Obras

Un in­fierno de li­gas ma­yo­res

Con ca­pa­ci­dad de más de 20,000 asien­tos, el re­cin­to inau­gu­ra­do en mar­zo es el prin­ci­pal es­ta­dio de beis­bol del país, y ya se le con­si­de­ra el me­jor lu­gar pa­ra ju­gar fue­ra de Es­ta­dos Uni­dos .

- POR: Ana Lau­ra Maldonado Mexico · Mexican League · Mexico City · United States of America · Francisco González · Chicago · Chicago Transit Authority · gymnasium · Universe · Toledo · Germany · Germany national football team · Iraq · HOK Sport + Venue + Event

El re­cién es­tre­na­do es­ta­dio Al­fre­do Harp He­lú se ha con­ver­ti­do en el prin­ci­pal es­ta­dio de beis­bol del país.

Los Dia­blos Ro­jos del Mé­xi­co son el equi­po de la Li­ga Me­xi­ca­na de Beis­bol con más cam­peo­na­tos; en sus pal­ma­rés cuen­ta con 16 co­ro­nas. Des­de su fun­da­ción, el 11 de fe­bre­ro de 1940, el con­jun­to re­pre­sen­ta­ti­vo de la Ciu­dad de Mé­xi­co ha ju­ga­do en cin­co se­des: Par­que Del­ta, Par­que del Se­gu­ro So­cial, Fo­ro Sol, Es­ta­dio Fray Nano y, des­de ha­ce unas se­ma­nas, en el re­cién es­tre­na­do Es­ta­dio Al­fre­do Harp He­lú, nom­bre que ha­ce re­fe­ren­cia al pre­si­den­te del equi­po.

Es­te úl­ti­mo re­cin­to, con una in­ver­sión de más de 3,000 mi­llo­nes de pe­sos (mdp) y ca­pa­ci­dad de 20,813

asien­tos, es des­de su inau­gu­ra­ción, el 23 de mar­zo de 2019, el prin­ci­pal es­ta­dio de beis­bol del país e, in­clu­so, ha si­do con­si­de­ra­do co­mo el me­jor lu­gar pa­ra ju­gar fue­ra de Es­ta­dos Uni­dos.

Un gran re­to

Un te­rreno de 7.8 hec­tá­reas en la Ciu­dad De­por­ti­va Mag­da­le­na Mix­hu­ca, al orien­te de la Ciu­dad de Mé­xi­co, fue ele­gi­do pa­ra re­ci­bir a la nue­va se­de de los Dia­blos Ro­jos, un pro­yec­to de área bru­ta cons­trui­da de 60,000 m2, ela­bo­ra­do por los ar­qui­tec­tos me­xi­ca­nos Alon­so de Ga­ray, líder de Ta­ller ADG (Ciu­dad de Mé­xi­co), y Fran­cis­co Gon­zá­lez Pu­li­do, di­rec­tor y fun­da­dor de FGP Atelier (Chica­go).

Du­ran­te más de año y me­dio, am­bos crea­do­res de­fi­nie­ron, en una co­la­bo­ra­ción 50/50, un pro­gra­ma ar­qui­tec­tó­ni­co que, ade­más del te­rreno de jue­go, in­clui­ría bull­pen, du­gout ( ban­ca), ojo de ba­tea­dor, ber­mas, gra­das, pal­cos nor­ma­les y VIP, pal­co de pren­sa, ele­va­do­res, te­rra­zas con vis­ta al cam­po de jue­go, te­rra­zas-bar, ofi­ci­nas del equi­po, mu­seo, ta­qui­llas, sa­lón de usos múl­ti­ples, ca­sa club (con ves­ti­dor, gim­na­sio equipado, zo­na de hi­dro­ma­sa­jes

y fi­sio­te­ra­pia, ba­ños, ofi­ci­nas, sa­las de pre­sen­ta­cio­nes), ca­sa pa­ra el equi­po vi­si­tan­te, ba­ños, lo­ca­les co­mer­cia­les y es­ta­cio­na­mien­to nor­mal y VIP.

