¿PA' CUÁN­DO LLE­GA A TRI­PLE A?

Pásala! - - CUADRILÁTE­RO -

Aplás­ten­se y pón­ga­me aten­ción que es­te chis­me es­tá re­bueno. Us­te­des re­cor­da­rán que des­de ha­ce me­ses les ven­go di­cien­do que Rush, más tem­prano que tar­de, lle­ga­rá a Tri­ple A. Ese es el de­seo de los di­rec­ti­vos e in­clu­so ya se han sen­ta­do a ne­go­ciar, co­mo que­dó com­pro­ba­do con la fo­to que pu­bli­có ha­ce unas se­ma­nas Kon­nan jun­to a Do­rian Rol­dán y el To­ro Blan­co. Es más: el plan era que en el even­to Hé­roes In­mor­ta­les, que se lle­vó a ca­bo el mes pa­sa­do en Ve­ra­cruz, el lí­der de Los In­go­ber­na­bles apa­re­cie­ra de sor­pre­sa. Sin em­bar­go, hu­bo un cam­bio de úl­ti­ma ho­ra. ¿La ra­zón? Pues, se­gún me cuen­tan mis fuen­tes, Rush an­da tre­pa­do en su la­dri­llo, se sien­te el me­jor lu­cha­dor del mun­do, y por ello quie­re que, ade­más de con­tra­tar­lo en pa­que­te con su pa­dre, La Bes­tia del Ring, le pa­guen una la­no­ta por fun­ción. En la Ca­ra­va­na Es­te­lar sí lo quie­ren fir­mar, pe­ro tam­po­co es­tán dis­pues­tos a do­blar las ma­nos tan fá­cil y de­cir­le que sí a to­do lo que pi­da. Así es que aquí hay de dos so­pas: Rush le ba­ja tan­ti­to a sus pre­ten­sio­nes y exi­gen­cias o, por ahí me lle­gó el chis­me, van a em­pe­zar a blo­quear­lo pa­ra que no lu­che con nin­gún ele­men­to de la Tri­ple A, lo que sig­ni­fi­ca­ría que sus fe­chas de tra­ba­jo se re­du­ci­rían, ya que cabe re­cor­dar que tam­po­co pue­de en­fren­tar a gla­dia­do­res de su exem­pre­sa (CMLL). ¡Cá­ma­ra, Rush! Ya no te ha­gas del ro­gar, pe­rro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.