MA­TA A TO­DOS POR SER ADOP­TA­DO

Grin­go ado­les­cen­te lo­co llena de plo­mo a to­da su fa­mi­lia, lue­go de en­te­rar­se que no era hi­jo bio­ló­gi­co de ellos

Pásala! - - DE IMPACTO -

Tras en­te­rar­se de que sus pa­dres lo adop­ta­ron, un ado­les­cen­te de Ala­ba­ma no só­lo los ase­sino a ellos, sino tam­bién a sus hi­jos: un be­bé de 6 me­ses, una ni­ña de 5 años y otro ni­ño de 6.

La po­li­cía só­lo dio a co­no­cer las iden­ti­da­des de los pa­dres: John y Mary Sisk, de 38 y 35 años, res­pec­ti­va­men­te.

El ma­tri­mo­nio mu­rió al ins­tan­te, pe­ro los me­no­res fue­ron ha­lla­dos aún con sig­nos vi­ta­les; sin em­bar­go, fa­lle­cie­ron en el hospital.

Lla­mó a la po­li­cía

El día del ase­si­na­to, du­ran­te la no­che, el jo­ven lla­mó a la po­li­cía y di­jo que ha­bía en­con­tra­do a sus fa­mi­lia­res muer­tos en el só­tano.

Sin em­bar­go, cuan­do la po­li­cía lle­gó al lu­gar, el cri­mi­nal de­cla­ró que él los ha­bía ase­si­na­do con una pis­to­la que su pa­pá adop­ti­vo guar­da­ba.

Des­pués, co­mo si na­da, ayu­dó a la po­li­cía a bus­car el ar­ma ho­mi­ci­da, la cual ha­bía ocul­ta­do en el jar­dín de su ca­sa.

El jo­ven es­tá acusado de cin­co car­gos de ase­si­na­to y re­clui­do en un cen­tro de de­ten­ción de me­no­res.

Se des­co­no­ce su iden­ti­dad por­que el ho­mi­ci­da es me­nor de edad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.