Mien­tras en el des­pa­cho re­sol­vían la dis­tri­bu­ción de los es­pa­cios, en el te­rreno se en­fren­ta­ban a un sue­lo lo­do­so ex­tre­ma­da­men­te blan­do. “Es un sue­lo de muy ba­ja ca­li­dad y te­nía­mos que evi­tar asen­ta­mien­tos di­fe­ren­cia­les, por lo que apli­ca­mos dos técnicas de ci­men­ta­ción di­fe­ren­tes: una pa­ra el cam­po y las ber­mas, y otra pa­ra el edi­fi­cio”, co­men­ta Gon­zá­lez Pu­li­do.

En el cam­po y las ber­mas se ocu­pó una lo­sa de ci­men­ta­ción con­ven­cio­nal y en la zo­na dis­pues­ta pa­ra el edi­fi­cio se co­lo­có un sis­te­ma con­for­ma­do por 1,300 pi­lo­tes hin­ca­dos a 43 m de pro­fun­di­dad, re­for­za­dos con 12,000 to­ne­la­das de ace­ro y 65,000 m2 de con­cre­to. Pa­ra su co­lo­ca­ción se hi­zo una ex­ca­va­ción de 93,000 m2, a fin de apun­ta­lar y dar so­por­te al te­rreno.

Es­te sis­te­ma tu­vo su prue­ba de fue­go el 19 de sep­tiem­bre de 2017, con el te­rre­mo­to de 7.1 gra­dos Rich­ter que azo­tó a la Ciu­dad de Mé­xi­co. La cons­truc­ción del es­ta­dio se man­tu­vo en su si­tio y los pi­lo­tes pro­ba­ron su re­sis­ten­cia.

Pa­sa­do y pre­sen­te

El con­cep­to guía ge­ne­ra­do por De Ga­ray y Gon­zá­lez Pu­li­do pa­ra el es­ta­dio de los Dia­blos Ro­jos es­ta­ble­ce la dua­li­dad en­tre el Mé­xi­co prehis­pá­ni­co, a tra­vés de su ba­se, y el con­tem­po­rá­neo, en su cu­bier­ta. Si bien la in­ten­ción des­de el ini­cio fue cons­truir un es­ta­dio de gran­des li­gas, tam­bién se bus­có do­tar­lo de una mar­ca­da iden­ti­dad me­xi­ca­na.

“La pro­ce­sión des­de los te­rre­nos a tra­vés de la gran ex­pla­na­da de ac­ce­so has­ta el es­ta­dio de beis­bol fue pen­sa­da co­mo si se tra­ta­ra de un tem­plo me­soa­me­ri­cano, y bus­ca emu­lar su es­pí­ri­tu”.

Den­tro, un ani­llo co­nec­ta to­dos los asien­tos y fun­cio­nes sub­ya­cen­tes en una ex­pe­rien­cia con vis­tas sin obs­tácu­los al cam­po, ex­pli­ca De Ga­ray, a car­go tan­to de es­ta par­te co­mo del pai­sa­jis­mo y el in­te­rio­ris­mo del pro­yec­to.

Las ‘pi­rá­mi­des’ so­por­tan una gran cu­bier­ta y pro­por­cio­nan te­rra­zas al ai­re li­bre. Es­te ni­vel, que se ba­sa en pa­tro­nes cul­tu­ra­les, fue di­se­ña­do con ma­te­ria­les lo­ca­les del Va­lle de Mé­xi­co. Ha­ce re­fe­ren­cia a la can­cha del an­ti­guo jue­go de pe­lo­ta me­soa­me­ri­cano y en­fa­ti­za la co­ne­xión en­tre el in­fra­mun­do y el cie­lo.

