FU­CHI CON LA VIO­LEN­CIA QUE AU­MEN­TA

Pásala! - - EL GUARDIÁN -

La vio­len­cia es­tá desata­da. Y no hay ya có­mo ta­par­la con otros da­tos o ha­cién­do­le “fu­chi guá­ca­la”. TO­DO MI APO­YO A AMLO; sé que hay que es­pe­rar a que las me­di­das to­ma­das, fun­cio­nen. Lo que no po­de­mos ne­gar es que: o an­tes ma­qui­lla­ban las ci­fras, o aho­ra se denuncian más, o se tra­ta del ba­ño de san­gre que nor­mal­men­te se desata ca­da cambio de se­xe­nio… pe­ro los dia­blos an­dan suel­tos.

Ayer pla­ti­ca­ba con el equi­po de re­dac­ción del Al­moha­da­zo y es­ta­mos co­mo cuan­do em­pe­za­mos. LAS NO­TI­CIAS CHORREAN MOLE. Se­gún los da­tos ofi­cia­les an­da­mos en 100 ase­si­na­dos dia­rios. Tu­ve la opor­tu­ni­dad de en­tre­vis­tar al pe­rio­dis­ta es­pa­ñol del Dia­rio el País, Ja­co­bo Gar­cía.

Es­te va­le­dor se em­bar­có va­rios días jun­to a las au­to­de­fen­sas mi­choa­ca­nas en su lu­cha de las úl­ti­mas se­ma­nas. Él me ase­gu­ra que “ha­bien­do cu­bier­to gue­rra en Irán, la co­sa acá es­tá in­clu­so más vio­len­ta aho­ri­ta”.

No, se­ño­ra; no tra­te de jus­ti­fi­car las ci­fras ro­jas en es­te país, que ya son las úni­cas que te­ne­mos al al­za. Dé­je­me decirle que, con­tra­rio a lo que us­ted afir­ma, ca­da vez se de­nun­cia me­nos por­que ca­da vez se des­con­fía más de cual­quier au­to­ri­dad, sea la que sea y del par­ti­do de don­de ha­ya sa­li­do. Los ré­cords his­tó­ri­cos de ase­si­na­tos en los úl­ti­mos me­ses no son pro­duc­to de ad­mi­nis­tra­cio­nes pa­sa­das, son de es­ta, la de su vie­jo “fu­chi guá­ca­la”, que en vez de es­tar sol­tan­do dis­cur­sos memea­bles de­be­ría po­ner a tra­ba­jar a esa Guar­dia Na­cio­nal que creó por sus

col­ga­dos hue­vos de vie­ji­to, ma­drean­do ma­los y no de­ján­do­se gol­pear y hu­mi­llar por gen­te que ya es­tá has­ta la ma­dre.

Les com­par­to al­gu­nas de las na­rra­cio­nes del pe­rio­dis­ta Ja­co­bo Gar­cía; ai no­más ché­quen­le: 'El co­man­dan­te Te­to' li­de­ra un mo­derno ejér­ci­to de

Pan­cho Vi­lla don­de to­dos los vehícu­los han si­do mo­di­fi­ca­dos. El blin­da­je de las ventanas es una grue­sa su­per­po­si­ción de vidrios, las puer­tas tie­nen pla­cas de hie­rro sol­da­das y, a la al­tu­ra de la ma­ni­ja, hay ori­fi­cios co­mo un bu­zón por los que aso­ma el ca­ñón del ar­ma. En el te­cho, 'Te­to' y los su­yos, han fa­bri­ca­do una es­clu­sa de hie­rro ti­po sub­ma­rino des­de la que es po­si­ble aso­mar­se y se­guir dis­pa­ran­do.

“...En ca­so de ata­que la es­tra­te­gia es cla­ra: atrin­che­rar­se den­tro el vehícu­lo y echar ba­la has­ta que se ter­mi­ne la mu­ni­ción. Con tan­tas mo­di­fi­ca­cio­nes al co­che, cuan­do llue­ve, el agua se cue­la en pe­que­ñas cas­ca­das en el ha­bi­tácu­lo”, ex­pli­có el re­por­te­ro. Y al­go en lo que ha­ce hin­ca­pié, es en la can­ti­dad de

ar­mas. Los au­to­de­fen­sas ase­gu­ran que las ar­mas se las de­co­mi­san a los ma­lan­dros caí­dos y por lo que tie­nen has­ta con un lan­za­gra­na­das.

¿Se acuer­da de 'Bat­man', el de Ch­ris­top­her No­lan? En la se­gun­da pe­lí­cu­la, en la que sa­le 'El Gua­són', 'Bat­man' ase­gu­ra­ba que era me­jor mo­rir siendo un hé­roe, que vi­vir lo su­fi­cien­te pa­ra con­ver­tir­se en vi­llano.

Eso mis­mo le ha pa­sa­do y le pa­sa­rá a los gru­pos de au­to­de­fen­sa: siem­pre ini­cian co­mo gen­te buena to­man­do las ar­mas pa­ra com­ba­tir a los cri­mi­na­les an­te un va­cío de po­der, y ter­mi­nan siendo ellos los cu­le­ros, tam­bién por ese va­cío de po­der; y mien­tras el pre­si­den­te se de­di­que a de­cir “fu­chi”, to­do es­to va a se­guir va­lien­do ma­dre y to­man­do las ar­mas pa­ra apli­car su pro­pia ley. Se di­ce que to­do es­te pe­dote co­rre a car­go del Cár­tel Ja­lis­co Nue­va Ge­ne­ra­ción. Que lle­ga­ron con 'to­kio' y dis­pues­tos a que­dar­se con

'to­kio'. Al­gu­nos ase­gu­ran que son más crue­les y vio­len­tos que los pro­pios Ze­tas.

Des­pués de imá­ge­nes ate­rra­do­ras de los úl­ti­mos días co­mo los des­ca­be­za­dos del Ca­ba­llo Blan­co, quie­nes ni si­quie­ra opo­nían re­sis­ten­cia al ser de­go­lla­dos. O el ti­po que se di­jo vio­ló a una cha­ma­qui­ta o an­da­ba con la no­via del je­fe del cár­tel... mis­mo al que gol­pea­ron, vio­la­ron y unos pe­rros le de­vo­ra­ron los ge­ni­ta­les; es­ta­ba cons­cien­te, pe­ro ya no opo­nía re­sis­ten­cia, y ni si­quie­ra se que­ja­ba ver­bal­men­te.

¿Por qué es­te si­len­cio? ¿Es­ta inac­ción? ¿Sa­brán que to­do es­tá per­di­do? Lo que con­fe­sa­ron au­to­de­fen­sas y mi­li­ta­res al pe­rio­dis­ta es­pa­ñol pue­de dar­nos la res­pues­ta. La mi­li­cia tie­ne ór­de­nes de “no en­trar a la re­frie­ga has­ta que las ba­la­ce­ras ha­yan ter­mi­na­do”. ¿Es­ta­mos aca­so aban­do­na­dos

a nues­tra suer­te?

La res­pues­ta a to­das esas preguntas es sí, a hue­vo, y há­ga­le co­mo pue­da o es­pe­re a que le lle­gue la hue­su­da... o la 'sin­hue­so'.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.