¿NO QUE NO? SÍ SE LOS MADREARON

Pásala! - - DE IMPACTO -

Las tro­pas de los Es­ta­dos Uni­dos lim­pian es­com­bros y res­tos la ba­se mi­li­tar Ain al-Asad, que al­ber­ga­ba a sol­da­dos nor­te­ame­ri­ca­nos en el oes­te de Irak, días des­pués de que fue al­can­za­da por mi­si­les ba­lís­ti­cos ira­níes. Por to­dos la­dos se apre­cian gran­des crá­te­res, así co­mo da­ños a re­mol­ques mi­li­ta­res.

En las ac­ti­vi­da­des de lim­pie­za uti­li­zan mon­ta­car­gas, los cua­les le­van­tan es­com­bros y los car­gan en ca­mio­nes des­de un área que tie­ne el ta­ma­ño de un cam­po de fut­bol.

La ba­se aé­rea grin­ga

Ain al-Asad se ubi­ca en el oes­te de Irak. Es un com­ple­jo en ex­pan­sión a unos 180 ki­ló­me­tros al oes­te de Bag­dad y al­ber­ga a unos mil 500 sol­da­dos es­ta­dou­ni­den­ses, así co­mo a la coa­li­ción li­de­ra­da por Was­hing­ton que lu­cha con­tra el gru­po mi­li­tan­te del Es­ta­do Is­lá­mi­co (ISIS, por sus si­glas en in­glés).

Un día des­pués del ata­que, los grin­gos ase­gu­ra­ron que no hu­bo sol­da­dos es­ta­dou­ni­den­ses muer­tos o he­ri­dos en la agre­sión ira­ní.

“Se dis­pa­ra­ron más de 10 mi­si­les gran­des, que gol­pea­ron va­rias áreas a lo lar­go del cam­po de avia­ción”, di­jo el co­ro­nel My­les Cag­gins.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.