Ahí mis­mo, la tran­si­ción de pla­zas abo­na a la in­te­gra­ción con el en­torno. “Es una tran­si­ción sin ba­rre­ras: el es­ta­dio vi­ve ha­cia aden­tro, pe­ro ve ha­cia afue­ra”, co­men­ta De Ga­ray so­bre el es­pa­cio que so­lo se de­li­mi­ta en al­gu­nas zo­nas por una re­ja, di­se­ña­da por el ar­tis­ta plás­ti­co Fran­cis­co To­le­do.

El to­que dia­blo

Gon­zá­lez Pu­li­do di­se­ñó la cu­bier­ta que se ase­me­ja a la lan­za del tri­den­te del equi­po, y ex­pre­sa aper­tu­ra al en­torno a tra­vés de una gran es­truc­tu­ra mo­du­lar que se ex­tien­de pa­ra re­ci­bir a los vi­si­tan­tes, brin­dar re­fu­gio pa­ra las fun­cio­nes de so­por­te y pro­te­ger a los es­pec­ta­do­res du­ran­te el jue­go.

El ni­vel ba­se es­tá ins­pi­ra­do en geo­me­tría prehis­pá­ni­ca. El vi­si­tan­te en­ca­ra seis pi­rá­mi­des trun­ca­das y re­ves­ti­das con pa­ne­les pre­fa­bri­ca­dos con ro­ca vol­cá­ni­ca

“La cu­bier­ta es­tá des­ti­na­da a con­ver­tir­se en un sím­bo­lo icó­ni­co de la gran Ciu­dad de Mé­xi­co”, ex­pre­sa Gon­zá­lez Pu­li­do.

De­ta­lla que la cu­bier­ta in­te­gra ilu­mi­na­ción, au­dio, dre­na­jes plu­via­les e in­ter­net, y es re­sul­ta­do de la co­la­bo­ra­ción de mu­chos equi­pos. Los in­ge­nie­ros ale­ma­nes del des­pa­cho de Wer­ner So­bek —quie­nes han co­la­bo­ra­do en la adi­das ARE­NA, de Ale­ma­nia, y el Es­ta­dio Al-taj­yat, de Irak— lle­va­ron a ca­bo la con­cep­tua­li­za­ción de la es­truc­tu­ra, y los me­xi­ca­nos de Iz­quier­do In­ge­nie­ros de­fi­nie­ron los pro­ce­sos cons­truc­ti­vos.

El con­tras­te en­tre las ‘pi­rá­mi­des’ y la li­ge­re­za vi­sual del te­cho, den­tro de un pro­gra­ma de are­na pú­bli­ca abier­ta ha­cia el ex­te­rior rom­pe con el con­cep­to de con­te­ne­dor que sue­le de­fi­nir a los es­pa­cios de­por­ti­vos.

El cam­po de jue­go

Alon­so de Ga­ray co­men­ta que lo más im­por­tan­te de es­te pro­yec­to es que fun­cio­ne pa­ra lo que es­tá pen­sa­do, “que es pa­ra ju­gar beis­bol y pa­ra ver­lo”.

Des­de lue­go, el cam­po de jue­go cum­ple con to­das las exi­gen­cias de un es­ta­dio pro­fe­sio­nal. Pa­ra lo­grar­lo se re­cu­rrió a los es­pe­cia­lis­tas en tec­no­lo­gía de­por­ti­va de Pro­di­sa, con quie­nes se eli­gió un pas­to sin­té­ti­co he­cho de po­li­pro­pi­leno mo­no­fi­la­men­to, es­ta­bi­li­za­do con pro­tec­ción con­tra ra­yos ul­tra­vio­le­ta, cu­yo man­te­ni­mien­to so­lo re­quie­re con­ser­var siem­pre uni­for­me la úl­ti­ma ca­pa de ar­ci­lla.

