SI­GUEN MADREANDO PO­LIS EN LA CDMX

AHO­RA, A UN AGEN­TE QUE VI­GI­LA­BA LA CA­LLE LE SOLTARON 5 PLOMAZOS

Pásala! - - ¡PÁSALA! - Omar Que­za­da

Cuan­do rea­li­za­ba un ron­dín por ca­lles de la al­cal­día Tlal­pan, don­de los ase­si­na­tos es­tán a la or­den del día por cul­pa de va­rios gru­pos cri­mi­na­les que se dispu­tan el con­trol de la zo­na, Mau­ri­cio Re­yes fue in­ter­cep­ta­do por va­rios su­je­tos que le dis­pa­ra­ron en más de cin­co oca­sio­nes ayer por la ma­dru­ga­da.

El ele­men­to de la Se­cre­ta­ría de Se­gu­ri­dad Ciu­da­da­na, re­co­rría ca­lles de la co­lo­nia Am­plia­ción Mi­guel Hi­dal­go cuan­do re­ci­bió una aler­ta de emer­gen­cia y se tras­la­dó a la es­qui­na de Ave­ni­da In­sur­gen­tes y ca­lle Cuauh­té­moc, don­de sus ver­du­gos ya lo es­pe­ra­ban pa­ra dis­pa­rar­le y des­pués es­ca­par.

Mu­rió en se­gun­dos

Co­mo los ve­ci­nos de es­ta zo­na ya es­tán acos­tum­bra­dos a es­cu­char ba­la­zos a to­das ho­ras del día na­die, sa­lió a la ca­lle pa­ra ver qué su­ce­día y fue­ron otros com­pa­ñe­ros del po­li­cía quie­nes lo des­cu­brie­ron ti­ra­do en la ca­lle; a pe­sar de que los ser­vi­cios de emer­gen­cia lle­ga­ron rá­pi­da­men­te pa­ra brin­dar­le los pri­me­ros au­xi­lios, el ofi­cial ya ha­bía de­ja­do de exis­tir, pues traía cua­tro ba­la­zos, uno de és­tos en un ojo.

Anó­ni­mo VE­CINO En la co­lo­nia las co­sas van de mal en peor, ya a ca­da ra­to nos en­te­ra­mos de ba­la­ce­ras y muer­tos, co­mo aho­ri­ta"

Mon­to­ne­ros. El agen­te an­da­ba so­lo al mo­men­to del ata­que.

No fue por ro­bo. El po­li­cía te­nía to­do su equi­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.