¡ACA­BO´ DISCUSI´ON A PU­RO BA­LA­ZO!

Su­je­to dis­cu­te con una mu­jer en la Ala­me­da del Sur; le dis­pa­ra a ella y lue­go se qui­ta la vi­da en una ban­ca

Pásala! - - EL GUARDIÁN - Ma. Eu­ge­nia Mar­tí­nez

Va­rias fue­ron las per­so­nas que vie­ron dis­cu­tir a un hom­bre y una mu­jer en una ban­ca de la Ala­me­da del Sur; ella fue quien de­ci­dió ter­mi­nar con la pa­la­bre­ría, dio unos pa­sos, él sa­có el ar­ma de fue­go y sin más le dis­pa­ró has­ta dar­le en la ca­be­za.

“Yo vi to­do. Es­ta­ba com­pran­do un he­la­do y se es­cu­cha­ban gri­tos de pe­lea. Ella ya se ha­bía pa­ra­do de la ban­ca y dio dos pa­sos, pe­ro el an­ciano dis­pa­ró, una, dos ve­ces y, pum, le dio. La mu­jer ca­yó al sue­lo y se es­cu­chó otro dis­pa­ro. Él que­dó sen­ta­do en la ban­ca de­san­grán­do­se y en se­gui­da lle­ga­ron los po­li­cías de aquí de la Ala­me­da”, co­men­tó una tes­ti­go de los trá­gi­cos he­chos.

Has­ta el lu­gar, cer­ca de Cal­za­da de las Bom­bas y Ca­nal de Mi­ra­mon­tes, co­lo­nia Las Cam­pa­ñas Co­yoa­cán, en la al­cal­día del mis­mo nom­bre, lle­ga­ron ele­men­tos de la Po­li­cía Au­xi­liar, quie­nes

res­guar­dan el par­que. Al ver a la pa­re­ja le­sio­na­da so­li­ci­ta­ron la aten­ción mé­di­ca in­me­dia­ta.

¡Mu­rió en un hos­pi­tal!

Pa­ra­mé­di­cos lle­ga­ron al si­tio y re­vi­sa­ron al hom­bre, de unos 60 años, quien ya no con­ta­ba con sig­nos vi­ta­les, por lo que aten­die­ron de in­me­dia­to a Ale­jan­dra Mar­ga­ri­ta Negrete Pa­che­co, de 52 años, y la tras­la­da­ron gra­ve a la Clí­ni­ca 32 del Ins­ti­tu­to Me­xi­cano del Se­gu­ro So­cial (IMSS), don­de mu­rió mi­nu­tos más tar­de. Se­gún au­to­ri­da­des, fue por la INE que se lo­gró iden­ti­fi­car a la mu­jer ba­lea­da.

La zo­na don­de es­ta­ba el ca­dá­ver del ase­sino y sui­ci­da fue acor­do­na­da; ade­más, se ha­lla­ron 6 cas­qui­llos per­cu­ti­dos, uno útil, el ce­lu­lar de la mu­jer y un re­vól­ver ca­li­bre .38 de la mar­ca Smith and Wes­son.

Al fe­mi­ni­ci­da na­die le lloró: nin­gún fa­mi­liar, ami­go o co­no­ci­do lle­gó al si­tio; al con­tra­rio, su cuer­po fue re­ti­ra­do ba­jo las mi­ra­das de re­pu­dio de quie­nes lo vie­ron ma­tar

a Ale­jan­dra.

AQUÍ OCU­RRIÓ EL HE­CHO:

Co­yoa­cán

Go­ta a go­ta. El sui­ci­da se de­san­gró en una ban­ca. Cer­qui­ta. Jun­to al ca­dá­ver que­dó el re­vól­ver que usó.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.