Pier­de la vis­ta por que­rer ser es­pe­cial

Pásala! - - DE IMPACTO -

» POR ESO NO HAY QUE TA­TUAR­SE LOS OJOS

Am­ber Lu­ke, una jo­ven de 24 años, abu­só de las mo­di­fi­ca­cio­nes cor­po­ra­les y aho­ra no vol­ve­rá a ver­se al es­pe­jo co­mo lo ha­cía, pues per­dió la vis­ta par­cial­men­te por que­rer te­ner los glo­bos ocu­la­res azu­les.

Es­ta mo­rra aus­tra­lia­na nun­ca se sin­tió fe­liz con su apa­rien­cia; por eso co­men­zó a ta­tuar­se y que­ría cu­brir­se to­do el cuer­po con tin­ta, in­clui­dos sus oji­tos bo­ni­tos.

El ar­tis­ta que le ti­ñó de azul lo blan­co del ojo le pre­sio­nó de­ma­sia­do y to­do se nu­bló.

Pa­ra que apren­da

Pen­só que ja­más re­cu­pe­ra­ría la vis­ta y que el do­lor que sen­tía nun­ca se iría, pe­ro al ca­bo de unas se­ma­nas co­men­zó a ver de nue­vo, aun­que por par­tes.

Los doc­to­res di­cen que vol­ve­rá a ver bien, aun­que no al 100 por cien­to. Sin em­bar­go, ella ase­gu­ra que va­le la pe­na y se­gui­rá ta­tuán­do­se.

Pa­ra eso son. Pe­ro se com­pran an­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.