Hi­zo ol­vi­dar a los ni­ños el cán­cer

Pásala! - - EL GUARDIÁN - Ve­ró­ni­ca Ve­ga

Ape­sar de que la Ma­ga Isis dio es­pec­tácu­los en Las Ve­gas, Los Án­ge­les y en con­ven­cio­nes de Can­cún o Aca­pul­co, el show más con­mo­ve­dor que ha da­do fue en el Cen­tro Mé­di­co de la Ciu­dad de Mé­xi­co, fren­te a ni­ños con cán­cer y leu­ce­mia por­que en cuan­to se abrió el te­lón lo pri­me­ro que vio fue­ron ni­ños sin ca­be­llo, con su oxí­geno y ba­tas.

"Eso me pro­vo­có ga­nas de llo­rar, pe­ro no lo hi­ce por­que yo no po­día te­ner­les lás­ti­ma, así que me pu­se a ha­cer ma­gia y los hi­ce reír. La ma­gia por unas ho­ras les hi­zo ol­vi­dar la en­fer­me­dad y ¡eso es ma­gia! ol­vi­dar­te un mo­men­to de los pro­ble­mas o cir­cuns­tan­cias", con­fen­só.

» CEN­TRO MÉ­DI­CO: SU ME­JOR SHOW

Los ob­je­tos con los que tra­ba­ja en reali­dad son co­sas co­mu­nes que com­pra en los mer­ca­dos y los adap­ta pa­ra ha­cer ma­gia, co­mo las bo­las de es­pon­ja, los cua­der­nos o las car­tas.

Ma­ga Isis Pa­ra ha­cer ma­gia bas­ta con de­cir las pa­la­bras má­gi­cas ¡Abra­ca­da­bra!

Sin gla­mour

Pa­ra ha­cer ma­gia, Isis só­lo se po­ne una ba­ta, un som­bre­ro y un bas­tón. "Soy una per­so­na nor­mal, me pon­go mi ba­ta azul y a tra­ba­jar. Pa­ra ha­cer ma­gia no es ne­ce­sa­rio el gla­mour, bas­ta de­cir las pa­la­bras má­gi­cas ¡Sin­sa­la­bin! o ¡Abra­ca­da­bra!

Bro­mas y ma­gia. Con­ti­núa con el le­ga­do que de­jó su es­po­so, el Ma­go Chams. Ori­gi­nal. El tru­co es­tá en ha­cer ma­gia con co­sas co­mú­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.