En equi­li­brio

O'clock - - Who - Por izas­kun es­quin­ca

Pao­lo Ma­rai es el pre­si­den­te y CEO de Gru­po Ti­mex pa­ra la di­vi­sión de re­lo­jes. En sus ma­nos es­tá la crea­ción de pie­zas relojeras pa­ra Salvatore Fe­rra­ga­mo.

des­de Ba­si­lea, Sui­za.

¿Cuál es su opi­nión so­bre los smart wat­ches?

No­so­tros cree­mos en es­ta nue­va ten­den­cia, pe­ro no­ta­mos que hay mu­cha pri­sa por con­quis­tar el mercado cuan­do la tec­no­lo­gía no se ha desa­rro­lla­do co­rrec­ta­men­te pa­ra el in­te­rés real del con­su­mi­dor. ¿A qué me re­fie­ro con es­to? A que el re­loj in­te­li­gen­te se vuel­ve un pro­duc­to exi­to­so cuan­do tie­nes al­go nue­vo que ofre­cer­le. Bá­si­ca­men­te los re­lo­jes in­te­li­gen­tes que se han lan­za­do al mercado son ré­pli­cas de la información exis­ten­te en los te­lé­fo­nos mó­vi­les. ¿Es eso un gran avan­ce pa­ra el con­su­mi­dor? No lo sé. Ade­más hay que con­si­de­rar el ta­ma­ño de la pan­ta­lla de un re­loj con­tra la de un te­lé­fono mó­vil. Es una pan­ta­lla muy pe­que­ña pa­ra leer ese ti­po de información. Tam­bién exis­te el fac­tor de la du­ra­ción de la ba­te­ría: hay que re­car­gar­lo. Las per­so­nas no quie­ren ha­cer eso y no­so­tros crea­mos re­lo­jes pa­ra que no ne­ce­si­tes cam­biar la ba­te­ría al me­nos dos años. Ima­gí­na­te que aho­ra, ade­más del ce­lu­lar, la compu­tado­ra y de­más pro­duc­tos, tam­bién ten­gas que re­car­gar tu re­loj, eso se vuel­ve de­ma­sia­do com­pli­ca­do.

¿Gru­po Ti­mex es­tá in­tere­sa­do en su­mar­se al mun­do de los re­lo­jes in­te­li­gen­tes?

Cier­ta­men­te no­so­tros co­men­za­mos a to­car el te­ma de los re­lo­jes in­te­li­gen­tes un año atrás, cuan­do na­die en la fe­ria de Ba­sel­world lo ha­cía, y al­gu­nos pe­rio­dis­tas se sor­pren­dían por­que men­cio­ná­ba­mos es­ta ten­den­cia. Y sí, es­ta­mos pen­san­do en ha­cer un re­loj in­te­li­gen­te y traer­lo al mercado. Sin em­bar­go, hay mu­cho tra­ba­jo por ha­cer pa­ra crear un pro­duc­to ver­da­de­ra­men­te in­tere­san­te. Por ejem­plo, un re­loj que sea análogo, ele­gan­te pe­ro que en su ca­rá­tu­la pue­da ofre­cer la información a pe­ti­ción del usua­rio, una vez con­sul­ta­da, y re­gre­sar a su ca­rá­tu­la ori­gi­nal, es una tec­no­lo­gía se pue­de desa­rro­llar, cla­ro que ne­ce­si­ta al­gu­nos años.

¿Cree que otras mar­cas de tec­no­lo­gía se su­ma­rán a la fa­bri­ca­ción de smart wat­ches?

No es­toy se­gu­ro de que otras fir­mas de tec­no­lo­gía se pue­dan su­mar, ya que se ne­ce­si­ta mu­cha in­ver­sión y tec­no­lo­gía pa­ra crear­los. Ap­ple y Sam­sung lo han he­cho por­que tie­ne los re­cur­sos, pe­ro no veo en el ho­ri­zon­te más fir­mas in­tere­sa­das en ello. Por ejem­plo, Goo­gle se en­cuen­tra desa­rro­llan­do soft­wa­re pa­ra in­cluir­lo en los re­lo­jes, pe­ro ellos no po­drían en­trar al mercado de la re­lo­je­ría si no vie­nen acom­pa­ña­dos de una mar­ca del sec­tor.

Pao­lo Ma­rai ha te­ni­do en sus ma­nos fir­mas co­mo Fen­di, Dior, Louis Vuit­ton y Ken­zo. Re­loj Fe­rra­ga­mo 1898 Sport.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.