El sis­te­ma de dre­na­je fue pla­nea­do con la úl­ti­ma tec­no­lo­gía . “El agua se cap­ta a tra­vés de dre­nes y lle­ga a una zo­na de cis­ter­na don­de se re­uti­li­za pa­ra riego y fun­cio­nes me­no­res del es­ta­dio; lo de­más se vuel­ve a in­yec­tar al dre­na­je”, co­men­ta De Ga­ray.

Y pa­ra que el cam­po de jue­go es­té siem­pre a la vis­ta, in­clu­so cuan­do los vi­si­tan­tes es­tán en las te­rra­zas, la isóp­ti­ca se tra­ba­jó en con­jun­to con Po­pu­lous, una de las fir­mas con más ex­pe­rien­cia en tér­mi­nos de di­se­ño de edi­fi­cios de­por­ti­vos en el mun­do, que con­tri­bu­yó a de­fi­nir los cri­te­rios pa­ra tra­ba­jar con la dis­po­si­ción de las gra­das. Por ejem­plo, se de­ci­dió que no hubiera co­lum­nas en la zo­na de la tri­bu­na, sino atrás de ella, a fin de no cor­tar la vi­si­bi­li­dad y ge­ne­rar un plano vi­sual com­ple­ta­men­te abier­to. Eso, ade­más, pro­pi­ció que la cu­bier­ta ten­ga vo­la­dos de más de 70 m que la ha­cen aún más im­po­nen­te.

Un gi­gan­te sos­te­ni­ble

Fran­cis­co Gon­zá­lez Pu­li­do ex­pre­sa que la agen­da sos­te­ni­ble de es­te pro­yec­to fue, des­de el ini­cio, muy am­bi­cio­sa. “Pen­sa­mos en un edi­fi­cio lo más pa­si­vo po­si­ble, a pe­sar de su ta­ma­ño”. Se to­ma­ron en cuen­ta cua­tro ejes: Uso de agua: en to­do el edi­fi­cio se re­uti­li­za agua pluvial y sa­ni­ta­ria pa­ra riego o des­car­ga de sa­ni­ta­rios y se evi­ta el

uso de agua po­ta­ble pa­ra es­tas ta­reas, pues so­lo se ocu­pa en fre­ga­de­ros, la­va­ma­nos y re­ga­de­ras. Un al­to por­cen­ta­je no po­ta­ble se ori­gi­na den­tro del mis­mo con­jun­to en un cir­cui­to ce­rra­do de tra­ta­mien­to, pu­ri­fi­ca­ción y de­sin­fec­ción.

En lo que to­ca a ilu­mi­na­ción, en to­do el edi­fi­cio só­lo se usa­ron dis­po­si­ti­vos LED, que man­tie­nen los ni­ve­les de ca­li­dad de luz ade­cua­dos y re­du­cen las den­si­da­des de po­ten­cia y la car­ga tér­mi­ca en zo­nas ce­rra­das, lo que per­mi­te aho­rrar 25 % con res­pec­to a un con­su­mo nor­mal.

En ven­ti­la­do­res y bom­bas se co­lo­ca­ron va­ria­do­res de fre­cuen­cia pa­ra re­du­cir el con­su­mo de ener­gía cuan­do se re­du­ce la de­man­da, lo cual ami­no­ra el con­su­mo de ener­gía en al­re­de­dor de 35%.

Mien­tras, el pas­to sin­té­ti­co del cam­po de jue­go no ne­ce­si­ta ser re­ga­do cons­tan­te­men­te. Se cal­cu­la que al año pro­mo­ve­rá un aho­rro de 3,000 mi­llo­nes de ga­lo­nes de agua, 80% de lo que se gas­ta­ría en un cés­ped na­tu­ral.

