esos gran­des pro­yec­tos, se be­ne­fi­cian mu­chos pe­que­ños y me­dia­nos pro­vee­do­res de la cons­truc­ción.

PLA­NEA­CIÓN A LAR­GO PLA­ZO

El nue­vo tra­ta­do co­mer­cial de Amé­ri­ca del Nor­te con­tie­ne una cláu­su­la que es­ta­ble­ce una vi­gen­cia del tra­ta­do sis­te­má­ti­ca­men­te pro­rro­ga­ble de 16 años.

En el año sex­to a par­tir de la en­tra­da en vi­gor, las par­tes po­drán ma­ni­fes­tar su in­ten­ción de ex­ten­der la vi­gen­cia del acuer­do por 16 años más. En ca­so de no ha­cer­lo, se ha­rán re­vi­sio­nes anua­les con ob­je­to de ob­te­ner di­cha con­fir­ma­ción; en ese es­ce­na­rio, el acuer­do se re­no­va­ría por 16 años adi­cio­na­les, y ter­mi­na­ría al año 16, siem­pre en el ca­so de que, al cum­plir­se ese pla­zo, no se ha­ya ob­te­ni­do la ma­ni­fes­ta­ción de to­das las par­tes res­pec­to de la ex­ten­sión del acuer­do.

“El T-MEC es­ta­ble­ce un me­ca­nis­mo de re­vi­sión con un ho­ri­zon­te de pla­nea­ción de lar­go pla­zo”, ex­pu­so Gó­mez Lo­ra. De esa for­ma, cuan­do al­guien in­vier­ta en in­fra­es­truc­tu­ra en Mé­xi­co, ten­drá la ga­ran­tía de que el acuer­do no cam­bia­rá de la noche a la ma­ña­na.

GA­NAR LI­CI­TA­CIO­NES EN LA RE­GIÓN

Ade­más, los em­pre­sa­rios de la cons­truc­ción no só­lo con­ta­rán con el mis­mo ni­vel de aper­tu­ra en Amé­ri­ca del Nor­te en cuan­to a com­pras gu­ber­na­men­ta­les, sino que al ha­ber res­tric­cio­nes de Es­ta­dos Uni­dos con ter­ce­ros paí­ses, se les am­plia­rán las ven­ta­jas de ga­nar ad­ju­di­ca­cio­nes pa­ra su­mi­nis­trar pro­duc­tos o ser­vi­cios.

El Tra­ta­do Mé­xi­co- Es­ta­dos Uni­dos- Ca­na­dá (T-MEC) no plas­mó la pro­pues­ta de la ad­mi­nis­tra­ción del pre­si­den­te Do­nald Trump de aco­tar las com­pras de go­bierno ba­jo el me­ca­nis­mo de dó­lar por dó­lar.

Da­do que el ta­ma­ño de los mer­ca­dos de com­pras en Ca­na­dá y Mé­xi­co es sus­tan­cial­men­te más pe­que­ño que el de Es­ta­dos Uni­dos, es­ta pro­pues­ta ha­bría re­du­ci­do la can­ti­dad de ad­qui­si­cio­nes dis­po­ni­bles pa­ra ser ofer­ta­das por em­pre­sas ca­na- dien­ses y me­xi­ca­nas de la cons­truc­ción y otros sec­to­res.

El tra­ta­do co­mer­cial tam­bién es­ta­ble­ce dis­ci­pli­nas en com­pras gu­ber­na­men­ta­les en­tre Mé­xi­co y Es­ta­dos Uni­dos, “ti­po Acuer­do de Aso­cia­ción Trans­pa­cí­fi­co” (TPP, por sus si­glas en in­glés), al tiem­po que se man­tie­ne la co­ber­tu­ra pre­vis­ta en el tra­ta­do an­te­rior (TL­CAN).

“Es­te acuer­do brin­da opor­tu­ni­da­des pa­ra las com­pras gu­ber­na­men­ta­les a las em­pre­sas de la cons­truc­ción”, di­jo Ser­gio Gó­mez Lo­ra, di­rec­tor ge­ne­ral de la con­sul­to­ra IQOM.

Es­ta­dos Uni­dos se sa­lió del TPP en 2016, mien­tras que los 11 paí­ses res­tan­tes, Aus­tra­lia, Bru­nei Da­rus­sa­lam, Chi­le, Ca­na­dá, Ja­pón, Ma­la­sia, Mé­xi­co, Nue­va Ze­lan­dia, Pe­rú, Sin­ga­pur y Viet­nam, ya ce­rra­ron la ne­go­cia­ción de un nue­vo tra­ta­do de libre co­mer­cio.

En el ca­pí­tu­lo de Com­pras de Go­bierno, los paí­ses par­te del TPP-11 se com­pro­me­ten a pu­bli­car in­for­ma­ción re­le­van­te de ma­ne­ra opor­tu­na a fin de otor­gar tiem­po su­fi­cien­te a los pro­vee­do­res pa­ra ob­te­ner la do­cu­men­ta­ción de la li­ci­ta­ción y en­tre­gar una ofer­ta; tra­tar a los li­ci­tan­tes de ma­ne­ra jus­ta e im­par­cial, y man­te­ner la con­fi­den­cia­li­dad de los pro­vee­do­res.

Adi­cio­nal­men­te, las par­tes acor­da­ron uti­li­zar es­pe­ci­fi­ca­cio­nes téc­ni­cas jus­tas y ob­je­ti­vas pa­ra ad­ju­di­car con­tra­tos, ba­sán­do­se úni­ca­men­te en la eva­lua­ción de los cri­te­rios es­pe­ci­fi­ca­dos en los avisos y en la do­cu­men­ta­ción de la li­ci­ta­ción, y es­ta­ble­cer un de­bi­do pro­ce­so me­dian­te el cual se im­pug­nen o re­vi­sen que­jas acer­ca de una ad­ju­di­ca­ción; con es­to, se alla­na el ca­mino pa­ra ge­ne­rar ma­yo­res opor­tu­ni­da­des a la pro­vee­du­ría me­xi­ca­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.