SE LA CO­BRA­RON A LA MA­LA

Pásala! - - CUADRILA´ TERO -

La­men­ta­ble­men­te, las tra­ge­dias si­guen apa­re­cien­do en la lu­cha li­bre, y aho­ra le to­có pro­ta­go­ni­zar una de ellas a un car­nal ve­ra­cru­zano que se de­ba­te en­tre la vi­da y la muer­te. Se­gu­ro le­ye­ron con mis car­na­les del

¡Pá­sa­la! que el luchador co­no­ci­do co­mo Cor­sa­rio de Fue­go re­ci­bió dos ba­la­zos en el ab­do­men de par­te de un par de perros mal­di­tos que en­tra­ron a la Are­na Clá­si­co de Xalapa, Ve­ra­cruz, el pa­sa­do do­min­go por la tar­de mien­tras se desa­rro­lla­ba una fun­ción. Los tes­ti­gos se­ña­lan que los pis­to­le­ros lle­ga­ron gri­tan­do "¡La bron­ca no es con us­te­des!", en re­fe­ren­cia al pú­bli­co que es­ta­ba en el in­mue­ble, y una vez que ubi­ca­ron a Je­sús Me­di­na, nom­bre real del Cor­sa­rio, abrie­ron fue­go sin me­diar pa­la­bra. Las pri­me­ras ver­sio­nes ase­gu­ra­ban que se tra­ta­ba de un ajus­te de cuen­tas; sin em­bar­go, más tar­de eso fue des­men­ti­do, pues, al pa­re­cer, por lo que he in­ves­ti­ga­do, es­te va­le­dor es de lo más re­lax, no se me­te con na­die, es de­di­ca­do con sus dos hi­jos y su es­po­sa, ade­más de que es muy que­ri­do por su cham­ba co­mo pro­fe­sor de los nue­vos ta­len­tos lu­chís­ti­cos del Puer­to. Sin em­bar­go, hay una pis­ta que po­dría ayu­dar a dar con los ma­lean­tes y el mo­ti­vo del ata­que. Con­sul­tan­do a per­so­nas cer­ca­nas al Cor­sa­rio de Fue­go, me con­fir­ma­ron que él tie­ne dos ta­que­rías en Xalapa, ne­go­cios de los cua­les, al pa­re­cer, el cri­men or­ga­ni­za­do que­ría sa­car ren­ta co­bran­do de­re­cho de pi­so, pe­ro, an­te la ne­ga­ti­va del luchador a mo­char­se, ha­bría si­do ata­ca­do a ba­la­zos. Es­ta es una lí­nea de in­ves­ti­ga­ción que ya si­guen las au­to­ri­da­des lo­ca­les, aun­que has­ta es­te mo­men­to sin éxi­to al­guno. Su es­ta­do de sa­lud se re­por­ta co­mo crí­ti­co. Ya ha si­do ope­ra­do un par de oca­sio­nes y aún res­ta una ci­ru­gía más por rea­li­zar­le. Va­rios lu­cha­do­res del gre­mio se han uni­do subas­tan­do más­ca­ras o cual­quier otro ob­je­to pa­ra ayu­dar al Cor­sa­rio, y el pró­xi­mo do­min­go se ha­rá una fun­ción a be­ne­fi­cio de él, or­ga­ni­za­da por el Ti­ran­tes, en la que to­do el di­ne­ro que se re­cau­de se­rá en­tre­ga­do a su fa­mi­lia. ¡Éche­le, mi Cor­sa­rio!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.