Se­gu­ri­dad y cir­cu­la­cio­nes

Ade­más de cum­plir con to­das las es­pe­ci­fi­ca­cio­nes de se­gu­ri­dad del Re­gla­men­to de Cons­truc­ción de la Ciu­dad de Mé­xi­co, el es­ta­dio “cuen­ta con tres es­ta­cio­na­mien­tos in­de­pen­dien­tes: uno pa­ra el per­so­nal de Dia­blos, otro VIP con ac­ce­so di­rec­to a los pal­cos por me­dio de ele­va­do­res y el de ac­ce­so ge­ne­ral”, ex­pli­ca De Ga­ray

To­do el abas­to del es­ta­dio lle­ga por un área de an­de­nes de ser­vi­cio com­ple­ta­men­te in­de­pen­dien­te de los de­más ac­ce­sos. El di­se­ño de to­do el pro­yec­to es com­ple­ta­men­te ac­ce­si­ble pa­ra per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad.

El es­ta­dio es pro­pie­dad del go­bierno de la Ciu­dad de Mé­xi­co, pe­ro po­drá ser ad­mi­nis­tra­do has­ta 2045 por la em­pre­sa Cen­tro De­por­ti­vo Al­fre­do Harp He­lú, gra­cias a un per­mi­so ad­mi­nis­tra­ti­vo tem­po­ral fir­ma­do el 3 de no­viem­bre de 2015 por el di­rec­tor del Ins­ti­tu­to del De­por­te del en­ton­ces Dis­tri­to Fe­de­ral y el re­pre­sen­tan­te le­gal del equi­po.

 ??  ??
 ??  ??
 ??  ??
 ??  ?? IN­TE­GRA­CIÓN CON EL
EN­TORNO. Es po­si­ble por la tran­si­ción de pla­zas, la ve­ge­ta­ción en­dé­mi­ca, pa­vi­men­tos, pie­dras de re­cin­tos y tex­tu­ras del con­cre­to.
IN­TE­GRA­CIÓN CON EL EN­TORNO. Es po­si­ble por la tran­si­ción de pla­zas, la ve­ge­ta­ción en­dé­mi­ca, pa­vi­men­tos, pie­dras de re­cin­tos y tex­tu­ras del con­cre­to.
 ??  ?? PIEL ICÓ­NI­CA. La cu­bier­ta es­tá re­ves­ti­da de una me­bra­na de po­li­te­tra­fluo­roe­ti­leno.
PIEL ICÓ­NI­CA. La cu­bier­ta es­tá re­ves­ti­da de una me­bra­na de po­li­te­tra­fluo­roe­ti­leno.
 ??  ?? AC­CE­SOS A GRA­DAS. Hay tres: en la par­te cen­tral, zo­na orien­te y pi­rá­mi­des cen­tra­les ha­cia arri­ba.
AC­CE­SOS A GRA­DAS. Hay tres: en la par­te cen­tral, zo­na orien­te y pi­rá­mi­des cen­tra­les ha­cia arri­ba.
 ??  ?? DE AL­TU­RA. La par­te más ape­ral­ta­da de la cu­bier­ta, de 15,842 m2, mi­de nue­ve me­tros de al­tu­ra.
DE AL­TU­RA. La par­te más ape­ral­ta­da de la cu­bier­ta, de 15,842 m2, mi­de nue­ve me­tros de al­tu­ra.
 ??  ?? ROM­PE­CA­BE­ZAS. El te­cho es­tá con­for­ma­do por seis pie­zas de 20 x 120 m, y tres pie­zas más del do­ble de ta­ma­ño. Pa­ra ar­mar­lo se re­qui­rió una grúa ca­paz de izar 3,000 to­ne­la­das en un so­lo mo­vi­mien­to.
ROM­PE­CA­BE­ZAS. El te­cho es­tá con­for­ma­do por seis pie­zas de 20 x 120 m, y tres pie­zas más del do­ble de ta­ma­ño. Pa­ra ar­mar­lo se re­qui­rió una grúa ca­paz de izar 3,000 to­ne­la­das en un so­lo mo­vi­mien­to.
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico