Te amo, Ho­ney Bunny

Pásala! - - DE IMPACTO -

he­cho de muy jo­ven, ca­si ado­les­cen­te, atraí­do por al­gún gru­po neo­na­zi que bus­ca­ba el ra­cis­mo en­tre mo­re­nos, pe­ro eso ha­bía que­da­do en el pa­sa­do. Sin em­bar­go pa­ra ella, un na­zi siem­pre se­ría un na­zi, así que apro­ve­chó que él es­ta­ba in­cli­na­do dis­pues­to a co­mer­le el co­ño, pa­ra aga­rrar la lám­pa­ra y re­ven­tár­se­la en la ca­be­za.

Bas­tar­da

De un mo­vi­mien­to se le­van­tó de la ca­ma y con el mis­mo im­pul­so le ases­tó un gol­pe di­rec­to en la ca­ra. Pu­do sen­tir el car­tí­la­go de su na­riz y el hue­so del pó­mu­lo que­brar­se ba­jo sus nu­di­llos, pa­ra des­pués pa­tear­le la en­tre­pier­na y frac­tu­rar­le el pi­to erec­to. Pen­só que ya ha­bía aca­ba­do con él, pe­ro cuan­do se dis­po­nía a dar­le el gol­pe fi­nal él la to­mó del cue­llo y la arro­jó con­tra el es­pe­jo. Su cuer­po des­nu­do que­dó cu­bier­to de san­gre mien­tras él la se­guía res­tre­gan­do con­tra los vi­drios ro­tos.

En su de­ses­pe­ra­ción to­mó uno de los tro­zos pun­tia­gu­dos y se lo cla­vó en­tre las cos­ti­llas, pe­ro él se­guía gol­peán­do­le la ca­ra sin sol­tar­le las gre­ñas, has­ta que de ta­jo le cor­tó el cue­llo con un pe­da­zo de la pan­ta­lla con­tra la cual ha­bía ido a pa­rar su ros­tro, des­en­ca­de­nan­do un cho­rro de san­gre que lle­gó has­ta el otro la­do de la ha­bi­ta­ción y cu­brió de ro­jo to­do.

Des­fi­gu­ra­da y des­nu­da en me­dio de la ha­bi­ta­ción, con cor­ta­das en las ex­tre­mi­da­des en las que no pa­ra­ba de bro­tar san­gre y por lo me­nos una mano ro­ta por el for­ce­jeo, mi­ró al que iba a ser el amor de su vi­da aún re­tor­cién­do­se en la al­fom­bra con los úl­ti­mos sus­pi­ros de vi­da que le que­da­ban.

Par­pa­deó y se dio cuen­ta que lo ha­bía ima­gi­na­do to­do en un via­je al fu­tu­ro sú­per pacheco, pues él con­tes­tó que no le gus­ta­ba Ta­ran­tino, que sus pe­lí­cu­las le pa­re­cían pu­ra vio­len­cia a lo pen­de­jo y que no le da­ban na­da de ga­nas ver la nue­va, así que sim­ple­men­te lo man­dó a chin­gar a su ma­dre y le evi­tó la pe­na de ma­tar­lo de vi­dria­sos en un ho­tel de Tlal­pan.

¡Uta!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.