QUÉ MALAGRADEC­IDO

Pásala! - - CUADRILATE­RO -

De pie, Plan­chi­lie­vers, que hoy to­ca de­jár­se­la caer a uno de los clien­tes fa­vo­ri­tos: Fuer­za Gue­rre­ra Jr. ¿Có­mo ven que es­ta jo­ven pro­me­sa (es sar­cas­mo), ade­más de bul­to, fan­fa­rrón, gro­se­ro con la afi­ción y apro­ve­cha­do, tam­bién re­sul­tó malagradec­ido. Les cuen­to que, el pa­sa­do lu­nes 16 de sep­tiem­bre, la al­cal­día de Iztacalco con­tra­tó pa­ra que pre­sen­ta­ra un even­to lu­chís­ti­co. Den­tro de los gla­dia­do­res pro­gra­ma­dos, des­ta­ca­ba El Im­po­si­ble, a quien de úl­ti­ma hora man­da­ron a la fre­ga­da na­más porque no gra­bó un vi­deo pa­ra la pro­mo­ción de la fun­ción. La noticia se la hi­zo sa­ber un tra­ba­ja­dor de la al­cal­día que su­pues­ta­men­te es­ta­ba coor­di­nan­do el show. Pe­ro, la ne­ta, acá en­tre nos, es que Fuer­za Gue­rre­ra Jr. fue quien dio la or­den de que sa­ca­ran a El Im­po­si­ble de la fun­ción. ¡Y ojo! No es por el even­to. Era uno pe­que­ño, de en­tra­da gra­tui­ta. Aquí lo ga­cho es que a Fuer­za Gue­rre­ra Jr. se le ol­vi­dó que El Im­po­si­ble fue su maes­tro, el que le en­se­ñó lo mu­cho o po­co que sabe, y la su­pues­ta amis­tad que ha­bía en­tre am­bos. Ahora en­tien­do por qué a es­te cua­te na­die lo quiere, bueno, ni su pa­pá, Fuer­za Gue­rre­ra, a quien ahora me­jor se le ve en fun­cio­nes con su hi­ja y con su otro mo­rro, Ju­ven­tud Gue­rre­ra, con quien es­tu­vo pe­lea­do va­rios años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.